lunes, enero 25, 2010

43

Fotograma final de París-Tombuctú (1999) Vía Kinodelirio


Pues eso: 43. Si lo mira uno bien, son muchos años; bien mirado, tampoco son demasiados. Lo más extraño de la edad es donde te pone: en un lugar que parece distinto y que, sin embargo, es el mismo.

¿Qué me diferencia de aquél que cumplió 19, 27, 34? Creo que nada, a pesar del tiempo y su carga de vivencias, experiencia, descreimientos, alegrías y pesares. Uno sigue siendo el mismo, para bien y para mal. Como decía le Carré, el secreto es hacerse viejo sin hacerse mejor. Yo he aplicado su máxima y aquí me tienen, alegre (como unas castañuelas) y aterrado, absolutamente acojonado.

He estado estos últimos días pensando en el último fotograma de la que será (a lo peor) la última película de mi queridísimo Berlanga, ese tengo miedo rotulado debajo del toro y la gitana y un simple L. (Luis), que culminaba su película París-Tombuctú, de 1999. (Les dejo abajo el vídeo con el final de la película para que vean la inserción del miedo de Berlanga; no me gusta la canción de Aute, pero el final es genial, pues Berlanga se apunta a la tesis -en mi opinión acertada- de alguien que no recuerdo, que sostenía que llegará un día en que las pateras vayan en sentido contrario).

Lo malo de la edad, lo malo del tiempo, es el miedo, la cara de susto que se te pone, la broma -quizás- en que consiste todo, el acojone torero siempre a flor de piel.

Y sin embargo, como escribía Javier Egea, y a pesar de tanta ruina rondándonos, hay que seguir en pie. Sí, en pie, acojonados y reconfortados, acordes, felices, asombrados...

Les invito a un ronda. Salud.




Hace un año y cuatro días: Cumpleaños, de Felipe Benítez Reyes

Hace un año y dos días: Un poema y un disco (Idea Valariño y Sin fang bous)

Blogalaxia tags:

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues eso, felicidades! muchas felicidades!. Un beso. Cuti

Andrés dijo...

Querido Enrique:

Ante todo, mis felicidades, es un número estupendo ;)

Y, sin querer aguar la fiesta, ese "tengo miedo" de L. me ha traído a la cabeza (vaya Vd. a saber porqué) esa frase ("La edad que nos retoma, y en último término...") a mitad de camino del último post desgarrador del querido Dr. Zito: http://drzito.wordpress.com/2009/12/31/la-ultima-noche-de-quietud/

Un fuerte abrazo, y que disfrutes. AM.

José Montalvá dijo...

felices 43

Anónimo dijo...

Feliz cumpleaños, cuarenta y tres besos, M.
http://www.youtube.com/watch?v=6Zf1Rhp-fZs

Anónimo dijo...

A ti te parecen muchos años y a mi me parece que hace nada de ese 25 de enero y sin embargo han pasado 43 años. Siempre he dicho que la década de los 40 a los 50 son de los mejores años de una vida. Muchas felicidades y un abrazo especial. Mam.

Viola Tricolor dijo...

Muchas felicidades!! Que cumplas muchos más y que nosotros lo veamos!! :)
A tu salud Enrique me tomaré algo esta tarde :)
Y me quedo con lo que dice Mam de la decada 40-50, lo estoy empezando a intuir. Pero también da miedo, si.
Besos.

ÁLEX NORTUB dijo...

Feliz edad, Enrique!

Anónimo dijo...

Quiero que Quique esté aQui pa echarme contigo esa ronda. Un abrazo y todo lo mejor de lo mejor para esos 43 (y siguientes) que con tanto lustre llevas. Te quiero. Gun.

LU dijo...

MUCHAS FELICIDADES.

Biquiños

Dr Zito dijo...

Muchas felicidades, don Enrique. Recuerde lo que siempre le digo. Tiene mucho merito llegar hasta aqui.

Olvido dijo...

...pues eso, que pa'lante!
Y muchísimas felicidades Quique.

Anónimo dijo...

Hola, soy Sue y te digo que el tiempo no pasa en balde... Pero aunque así sea, y aunque, al final del largo recorrido, se vea esa luz que tú me dices,¿como no darle la razón al viejo Solón? El sabio griego nos advirtió que la experiencia es cosa de años, a veces demasiados, y que, entonces, ya no estamos en condiciones adecuadas para poner en práctica lo que tanto nos costó aprender.
Desde mis recién cumplidos setenta, te diré que, al día de hoy, no lo tengo muy claro (lo de como me siento). En cualquier caso y sin dudas, la luz que me llega, esa sí, es el resplandor de vuestras miradas limpias, inteligentes, tan brillantes y reconfortantes que me gratifican y serenan.
Más que nunca os quiero por ser como sois. Y, eso, sí que me hace sentir muy bien. Tú serás siempre mi "gial endiamantado", por no hablar de "la niña de mis ojos" que pretende encarrilarme y no lo consigue del todo.
Así que te felicito una vez más y me felicito por teneros ahí.
Como verás: yo, antes muerta que breve. Lo mío nunca fué el camino más corto porque, como buen acuario, se pueden apreciar muchas más cosas dando rodeos. Siempre cabalgamos sobre el arco iris ya que tenemos algo de Alicia en el Pais de las Maravillas.
Y,ahora sí.
Tu devota Sra. Gree.

Blogalaxia Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.