miércoles, febrero 18, 2009

The Ronettes: be my baby

El otro día murió Estelle Bennet, una de las cantantes de The Ronettes (enlace) y, claro, una de las intérpretes de lo que para muchos es la mejor canción de todos los tiempos, Be my baby, de 1963, compuesta en parte por Phil Spector y producida por él.

La canción remite a otro tiempo; da igual que uno la oiga ahora, dentro de veinte años. Siempre nos llevará a un tiempo de oro, donde fuimos mejores, más felices o, al menos, es el sucio borrón que sucia estela del tiempo nos deja en la memoria.

Sí, la canción nos habla desde más allá y nos dice que hubo un tiempo en que fuimos inmortales. A pesar de que sea mentira.

En Jenesaispop hicieron un recorrido el otro día sobre las versiones del tema: (enlace). Por mi parte, dejo la original -en vídeo fijo, por si borran el resto-, una versión con el baile y otra mezclada con el furioso Shout.










Hace un año: Páginas amarillas (V): Fotógrafo

Technorati tags:

Blogalaxia tags:

6 comentarios:

Marsu dijo...

Nunca me sentí inmortal, o si lo hice, no me acuerdo. Pero lo noto, lo veo en mis hijas, a veces es evidente que se sienten no solo inmortales, sino terriblemente superiores.

Gracias por esta rendija a la nostalgia.

Enrique Ortiz dijo...

Gracias, Marsu :)). Estoy seguro de que sí sentiste eso: sin tiempo, ni por delante ni por detrás, sin nada, sólo ese momento eterno of the eternal summers, que cantaba Van Morrison. Qué envidia de tus niñas. Besos y gracias de nuevo a ti :)

Superwoman dijo...

Me gusta cuando salgo de este blog con un buen tarareo en la cabeza... por fortuna, como Marsu, creo que sólo me he sentido inmortal en mi más tierna infancia, lo que sí tenía de (más) jóven era una tendencia al descaro y a que no me importase tanto equivocarme como ahora, qué tiempos aquellos (ohhhohhhohohhhhhhhh).
Por cierto que a mí esta canción me pilla en segundas vueltas (Dirty Dancing) pero no os voy a decir nada si a vosotros os llegó en primeras, que sé que Marsu se lo toma muy mal...

Un supersaludo

J Luís dijo...

Descansa en paz, Stelle. Siempre serás nuestra chica.

Un recuerdo asociado: "Be my baby",sonando completa,pletórica, al comienzo de "Malas calles", de Martin Scorsese.

Una versión: la de Rachel Sweet de 1981, unida a "Then he kissed me". Absolutamente maravillosa.

Otra canción de The Ronettes: "Walking in the rain". A mí me empapa el corazón.

Un gran blog: el tuyo, Enrique.

Felicidades,

J Luís

Blanch dijo...

Inevitablemente oir las canciones de estas mujeres me recuerda que mi madre tejía , veía teleseries y a l lejos, desde la cocina aún de la radio encendida en la orilla de una ventana, se oía ese tema. Se oían varios de ese tipo en ese tiempo. El tiempo pasa. Y me hace recordar que cada noche cuando duermo, la muerte se avecina y me recuerda que tengo que atrapar cada detalle que se presente, porque después, cuando estemos viejos, más viejos aún, lo único que nos quedará para reir, llorar y sentir serán las memorias.

Marsu dijo...

Ya hablaremos tú y yo en persona sobre algunas cosas, SW..... Como no sea que me amamantaran escuchando a las Ronettes, creo que el Be my baby lo conocí en la misma peli que tú. ¡Vamos! Y Enrique, con más motivo entonces ;)

Recuerdo una cena de empresa en el Planet Hollywood de Paris (cito el sitio para presumir de internacional, que conste); nos sentamos en una gran mesa al fondo del local, con figuras/recortes a tamaño real delante. Me tocó cenar frente a frente con Patrick Schwayze vestido de bailarín "arrastrao". No hice caso a ninguno de mis compañeros del mundo mundial; solo tenia ojos para mi Patrick. Cómo estaba, por Dios, y ahora tan malito que está. Aysshh. Quizá en ese rato, cenando mientras miraba a ese tipazo de cartón, sí me sentí un poquito inmortal.

Blogalaxia Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.