lunes, octubre 04, 2010

Una mudanza


Espero sepan disculpar esta prolongada ausencia, pero he estado mudando mi domicilio profesional.

Qué cosas.

Una cajonera que ha perdido sus cuatro ruedas, un mueble bajo ya, irremediablemente, sin sus dos puertas, tres cortes en las manos (edito: y uno en la cabeza que me he descubierto esta misma mañana), la cintura destrozada y media espalda dolorida, al menos me consuelo pensando que en la última mudanza la sacrificada fue una impresora, con lo que tiene eso de contrariedad para el laboro. Pero sigo vivo; eso sí, destrozadito ya para varios días.

Así que mañana lunes me incorporo a un sitio nuevo, unos pocos metros cuadrados pintados de azul claro, dos ventanas grandes, un árbol impresionante a la vista, una sala de espera tapizada en rojo, una pared (a mi espalda) que está pidiendo un Rothko y los papeles de siempre, los libros de toda la vida (¿tiro o no los aranzadis de 1995 y 1996?) y cierta ilusión. Que todo esté ordenado y que no haya un papel a la vista es un reto que trato de conseguir, aunque sé que no me lo termino de creer y tampoco sé para qué serviría.

Así que ya saben, si pasan por ahí (enlace), no dejen de avisarme. Hay tres o cuatros barecillos interesantes (muy interesantes) al lado. Ya saben: tomaremos unos vinos, unas patatas bravas y hablaremos de la vida, ese extraño abordaje, y alabaremos a la Michelle Rodriguez de Machete.



Hace un año y seis días: El cielo gira, de Mercedes Álvarez

Hace un año y cuatro días: Sangre joven, de Carlos Marzal

Hace un año y dos días: Good morning, Mega + Publicidad + The Phenomenal Handclap Band

6 comentarios:

Anónimo dijo...

No sabia que habias quedado tan mal parado en tu mudanza. Solo creí que era la espalda,los que no tenemos costumbre de hacer manualidades ni trabajos caseros nos pasan toda clase de desaguisados. Pero seguro que va a merecer la pena. Mucha suerte. Un abrazo . Mam.

Manuel Márquez Chapresto dijo...

Al leer el título del artículo, compa Enrique, pensé que, como es habitual por estos pagos, la mudanza sería virtual, pero ya veo que no... Mucho ánimo para reponerte del "machuqueo" (ya pronto estarás como nuevo...), y disfruta de la nueva ubicación. Con Michelle o sin ella, tanto da...

Un fuerte abrazo y buena semana.

Viola Tricolor dijo...

Vaya ajetreo, hace ilusión estrenar sitio nuevo no? que te recuperes pronto :) besos.

Ojosnegros dijo...

Que te mejores. Hace mucha ilusión cambiar de casa, es como empezar de nuevo todo.
Besos.

Anónimo dijo...

Acuérdate de otra mudanza en Granada, un día de la cruz, si, en una furgo montados...menudo lío. Me dio penita despedirme de esa alarma que teníamos. Que tiempos, también éramos más jóvenes y los cuerpos se resentían menos. Un beso. Cuti

LAPOR dijo...

... qué duras son las mudanzas; y qué trágicos y abrumadores los cuadros de Rothko, aunque parezcan sencillos... así que, si buscas aires frescos y con ese azul cielo de videoclip, advertírtelo (bueno...no es que yo haya tenido uno, jaja!) En mi casa lo que hay es desorden, por eso me cuesta tanto ponerme a hacer proyectos, porque antes debería reconocer y ordenar todos esos pnafletos, revistas, progrmas, libros nuevos... que cubren el blanco de la mesa. los árboles no me dejan ver el bosque,jeje
...
suerte y buena incorporación al sweet home

Blogalaxia Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.