martes, febrero 13, 2007

Un cuento hasídico: "El tesoro", de Martin Buber



"Rabí Bínam acostumbraba a relatar a los jóvenes que venían por primera vez la historia de Rabí Aizik, hijo de Rabí Iekel de Cracovia.

Después de muchos años de extremada pobreza que no debilitó jamás su fe en Dios soñó que alguien le pedía que fuera a Praga a buscar un tesoro bajo el puente que conduce al palacio del rey. Cuando el sueño se repitió por tercera vez, Rabí Aizik se preparó para el viaje y partió hacia Praga. Mas el puente estaba vigilado noche y día y él no se atrevía a comenzar a cavar. Sin embargo, iba allí todas las mañanas y se quedaba dando vueltas por los alrededores hasta que se hacía oscuro.

Finalmente el capitán de los guardias, que lo había estado observando, le preguntó de buena manera si estaba buscando algo o esperando a alguien. Rabí Aizik le refirió el sueño que lo había traido desde una lejana comarca. El capitán rió. "¿Así que por obedecer a un sueño, tú, pobre amigo, has desgastado las suelas de tus zapatos para llegar hasta aquí? Y en cuanto a tener fe en los sueños, también yo, de haberla tenido, hubiera partido cuando soñé una vez que debía ir a Cracovia y cavar en busca de un tesoro debajo de la estufa en el cuarto de un judío. ¡Aizik, hijo de Iekel! Me imagino lo que hubiera pasado. ¡Habría probado en todas las casas de por allí, donde una mitad se llama Aizik y la otra mitad Iekel!" Y volvió a reír. Aizik saludó y viajó de vuelta al hogar. Cavó debajo de la estufa, encontró el tesoro y construyó la Casa de Oración que se llama "El Shul de Reb Aizik".

"Tomad esta historia en serio", solía agregar Rabí Bínam, "y haced propias estas palabras: Hay algo que no puedes encontrar en ninguna parte del mundo, ni siquiera en la casa del tzadik. Y hay, sin embargo, un lugar en el que puedes hallarlo".


Cuentos Hasídicos. (Martin Buber)


(Sobre el hasidismo - enlace- ; sobre Martin Buber -enlace -)



Technorati Tags:,

Blogalaxia Tags: ,

11 comentarios:

Olvido dijo...

Habrá que seguir buscando;-)

Buen día Quique

Pussy Galore dijo...

a mi los sueños me llegan a obsesionar, no le ha pasado estar compunjido durante una temporada por un sueño? a mi a menudo...

volandovengo dijo...

Siempre he pensado que hay que conocer la casa propia (la ciudad, el país...) antes que la de los demás.

Anónimo dijo...

A veces los tesoros están bien cerquita y no nos damos ni cuenta. Es un cuento precioso. Gracias

Hoy justo tuve un sueño imposible pero precioso; llevo toda la mañana rara, rarísima, no se me va de la cabeza. Un beso. Cuti

Miriam dijo...

Prefiero los cuentos sin moraleja pero este me ha gustado, gracias.

Un beso, Miriam G.

evuka dijo...

todos tenemos sueños en mente que jamas intentamos llevar a cabo, a veces por el siempre hecho del temor a esos sueños fracasen y queden rotos en el suelo sin ningun esperanza, pero considerandolos desde otra perspectiva, ¿por que no gastamos las suelas de los zapatos?mejor convertir la ilusion en sueño real que seguir siendo un sueño por ilusion frustrada.

Enrique Ortiz dijo...

Gracias, Olvido; hay que seguir buscando e intentándolo, como decía T.S.Eliot. Buena tarde y noche para ti.

Querida Pussy, mis sueños son tontos, absurdos; rara vez tienen algo de original. Para lo de los sueños soy como muy de prensa rosa. Ya me gustaría a mí soñar algo interesante, pero es muy extraño. Además, casi nunca los recuerdo. Un beso.

Volando, tienes razón; no hay que ir muy lejos para encontrar, para que salte la sorpresa. Lo díficl, la mayoría de las veces, es saberlo, a pesar de que lo sepamos. Un abrazo.

Cuti, esa sensación sí la he tenido, pero sin recordar lo que he soñado, fíjate. Un beso muy fuerte.

Miriam, guapetona, a mí tampoco me gusta la moraleja tan clara, pero aquí no me disgusta; los cuentos hasídicos tienen ese componente, que es como muy tierno. Mira las fábulas de Benet; algunas de ellas son auténticos jerogríficos para adivinar la moraleja. Un beso fuerte.

Enrique Ortiz dijo...

Hola, Evuka; aunque a veces me aproximo más a aquello que decía Parreño de "ya no muchos sueños, sino mucho sueño", en cuanto a sueños sueños, tengo que decir que sí, que los tengo todos, aunque, claro, no siempre. Un saludo. Te leo en tu blog.

Enrique Ortiz dijo...

Ahh, me olvidaba: Sra. Pussy, sí, sí he estado con una sensación extraña tras algún sueño y lo peor es que ni siquiera lo recordaba, como le contaba a Cuti. He ahí un elemento misterioso que me gusta; también ese instante en que uno se queda dormido, donde todavía no pertenece ni al sueño ni a la vigilia. Un beso.

evuka dijo...

pues intenta mantenerlos siempre que son los que hacen sentirnos libres, sin ataduras ni tapujos porque ellos son fruto de la imaginacion, de la locura y de la evasion, por tanto habra que luchar por ellos,porque sigan iendo nuestros sin dejar que se resbalen en lugares reconditos luego dificiles de recuperar. Gracias por tu comentario, mi blog aun esta en proceso, lo abri ayer. Un abrazo
Eva Luna

Aylandara dijo...

Fase muy selectiva la mía, pico por allí y por allá, y recojo para casa...unas veces sólo leo y en otras plasmo las sensaciones generadas...

Me quedo con este trocito:

"Tomad esta historia en serio", solía agregar Rabí Bínam, "y haced propias estas palabras: Hay algo que no puedes encontrar en ninguna parte del mundo, ni siquiera en la casa del tzadik. Y hay, sin embargo, un lugar en el que puedes hallarlo".

Cómo me ha gustado su selección, querido Enrique!
Tesoro reflexivo que unido a la obra de teatro "Esperando a Godot" de Beckett, que ví el lunes y que le recomiendo, dan pistas para mover ficha.

Un abrazo.

Blogalaxia Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.