jueves, marzo 22, 2007

El juego de las versiones: Come rain or come shine ( y III): Chet Baker, Al Jarreau, Chick Corea, Keith Jarret y Juliette Lewis

Después de la primera entrega (enlace) y la segunda (enlace) vamos hoy con tomas heterodoxas, tocadas por la personalidad de los ejecutantes, que pasan por encima del tema, arrollándolo, hasta hacerlo, en algún momento, absolutamente irreconocible.

1.- Come rain or come shine, por Chet Baker

De esta versión me gusta el planteamiento, su visión del tema como una balada al uso: voz y guitarra, nada más, bastan a Chet Baker para hacer un canción de apenas dos minutos, algo estándar, pero con un toque de encanto irresistible.

Chet Baker: come rain or come shine


2.- Come rain or come shine, por Al Jarreau


Al Jarreau puede apasionar e irritar. Su voz, su forma de cantar, son inconfundibles y a veces van bien, genial, y otras no tan bien. Lo que nunca se le puede negar es que sus discos son apasionantes, que van creciendo con el tiempo y que es un artista que uno no termina nunca de descubrir. Tengo pendiente volver a oir algunos de sus discos y escuchar por primera vez sus últimos trabajos, que no conozco.

Aquí, en esta versión de casi 7 minutos, la genialidad viene del piano, de ese desarrollo del tema que es un esfuerzo descomunal por penetrar en él.

Al Jarreau: come rain or come shine


3.- Come rain or come shine, por Chick Corea


No conozco lo suficiente a Chick Corea como para incardinar este tema en su trabajo; tan sólo puede decir que aquí plantea dos temas diferentes: uno para la voz, que canta como si lo hiciera a capella, y otro para el piano, que traza su recorrido por la toma (ojo, en directo) como si fuera para piano solo. En todo caso, una visión de come rain or come shine personalísima, casi perfecta, apasionante.

Chick Corea: come rain or come shine


4.- Come rain or come shine, por Keith Jarret


A pesar de la escasa calidad del sonido, no he podido resistirme a poner esta toma en vivo de una versión en directo de Keith Jarret, como trío, en Roma, en 2003.

Desde que siendo muy joven (no sé, creo que con 13 ó 14 años) oí el Köln Concert de Jarret, grabado el 24 de Enero de 1975 (al día siguiente cumplía yo 8 años) (en este enlace se puede oir la primera parte), me quedé prendado de ese sonido absolutamente mágico de su piano y aprendí, desde entonces, que la creación sólo puede existir desde la libertad y desde el conocimiento. Creo que ese disco de Keith Jarret debe estar en todas las casas, que debe ponerse de vez en cuando, que debe iluminarnos y traspasarnos, no sé, una vez al año.

Aquí, en la versión más larga de las tres entregas, Keith Jarret, de nuevo, se desparrama al piano, va y viene, se larga en un juego de melodías casi infinito. Es lo que tiene su toque genial: convierte en suyo todo lo que hace, sea éste tema, sea el mismísimo Bach.

Keith Jarret: come rain or come shine

(Pongo este otro sistema de archivos de audio pues el de Box no me permite canciones de más de 10 megas; también se puede descargar, eso sí)


5.- Come rain or come shine, por Juliette and the Licks


Resulta curioso que quien se acerca a la música con una actitud transgresora, como es el caso de la actriz Juliette Lewis, a la hora de enfrentarse a un clásico lo haga de forma respetuosa, casi con miedo. Por otro lado, también es lógico y normal, ¿no?.

De todas formas, termino este juego de las versiones con este vídeo que toma la versión de Juliette and the Licks. Agradable, bonita, con una voz que podría haber sacado más partido al tema pero que demuestra, que es a lo que iba, que esta canción, monumental, sigue vigente hoy día. Hay muchas más versiones (basta dar un vuelta por el youtube o poner el nombre de la canción en cualquier sistema de intercambio). Si alguien quiere más, se lo enchufo.







Technorati Tags:, , , ,


Blogalaxia Tags:

15 comentarios:

Olvido dijo...

Apenas sin tiempo, pero…que agradable post Quique (menudo trabajo!). Me han gustado estas ‘disidencias’ pero me sigo quedando con Billie;-)
Un beso y buen día

Enrique Ortiz dijo...

Muchísimas gracias, Olvido; tú no cambias de versión, eh :)). Desde luego la de Billie Holliday es maravillosa. Otro beso para ti y buen día y gracias por el comment.

