viernes, julio 11, 2008

En cualquier fiesta, de La Mode

Cuando toquemos fondo
sin oportunidades...

Cuando nuestra riqueza
sea sólo la memoria...


Fin de ciclo, fin de fiesta.

¿En qué lugar deberíamos haber dado la vuelta para quedarnos allí?

Lo malo del calor es el calor que nos trae, la travesía hacia la playa, las chanclas azules, el resplandor del sol sobre el mar a las cuatro de la tarde, una canción, un cubo de sangría en una de las noches más hermosas que jamás hayan existido.

Vivir a través de la memoria, de un olor que casi podría dibujar entre las líneas de estas torpes líneas en las que sólo pretendo decir que, a veces, duele la distancia, lo que se ha ido y no has podido retener, lo que sabes que ya nunca va a volver.

En cualquier fiesta


Cuando todo se acabe
y nadie nos recuerde
seguro que nos vemos
en cualquier fiesta.

Cuando el tiempo se pierda
sin que nadie lo gaste
seguro que nos vemos
en cualquier fiesta.


Yo me acercaré a tu mesa,
te preguntaré si bailas
y daremos vueltas por la pista vacía.

Tú me mirarás sonriendo
con una expresión cansada
será en cualquier fiesta
una noche cualquiera.


Cuando toquemos fondo,
sin oportunidades,
seguro que nos vemos
en cualquier fiesta.


Cuando nuestra riqueza
sea sólo la memoria
seguro que nos vemos
en cualquier fiesta.

Yo me acercaré a tu mesa...

Tú me mirarás sonriedo...







Niñas, niños, feliz fin de semana. Remite el calor y puede llover el domingo (eso sí, casi nada, salvo en el norte). Espero que todo esto siga siendo de su agrado. Por mi parte, como siempre, darles las gracias por su tiempo y enviarles abrazos y besos. Avanti, pues.

Hace un año: Casa de citas: Rex Stout

Technorati tags:

Blogalaxia tags:

13 comentarios:

Manuel Márquez dijo...

La Mode, madre mía... Pues sí, vaya recuerdos, compa Enrique. Casi que prefiero no mirar mucho hacia atrás, casi mejor que no...

Un fuerte abrazo, compa, buen fin de semana y que los rigores de julio nos respeten un poquito (a ver si puede ser...).

Miriam G. dijo...

Lo bueno de la guerra es que no te deja un huequecito chico para la melancolia.

Buen fin de semana, Enrique.

Un beso, Miriam G.

Enrique Ortiz dijo...

Gracias, compa. Efectivamente, madre mía... :))) De todas formas, muy actual el tema, sigue muy fresco. Un abrazo, Manuel y a ver si nos refrescamos :)

Ayyy, Miriam, sí, la guerra. Será eso, que me falta guerrear. Seguramente sí. Buen fin de semana también para ti y un beso :))))

Ana Pérez Cañamares dijo...

Ay, La Mode, que me pongo tontita.... y hoy me voy a ver a Faemino y Cansado y no tengo razones para ponerme tontita!!!!!!
Bieeeennnn!!!!!!!!!!!
Quería compartirlo contigo. Y otyro día te cuento una historia de piscinas vacías. Bs, buen finde, cuídate

Enrique Ortiz dijo...

Graciassss, Ana. Te digo lo que he oído alguna vez: qué suertuda eres, mira que Faemino y Cansado, ayyyyysssss. Qué disfrutes. Espero esa historia con ansia y te recuerdo que tengo contraida una deuda contigo. Buen finde también para ti y un beso :))

Andrés dijo...

Eso digo yo: ayyyy, ¡La Mode! Y ese tío tan loquito que se llama F. Márquez (¿tu hermano, Manuel?), y ese concierto de la Sala Revolver de hace no se cuantos miles de años. Ayyyy, si esto se está convirtiendo en un club de nostálgicos ochenteros. Buen fin de semana, Am

Enrique Ortiz dijo...

Graciassss, Andrés. A mí lo que más me gusta es que muchos de los que vienen por aquí han vivido -por edad similar-, de una forma u otra, lo que he vivido yo, con lo cual no es difícil conectar. Así que no es difícil esa nostalgia, Andrés, nada difícil. Un abrazo muy fuerte y buen fin de semana :))

Marsu dijo...

¿Cualquier tiempo pasado fue mejor? Cuando me da por pensar eso, intento buscar otro tema para mi cabeza :)

Pero qué canción más nostálgica, por todo, aishhh.

Buen finde.

Enrique Ortiz dijo...

Graciasssss, Marsu; no, no es eso, pero sí que lo de atrás aparece ahora, con el verano, con unos brillos que a lo mejor entonces ni tenía. Mucha nostalgia, sí. Un beso y buen finde también para ti (creo que nos caerán unas goticas) :))

Anónimo dijo...

Yo si recuerdo con muchísima nostalgia el brillo del sol en el mar a las 4 de la tarde cuando tendía los bañadores en la terraza, también el olor del galán de noche y valga la redundancia por las noches y las salidas de mis hijos de marcha cuando nosotros nos recogíamos. Todo eso y muchas cosas que me vienen en estas fechas estivales como si estuviera viendo una pelicula, daría todo por poder vivir otra vez esos tiempos. A partir del lunes no podré leer el blog, pero a partir del 26 de julio me los releeré una y otra vez. Un beso.Mam.La canción aunque no es de mis tiempos es preciosa.

Anónimo dijo...

Preciosa la canción, yo, aunque no sea de esa edad, he vivido esto porque tu me los ponias, aunque tengo las cintas en el coche;Bonitos tus comentarios, pero tristes y precioso el comentario de Mam (la puntilla que me faltaba hoy...). Un beso. Cuti. Yo no te leo hasta el 21, te echaré de menos (lo intentaré arreglar con un espeto de sardinas).

La Dama Se Esconde dijo...

Qué canción tan maravillosa. Y realmente sí que nos gusta recrearnos en aquellos tiempos. Cuando nos juntamos los amigos es inevitable: las juergas vividas, los veranos, la música y miles de cosas que se van quedando, algunas muy muy atrás.
Saludos

Anaís Pérez Layed dijo...

Gracias, Enrique llevo buscando esta canción años y por fin la encuentro en tu blog. Me has dado una alegría . Mil gracias
Anaís

Blogalaxia Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.