martes, julio 11, 2006

Historias cruzadas: Soledad Puértolas

He tenido la fortuna de leer en el primer semestre dos libros soberbios de Soledad Puértolas: Días del Arenal (Compactos Anagrama.1999) editada en 1992, e Historia de un abrigo (Anagrama.2005)

Eso de cruzar historias y personajes es algo que estamos acostumbrados a ver en el cine: como el Robert Altman de Short cuts (Vidas cruzadas) de 1993, como el Todd Solondz de Happiness o el Paul Haggis de Crash.

Creo que siempre resulta una opción atractiva ya que la cámara hace un recorrido panorámico que suele abarcar más y que muestra más, por tanto.

La opción literaria de ese cruce de historias y de gentes es algo que me interesa especialmente.

En Días del Arenal las historias nacen de una calle de Madrid, Manises, escondida, casi oculta, ajena al bullicio de la ciudad; así son los personajes que nacen de allí, pequeños, casi ocultos, y con un conglomerado sentimental interno de dimensiones titánicas. El amor y el desamor, la realidad y el deseo, la vida y la muerte, la piedad, el miedo. Es muy difícil ofrecer más en menos. Soledad Puértolas, con un estillo sencillo y directo, hace un recorrido que abarca, magistralmente, pasado, presente y futuro.

En Historia de un abrigo los personajes nacen justamente de ese objeto, de ese abrigo perdido que alguien busca al inicio de la novela, un abrigo que perteneció a una madre, y que es buscado en los armarios de una familia numerosa. La coartada es perfecta para que Puértolas pose la mirada en los interiores, en la extrañeza de todo, en esa especie de tiempo moral que envuelve a los personajes. Los armarios llevarán a unas fotos, y éstas a más personajes.

Lo que quiero decir, simplemente, es que son dos novelas magníficas, que disfruté leyéndolas y que las recomiendo. Sólo eso. Que no es poco.

11 comentarios:

cutilla dijo...

Tomo nota de la recomendación, para este verano en la ciudad....

cutilla dijo...

Tomo nota de la recomendación, para este verano en la ciudad....

Enrique Ortiz dijo...

así empezaba una canción de 091, del segundo disco: un verano en la ciudad / un infierno donde me quemo yo solo. Besos

Miriam G. dijo...

Otra habla de las farolas que quieren llegar al mar...

A lo que íbamos Puertolas es de fácil y agradable lectura.

Un beso, Miriam G.

solodelibros dijo...

No es que yo sea muy fan de Puértolas, pero me atraen esos libros de historias cruzadas, como "Los inquilinos de Moonbloom". Saludos.

Enrique Ortiz dijo...

gracias, miriam g y solodelibros, por vuestros comentarios. :)

Anónimo dijo...

¡Pero que educado que eres Enrique!

Un beso, Miriam G.

Francisco Ortiz dijo...

Me las apunto.

Enrique Ortiz dijo...

te van a gustar, ya lo verás. Un saludo.

Anónimo dijo...

Great site lots of usefull infomation here.
»

Anónimo dijo...

I find some information here.

Blogalaxia Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.