martes, junio 17, 2008

Mira, te cuento (un poema inédito)


Mira, te cuento

A veces es necesaria
la distancia, vaciarse,
que cese el canto,
perder, incluso, una ciudad,
la caricia cansada de su nombre,
el pulso diario de su luz,
la misma lluvia repetida
de siempre.

Se necesita, muchas veces,
de días sin prestigio, de intervalos inútiles,
de un lugar de frontera
marcado sobre ti como un mapa mudo.

Quiero decir que es necesario, a veces,
felicitarse
por la hondonada del cansancio,
por la cosecha del hastío,
por el fulgor del descreimiento,
porque nada parece anunciar nada.


Technorati tags:

Blogalaxia tags:

18 comentarios:

eme-eme dijo...

hola enrique, leí el poema dos veces. la segunda vez, lo sentí. me incluyo en esas palabras. un abrazo. martín.-

Enrique Ortiz dijo...

Gracias, Martín :)) Me pasa lo mismo con tu poema Escalers. Otro abrazo fuerte para ti.

Anónimo dijo...

¡ Que bonito!, me siento totalmente identificada con el poema algunos días. Gracias por este momento que me has hecho disfrutar junto con esta mañana luminosa de junio. La fotografía la conozco. Un abrazo.Mam

Enrique Ortiz dijo...

Gracias a ti, Mam. Me gusta que lo que va saliendo aquí sirva para algo y si es para disfrutar mejor que mejor. Ya, por la foto me doy cuenta de que hace falta pintar (uffffff). Un beso :)

Manuel Márquez dijo...

No sé si adivino en el poema, compa Enrique, una reivindicación de esas ideas y momentos que nunca nadie reivindica, porque vamos con demasiada prisa como para que esa reivindicación no sea un ejercicio lujoso. Me da esa impresión; en cualquier caso, el poema es muy hermoso, y me ha gustado muchísimo.

Un fuerte abrazo.

P.S. 01 ¿también pintas? Vaya tela...

P.S. 02 esa hora de actualización que sale en mi agregador, ¿es real? Que vaya tela también...

Enrique Ortiz dijo...

Queridísimo Manuel, aciertas de pleno en tu lectura, es justo eso, me encanta cómo lo has visto. Se trata, claro, de celebrar lo que podría ser, en principio, negativo. Pero no, no pinto. He dicho lo de la pintura porque en la foto la casa estaba recién pintada y ahora està horrorosa, pero ni pinto, ni arreglo nada, soy un auténtico desastre. La hora sí es real. Un resfriado fuerte me ha despertado a las cuatro y algo y he seguido despierto, pero, vamos, suelo levantarme más tarde :)) Un abrazo muy muy fuerte, compa Manuel.

Anónimo dijo...

contenido y verdadero. un verdadero poema. breve, sin adornos que lo distraigan. Asi como se cuentan las cosas sencillas que no lo son tanto, o sí.
Enhorabuena. un poema estupendo.
Gerardo

Enrique Ortiz dijo...

Gracias, Gerardo :)) Recibí ayer tu correo, enseguida te contesto. Un abrazo muy muy fuerte.

Anónimo dijo...

El poema a mi me enseña a ver lo positivo en lo negativo de casi todos los días; lo intento, tu siempre me lo has enseñado, no? no dejarse llevar por el hastío. La foto me encanta, me recuerda una mañana, una canción (senza fine), un día estupendo. Un beso. Cuti

Enrique Ortiz dijo...

Gracias, Cuti. Bueno, los poemas no son verdades universales. Son verdad sólo en el momento en que se escriben, luego dan fe de lo que se pensó por un instante. El hastío no es nada malo :)) Un beso.

Marsu dijo...

Ver lo positivo en lo negativo, o en lo aparentemente anodino, ¿no? En lo cotidiano, en lo poco importante, en lo que no resalta pero gracias a Dios está siempre. A veces no queda más remedio, porque "no queda más".

Por decir alguna maldad de la foto... como esto siga así, el aire está de adorno :)))

Me encantan los legajos/libros/papeles acumulados. Me encanta Mus tomando el sol.

Enrique Ortiz dijo...

Gracias Marsu :)) Me gusta lo que dices sobre el poema, sí, creo que es así, más dramático quizá (los poemas son siempre como muy solemnes:)) Los libros que se ven son de cocina, de recetas (una colección de algún periódico) y Mus, ese es su sitio, toma su diaria ración de vitaminas o lo que sea. Lo hace desde pequeño, todos los días, es muy extraño porque se queda como en trances; no está dormido, ni despierto, muy zen, muy tranqui; es impresionante verlo. Un beso, Marsu y gracias :)))

Anónimo dijo...

Enrique, muy bueno. Te he hecho un remix minimal.

Anónimo remix

Se necesitan días sin prestigio,
intervalos inútiles,
un lugar de frontera tatuado
como un mapa mudo.

Perder el canto, incluso una ciudad
cansada de su pulso diario,
la misma repetida lluvia.

Quiero decir que hoy me felicito
por el hastío cosechado,
porque nada parece anunciar nada.

Cayetana Altovoltaje dijo...

Jo...

Enrique Ortiz dijo...

Gracias, anónimo. Mira, me gusta mucho ese remix. Siendo el mismo tema, suena diferente, como un buen remix, sí señor. Un abrazo :))

Gracias, Caye, muchas gracias :)))

.Pablo Giordano dijo...

impresionante!

javier ruiz dijo...

días sin prestigio
¡Qué buena frase! felicidades :-)

Superwoman dijo...

El poema es muy bello...
Me gustaría poder alegrarme de mis días grises (un amigo mío los llamaba así) pero lo cierto es que me suelo volver tan gris como ellos cuando los vivo... tendría que cambiar.
Un supersaludo

Blogalaxia Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.