lunes, marzo 05, 2007

El quinto en discordia, de Robertson Davies


Lo primero que tengo que hacer es hablar de envidia.

De esa envidia que he sentido leyendo este libro, como la que siento cuando leo a John Irving (que, por cierto, es uno de los valedores de Robertson Davies, al que reconoce como uno de sus maestros). ¿Por qué? Pues muy sencillo: por la tremenda capacidad narrativa que tienen estos dos autores.

Cuando este verano empezaba la lectura de Un hijo del circo, de John Irving, tuve que detenerme en la tercera o cuarta página: ya habían desfilado ante mí más de una decena de personajes (perfectamente dibujados) y el argumento ya había dado varios giros. Tremenda la capacidad de Irving.

También Robertson Davies (1913-1995) (podeis consultar una breve reseña biográfica aquí) tiene esa capacidad envidiable y lo demuestra, ampliamente, en este novela, El quinto en discordia.

Una bola de nieve que alguien tira le da de lleno a una embarazada y da lugar a un parto prematuro: este es el comienzo de una novela en la que el narrador, Dunstan Ramsay, nos cuenta las idas y venidas de un grupo de personajes: un mago, un magnate, una supuesta santa... y en muchos escenarios: un pequeño pueblo canadiense, la primera guerra mundial, un internado, Europa.

El quinto en discordia es el primer libro de la trilogía Deptford (le siguen Mantícora, ya publicado en Libros del Asteroide y terminará con Mundo prodigioso, que estará un día de éstos).

En el fondo nos encontramos con un poderoso melodrama, muy inteligente, que contiene una saga familiar, una novela de guerra, otra novela de viajes, una disertación histórica, otra religiosa, otra sobre el psicoanálisis, sobre Jung, y un velado homenaje a Shakespeare. Muchas novelas es una novela y, ante todo, el placer inmenso de leerla. No os la perdais.

Libros del asteroide
es una editorial reciente que se ha propuesto editar libros y autores que han pasado desapercibidos (son muchos, sí). La dirige un jovencísimo Luis Solano (vinculado antes a Planeta), licenciado en Derecho y MBA por IESE, con un equipo muy reducido, gestionando casi todo a través de correo electrónico. Además de editar de una manera soberbia, tienen la delidadeza de hacer algo tan simple que no lo hace ninguna editorial: agradecerte la lectura: "Desde los Libros del Asteroide queremos agradecerle el tiempo que ha dedicado a la lectura de El quinto en discordia. Esperamos que el libro le haya gustado y le animamos a que, si así ha sido, lo recomiende a otro lector."

Además, en cada libro publicado se incluye un breve prólogo (éste de Valentí Puig es magnífico) y en este caso la traducción de Natalia Cervera es perfecta (evidentemente no la comparado con el original, pero que no te chirríe nada, que no haya expresiones dudosas y fallos sintácticos es todo un logro) en comparación con otras editoriales de más renombre.

Como he dicho antes, no hay que perderse este lujazo de novela. (Por cierto, fue elegido mejor libro del año 2006 por la revista de música Rockdelux).


Technorati Tags:
, ,

Blogalaxia Tags:, ,

16 comentarios:

Miriam G. dijo...

¡Que buena pinta! Hoy justo tengo que bajar al centro, el viernes quise morirme de la vergüenza cuando me llamaron de la librería para recordarme que tienen un libro que encargué esperándome allí desde hace semanas, así que aprovecho y lo añado a los tres o cuatro más urgentes, urgentes tú ya me entiendes.

Por cierto este fin de semana ha llegado a mis manos arrojado por el vendaval el premio Nadal y tenías razón en lo que decías Benítez Reyes, que envidia más grande da leerle, a la cuarta página ya había 12 frases que me hubiese colocado como firma en el foro.

Un beso, Miriam G.

Enrique Ortiz dijo...

A Benítez Reyes le queda sólo que termine el libro de relatos que estoy leyendo. Lo único que sé es que me lo voy a pasar pipa, lo cual, claro, no sólo no es poco, sino que ya estoy impaciente. Un beso fuerte, Miriam.

Olvido dijo...

gracias Quique por la reseña, tanto que leer verdad?.Es loable el esfuerzo de las pequeñas editoriales y tan necesario. Hay un libro que han publicado de Cardoso Pires 'De profundis' que también me apetece.
Buen día

Anónimo dijo...