Pussy Galore dijo...

tengo problemas para bajarmelas. tendré que esperar a llegar a casa

Enrique Ortiz dijo...

A ver si le gustan, Pussy. Un beso y gracias.

Cayetana Altovoltaje dijo...

Me he pegado el atragantón de los tres capítulos hoy, y aunque no he podido escuchar todas (por alguna razón, los vídeos me salen sin sonido), mis favs son:
1. Evans. JAZZ con mayúsculas, virtuosismo técnico, elegancia, todo sin perder el espíritu de la canción.
2. Coltrane. Beleza pura.
3. Baker. Me sorprendió muchísimo esta versión tan estilizada y minimalista. Conmueve.
Por el contrario, me horrorizó la de Clapton y King (pero es que le tengo manía a Clapton, qué le vamos a hacer) y la de Chick Corea, ejemplo del tipo de jazz que no puedo soportar, el jazz onanístico que alarga las frases musicales hasta que nadie se acuerda de dónde empezaron, el que en realidad sólo disfruta el músico, no el público.
La de Juliette creo que voy a evitarla, por si acaso...
Excelente compileishon!

Enrique Ortiz dijo...

Perfecto análisis, Cayetana, maravilloso. Coincido contigo, salvo que añado la de Fitzgerald (es mi preferida), y también en lo de Clapton, pero B.B.King es pura blues, y me encanta la versión porque se cepilla al Clapton. No coincido en lo de Corea, efectivamente muy pajillero en algunos discos, pero aquí me gusta y creo que está comedido, no?. De todas formas, sonrío con tu comentario, lleno de gracia. Un beso, y gracias!!

Miriam G. dijo...

¡Que curro Enrique! ¡Gracias! Yo ya me he perdido entre tantas.

Un beso, Miriam G.

Enrique Ortiz dijo...

Gracias, Miriam, a ti por leerlo, y le aplicaremos eso de "sarna con gusto..." Esto no es curro, curro es lo que no te gusta y te pagan por aguantarlo. Esto me encanta hacerlo y que os guste a vosotros.Un beso, Miriam.

Miriam G. dijo...

Bien, me expresaré con propiedad, ¡Que gran labor! ¿Mejor? ja, ja, ja...

Un beso, Miriam G.

Marsu dijo...

Buena selección, como siempre. Yo sigo quedándome con B.B.King (además, a mí sí me gusta Clapton...). Curiosa tu elección como broche de la interpretación de Juliette Lewis, que creo (opinión totalmente personal y perfectamente discutible) que no aporta nada nuevo, excepto lo que tú "sabiamente" dices: hay temas inmortales, que se han versionado y se versionarán hasta el infinito, con mayor o menor acierto.
Gracias por ofrecérnoslos.

Enrique Ortiz dijo...

Jejejej, Miriam, labor, lo que se dice labor... jejeje. Gracias, en todo caso, y un beso.

Gracias, Marsu; fíjate que he dudado mucho lo de Juliette Lewis, pero la he incluido por eso, porque es significativo que alguien joven, y rockera furiosa, le llame la atención el tema. Y podría hacerlo mejor, creo, porque ha tenido miedo de ser irrespetuosa y heterodoxa (como Jarret, por ejemplo) y no ha aprovechado la voz que tiene. Ehh, que a mí el Clapton de Cream sí que me gusta, se me olvidó antes. Un beso, Marsu y gracias.

Anónimo dijo...

Yo lo dejo para mañana, hoy es el día mundial de las reuniones, por lo visto, y queda feo escuchar als versiones, pero a punto estoy ya de ponérselas y que dejen sus problemas aparcados por un rato. Un beso. Cuti

Alvy Singer dijo...

La mejor es la de Chet, claro. La mas postmoderna la de Juliette, no?

Enrique Ortiz dijo...

Desde luego la de Chet me parece sublime, por su visión del tema y por su sencillez. Sin embargo, me quedo con la de la Fitzgerald, que fue la primera que oí. A lo mejor es tan sólo un tema sentimental propio, pero me encanta oirla. Me gusta la etiqueta de postmoderna a la de la Lewis. Creo que es una buena versión, que podría haber sido mejor. Me gusta el tono de voz, cómo encaja con la canción. Un abrazo, Alvy.

maya dijo...

Muy interesante el juego, me gustó mucho conocer tantas versiones diferentes. Sin embargo me quedo con mi preferida, ausente de la lista: la de Don Henley (1995)grabada para la banda sonora de Leaving Las Vegas.

Blogalaxia Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.