jueves, enero 31, 2008

Buenas noticias: el regreso de Tata Golosa: La pastilla (con una reflexión sobre la Viagra) + Publicidad

Lo diré entonando un clásico mercadillero (eficaz vía oral, pero que escrito, no sé, no es lo mismo, porque no se puede escribir en voz alta y cascada, pero pueden imaginarlo, claro): "Estamos hoy que lo tiramos..."

Buenas noticias: Tata Golosa

Lo he sabido en casa y he ido como loco a buscarlo y lo he encontrado en Llámame Lola. Sabía que un día u otro tenía que pasar, que Tata Golosa volvería a regalarnos uno de esos temas tan suyos, tan reconocibles, canturreables, silbables... Y lo ha hecho, niños y niñas: Tata Golosa vuelve con La pastilla, uno de esos temas gloriosos que se te meten y no te sueltan en días. Mi trozo favorito: "La colita, la pastilla" (la última vez que oí la palabra colita tenía, seguramente, unos tres años, y la dijo mi madre. Ayyy, esta Golosa, cómo sabe remover nuestros recuerdos más tiernos y lejanos). Monumental. No sé si se habrá enterado Caye, pero corro a contárselo. Ya lo saben: La pastilla.

Eso sí, conste que hubo alguien que ya se le adelantó a la Golosa en el mensaje. Hace muchos años, en un bar de mala muerte (pero, de mala, mala muerte) del puerto de Motril (había ido a ver si encontraba alguna ganga pesquera que echarme a la boca) vi a un andobas de unos cincuenta años, bajito, y con ese look que tanto me gusta: camiseta muy ajustada que se queda subida por efecto de lo que se conoce como un barrigón -adorable, además, si, como le sucedía al andobas, la camiseta anuncia algún whisky y está llena de lamparones- Si a esa camiseta subida se le añade un pantalón ligeramente bajado, niños, niñas, estamos ante un manual de cómo vestirse. Este tipo, estaba claro, llevaba bebiendo desde bien temprano por la mañana y a esa hora (serían las nueve o diez de la noche), además de seguir bebiendo, le había dado por abrazarse a una máquina tragaperras, moverla violentamente y, al mismo tiempo, gritar con euforia: "¡ Viva la Viagra!". Queda claro que a partir de ese momento la imagen me acompaña y que ese grito se ha convertido en uno de esos lemas vitales que tiene uno y que algún día termina estampado en una tarjeta de visita o en el escudo de armas familiar.



Publicidad

El barón rojo ha posteado sobre los siete pasos para hacer un chuletón perfecto (enlace) (también pone unos retraticos de la nueva chica Bond, que responde al sugestivo nombre de Olga Kurilenko -enlace- Como el que compra el Interviú por los artículos, iré al cine cuando la estrenen: ya saben, por esos contrapicados de la serie 007). En el Barón, como siempre (ya es un abuso continuado), veo algunos anuncios que me gustan (gracias, Barón) y otro los saco de La voz de Sinchi (que descubro gracias al Barón)

Van sobre diamantes (genial), perder 150 calorías (muy bueno), revelado de fotos (delicioso) y banda ancha (que me ha encantado).

13 comentarios:

Manuel Márquez dijo...

Bueno, bueno, compa Enrique, ¿ésta es la Tata Golosa de los c...? Vaya, vaya, sí que hay que reconocer que la chica tiene su puntito (y es que yo no la conocía hasta hoy, aunque habia oído hablar mucho de ella a mis sobrinillas...). Eso sí, a mí estos inventos me suelen entusiasmar sólo lo justito. ¿El videoclip? Muy creativo y muy instructivo; eso sí, a estas horas de la mañana, recién "levantaico", no sé, no sé...

Un abrazo muy fuerte, doble compa (y no golosees mucho, que queda mucha mañana...).

Enrique Ortiz dijo...

Cómo me ha gustado ese verbo, compa Manuel: golosearse. Qué risa. La letra es muy buena, Manuel, no me lo negarás. Un abrazo muy fuerte, doble compa y en ello estamos, en acortar la mañana :)

Anónimo dijo...

