miércoles, septiembre 13, 2006

Fantasmas, de Chuck Palahniuk


¿Qué quieren que les diga? A mí me gusta Chuck Palahniuk. Mucho. Más allá de la teorización sobre la cultura pop, sobre la contracultura o sobre la vanguardia, a mí Palahniuk me divierte, hace que me ría y, en alguna ocasión, que me ría mucho.

Eso sí, quedan avisados: habrá quien no comprenda esa sucesión de sexo y más sexo, de violencia y más violencia, de escatología y, sobre todo, de locura y vidas al margen, marginación y nihilismo.

Que lo que cuenta Palahniuk interese o no depende de cada cual, pero tras la lectura de tres de sus seis novelas, a mí me interesa y creo que lo que nos cuenta, como en aquellos espejos deformadores de Valle Inclán, no es sino el reflejo de nuestra sociedad en occidente.

En Asfixia (Debolsillo.2004) se cuenta la vida de un joven que paga el hospital de una madre enferma gracias a los donativos que recibe de extraños después de simular asfixias en restaurantes. Además, este joven liga asistiendo a sesiones de adictos al sexo y trabaja -haciendo de reo- en un parque temático. Delirante y deliciosa.

En Diario.Una novela (Mondadori.2004) una mujer le escribe a su marido, que está en coma. Le va contando las reacciones de sus clientes (el marido, que era albañil, se dedicaba a reformar casas en las que hacía desaparecer alguna habitación y dejaba notas a su clientela tales como: "He estado bailando con vuestro cepillo de dientes metido en el culo").

Fantasmas (Mondadori.2006) cuenta el encierro (a través de un anuncio en prensa) de un grupo de escritores para escribir sus obras maestras. Y las escriben, claro, cada uno en forma de relato; son 23 los que componen este libro, algunos de ellos soberbios:

En Tripas se nos cuentan diversas formas de masturbación juvenil y las consecuencias. Escatología pura y mucha risa.

Vacaciones en el arroyo relata cómo un grupo de ricos se afana en vivir como pobres. El asunto no es baladí. La semana pasada, en su artículo de los jueves en el País, Vicente Verdú analizaba un sector de la moda que diseña ropa inspirada en los sin-techo.

En Al ritmo de los perros el viejecito de un asilo se dedica a cepillarse, primero, y a sacar el dinero, después, a voluntariosas amas de casa de clase alta mediante una treta sutilísima.

En Publicidad encubierta, un chef escribe una carta a una empresa fabricante de cuchillos para pedirles dinero y ello aderezado con una amenaza muy sutil también.

Estos son ejemplos de los que está repleto Fantasmas. Además, Palahniuk es un cúmulo de frases lapidarias, es ritmo cortado, estilo ágil y directo que te anima a seguir y seguir leyendo.

Que la literatura es algo más que un argumento mil veces repetido, lo sabemos; que es más que personajes inexplicables y huecos, totalmente falsos, también. Pero pocos, muy pocos como Palahniuk, para demostrarnos hasta dónde es posible llegar escribiendo.

Por muy heavy que nos parezca a veces.

13 comentarios:

volandovengo dijo...

Me acabas de poner los dientes largos. ¿Cómo que no conocía yo a ese tal Palahniuk? Lo buscaré y lo leeré con adoración, pues has dado mi perfil favorito: sexo, locura, marginación, nihilismo.

Pussy Galore dijo...

BIBA Palahniuk!!!

solodelibros dijo...

También yo soy fanático de Palahniuk, aunque te reconozco que "Fantasmas" no me gustó demasiado (puedes leer la reseña en mi blog): quizá demasiado abuso de los mismos recursos. "Nana", sin ir más lejos, me resulta más natural, y su ironía (y su mala leche, y su mordacidad) más aguda; hasta su escritura está, creo, más cuidada.
Sin lugar a dudas, un autor fundamental.

cutilla dijo...

Yo me leí asfixia. Reconozco que me costó, pudiera ser porque me lo llevé a un viaje de autobús de 20 horas y la verdad creía que todo el mundo podía imaginar las cosas que contenía el libro. Original el argumento es, desde luego. Quizá el libro de relatos me sea más llevadero, así que lo seguiré intentando, aunque en la intimidad de mi casa, eso si.

Enrique Ortiz dijo...

Volando, te aseguro que te lo vas a pasar bien, lo cual no es poco.Besos

Sra. Pussy, cada día me sorprende ud. más; ese BIBA es justo lo que hubiera escrito el de marras.Besos

Solodelibros, gracias por tu atinado comentario; tengo pendiente Nana; me consta que es lo mejor de Palahniuk, pero no la he encontrado. Un saludo.

Cutilla, prueba con fantasmas; ni te vas a creer lo que lees. Un beso.

Por cierto, cada día me gustan más los comments

carmen dijo...

Quique ya era hora que reconmedaras libros de relatos pero por donde empiezo?.Espero tu respuesta.Besos

Enrique Ortiz dijo...

carmen, no te preocupes, en estos días voy a poner varios que están muy bien. Besos

volandovengo dijo...

¿Has leído los "Cuentos jeroglíficos" de Horace Walpole (1717-1797), creador de la novela gótica?

Enrique Ortiz dijo...

no, ¿merecena la pena? si es así, los apunto ahora mismo. Un beso.

Alvy Singer dijo...

Palahniuk es casi un dios ¿eh? Muy delliliano pero seguro que se disfruta leyendo. Siempre, siempre....

MV dijo...

Chucky Mola! Hace pasar muy buenosmalos ratos. Aunque en el último libro que he leído, "Monstruos invisibles" la historia era bastante tontorrona.

Por cierto que a los de "Interviú" también debe gustarles porque han sacado "El club de la ducha" (qué gran homenaje) con su revista

volandovengo dijo...

Horace Walpole sobre todo es curioso e interesante. Creo que aportó "la fantasía" (sin exagerar) a la literatura e influyó desde Cervantes hasta Borges, Cunqueiro o Luis Alberto de Cuenca.

Enrique Ortiz dijo...

el club de la ducha, qué güenos estos de interviu; gracias, volando, tomo nota, agradecido, pues no sé ni quién es. Saludos

Blogalaxia Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.