No sé si son de los libros que a mi me apetezca leer cuando tenga la cabeza un poco mas centrada. Quizás en vacaciones, de todas formas tal como haces la reseña dan ganas de leerlo. Un abrazo .Mam

Marsu dijo...

Luego te leo bien, Enrique, pero asi a "vuelavista"....mucha barba tenía el buen hombre para morir tan jóven. Que se te ha ido un dedo en la fecha del óbito....:)

Luego te leo de nuevo con calma, un saludito.

Martinez dijo...

Confirmado : los de los "Masters" sois como de una secta. No perdéis la oportunidad de publicitaros los unos a los otros. Un abrazo

Enrique Ortiz dijo...

Gracias, Olvido y no he leido a Cardoso Pires, así que espero a que me digas algo o busco más información. De todas formas, en el catálogo de Libros del Asteroide hay un montón que, a primera vista, parecen muy apetecibles. Buen día y un beso.

Mam, este te gusta, seguro. Es entretenido y, lo mejor: buenísimo. Un beso.

Gracias, Marsu; uff, los dedos madrugan menos que uno. Gracias por la corrección, que paso a poner bien. Un saludito.

Martínez, ya quisiera yo tener la capacidad de este chico para montar lo que está montando. Desde luego, se merece toda la publicidad. Un abrazo, muchacho.

Pussy Galore dijo...

A mi lo que me encanta es el aspecto gruñón-en0trañable de Robertson Davies, con ese físico está destinado a ser o escritor o científico.

Anónimo dijo...

Y otro...uf, sigo pensando que el día tenía que tener mas horas y la semana más días y que debo perder mucho el tiempo, aun ni siquiera he visto los cortos del viernes...un beso. Cuti

Anónimo dijo...

Envidia me dais ¿de donde sacais tanto tiempo para leer sin tregua?, yo compro algunos de los que recomiendas,pero tengo una cola en la mesita de noche que pronto me van a llegar al techo pero eso si, duermo bastante mas que tú.No he podido entrar en los cortos del viernes, alguien me quiere decir como.Besos.C

Enrique Ortiz dijo...

Pussy, a ver si encuentro una que sale en el Rockdelux en el que está sentado en al lado de una chimenea; impresiona. Si la encuentro, se la mando.

Cuti, organización, que decían en el chiste. Un beso.

C, pero sólo tienes que darle al Play y ya está. Espera a que vuelva el alemán un fin de semana o te lo digo por teléfono. En conjunto, yo duermo más, en contando las siestas. Un beso.

Anónimo dijo...

Como las rosquillas, llegó y se los quitaron de las manos, la semana que viene traen más, por si acaso he reservado el mío.

Un beso, Miriam G.

Alvy Singer dijo...

http://elrinconalvysinger.blogspot.com/2006/11/asesinatos-y-almas-en-pena.html. Ya entocnes se prounció y ahora lo hace mejor: Ramsay te llega al alma.

Enrique Ortiz dijo...

Cómo me alegro de lo que cuentas, Miriam. A ver si al final resulta que los best sellers no son los que aperecen en las lista. Este boca a boca de los blogs, me gusta. Un abrazo.

Fíjese, Alvy, que retomo mi libreta con el título y autor y efectivamente es de Noviembre, de cuando su reseña, anterior a la de Rockdelux. Y lo peor de todo es que leo su blog y me doy cuenta de que podría haber reproducido su soberbio comentario sobre el libro, en vez de poner mis pobres impresiones. Qué rabia. Anotaré al lado de dónde saco los títulos. No me vuelve a pasar. Espero que lo comprenda. Un abrazo fuerte, Alvy.

Anónimo dijo...

El alemán no viene hasta junio,mejor me llamas un dia de estos y tu duermes bastante menos que yo.Besos.C

ARIODANTE dijo...

Acabo de empezarla (bueno, ya voy por la mitad) y la verdad es que me está gustando mucho, es una lectura que me resulta familiar, me encuentro muy a gusto leyéndola. Tiene ese resabio de humor y de deja vu, que hace que al abrir las páginas te sientas como entrando en casa. Ya he leído otras cosas de esta editorial y la verdad es que me encanta. La trilogía de Las grandes familias, de M. Druon, por ejemplo, es increíble. Y la de Wagenstein, en fin, que espero leermela trilogía entera y seguir. Me gusta que me descubran nuevos y estupendos escritores. Saludos a todos!

Blogalaxia Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.