¿Cómo es posible que la palabra pastilla sea la única diferencia entre este temazo y el de los micrófonos?
La publi muy divertida, como siempre.
Un beso. M.

Enrique Ortiz dijo...

Querida M. He ahí la genialidad: con un simple cambio de palabra, nuestra Tata consigue lo que está al alcance de muy pocos :-) Un beso, M.

funes dijo...

que bueno hoy el blog! (bueno todos los dias pero con el de hoy me he reido mucho)

La historia de motril me ha hecho recordar a un amigo de bilbao, su grito de guerra en plena exaltación etílica era "yo cago viagra!" y creo que era verdad.

un abrazo

Miriam G. dijo...

Estoy con Funes, ¡lo que me he reído hoy! Tengo una amiga de Motril, le preguntaré por el menda. Y lo del chuletón buenísimo, yo tengo una amigo que lo leva al extremo y mete la carne en el horno a temperatura muy baja, no recuerdo cual, hasta que alcanza el estado óptimo para ser echada a la parrilla. Y es cierto el chuletón poco hecho, si no, es una mariconada.

Un beso, Miriam G.

Enrique Ortiz dijo...

Funes, desde luego tu colega deja como una colegiala al andobas de Motril. Qué bárbaro y qué buen grito, desde luego. No tiene desperdicio. Cómo me gusta. Un abrazo fuerte, Funes.

Qué bien, Miriam, lo que me gusta a mí que lo paseis bien aquí. El barón, desde luego, tiene unas entradas jugosísimas (no lo digo por lo del chuletón) y esa me ha encantado. En cuanto a tu amigo, dile que, a partir de ahora, lo copio. Eso sí, chuletones veo yo pocos últimamente, así que me he animado y a ver si encuentro uno. Un beso, Miriamcita.

Miriam G. dijo...

Si vivieses aquí Enrique te recomendaría, una carniceria. Y ahora que sale el tema, hay una tiendecita en el paseo de Reading que te iba a encantar, la manzana de oro. Y justo detrás está la carnicería.

Un beso, Miriam G.

Enrique Ortiz dijo...

Pues me venía que ni pintada, Miriam, porque ya he dejado de comprar carne (ternera) en donde vivo. Me la traigo de Segovia cuando voy y, claro, voy poco. Sí compro aquí entraña, que es un trozo que suelen hacer en los restaurantes argentinos y que venden muy pocas carnicerías. Cerca del curro tengo localizada una y lo compro allí. Es genial para la plancha, alargada y más gruesa en el centro y tiene un precio fabuloso (no llega a siete euros el kilo). Muy muy recomendable si no la conoces, aunque en Granada sé que no la venden. Cómo se ve lo que se ve con estos comentarios, qué glotones somos. Un beso, Miriam :)) (Me ha entrado hambre)

Miriam G. dijo...

No, aquí tampoco, pero a cambio podemos encontrar secreto, presa y pluma con facilidad. Bueno, a lo mejor ahora ya es fácil encontrarlos en Madrid, desde luego cuando yo me fui no.

¡Que hambre por Dios!

Un beso, Miriam G.

Miriam G. dijo...

Ya cierro esta bocaza que Dios me ha dado:

http://www.granadahoy.com/article/opinion/42938/coge/dinero/y/vota.html

Esta que se sale.

Un beso, Miriam G.

Enrique Ortiz dijo...

Cuando en Granada (en Sevilla también) era fácil encontrar presa, etc, aquí casi ni existía. Hoy hay en todas partes, Miriam, pero el cerdo en el sur, no sé, sabe como mejor. En cuanto a Lapido, ¿qué te voy a decir que tú no sepas? Espero ansioso el disco, a ver si sale pronto. Un beso, Miriam :)

cuti dijo...

Joe, que perdida que estoy, a ver si el finde me pongo al día. Mucho Motril, Enrique, que de esa tierra hay muchas anecdotas, aunque el de Bilbao creo que gana...un beso

Blogalaxia Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.