lunes, marzo 01, 2010

Elogio de la embriaguez, de José María Álvarez


Elogio de la embriaguez

Yo no deseo la felicidad. La vida es más noble.
- George Bernard Shaw-

El destino baraja las cartas, pero somos nosotros quienes jugamos
- Arthur Schopenhauer-

Contempla tu rostro en el espejo
- Brias de Priene-

¿Quién soy yo para quejarme de mi suerte?
¿Acaso esta tierra no ha humillado otros sueños
más altos que los míos? ¿Estas arenas
no empaparon lágrimas
de más nobles desterrados?
Y ni sus nombres recordamos.
También nosotros seremos olvidados
y el sentido de nuestros versos
mil veces modificado. Dónde, cuándo
y en qué idioma será por fin reconocido
aquello que dijimos...
Pero ay de aquel cuya palabra
no permanezca clara, a través de los cambios,
aquel cuya vida y cuya obra
no pueda contarse un día
con la frescura de los cuentos
que narran los marinos.
Escribe. Y bebe. Bajo la clara noche,
brinda por las estrellas, bebe
en la memoria nobilísima
de quienes ya, antes que tú, recorrieron
este camino. Brinda por ellos
y por el mundo que de la destrucción salvaron.
Que en el vino contemples la alta hora
en que se funden sueño y desencanto.
Acepta tu destino como el precio
de su palabra. Escribe.


José María Álvarez
(Cartagena.1940) es ya un viejo conocido en este artefacto: (enlace + enlace +enlace). El poema lo extraigo de su monumental Museo de Cera (Murcia.1984), que pueden encontrar, actualizado, en Visor.


Hace un año y dos días: Darren Hayman & The secondary modern: Pram town

1 comentario:

Dana Andrews dijo...

¡Qué belleza de poema, Enrique!. Escribir y beber buen vino... bajo la luna y las estrellas puede ser una buena receta para confeccionar excelentes versos.

Blogalaxia Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.