jueves, junio 19, 2008

Karmacoma, de Massive Attack con Tricky

Las aguas enfermas de Bristol, una niebla tóxica y rosa, la noche de tierra, un amanecer repleto de charcos macilentos y certezas que se nos van rompiendo como los globos tras las fiestas.

Me gusta este camino, aunque sea aciago.

Si pudiera encontrar un poema que tuviera esta atmósfera, lo enfermo de este sueño, su hermosura.

Si hubiera un texto por ahí en el que poder contar lo que dice el suero, la aguja de un reloj roto, lo que pertenece a lo que hubiera podido pertenecernos, a su dolor, a su aroma a flores enfermas.

Aquí pueden leer algo más de este Karmacoma (enlace)



Hace un año: Eloy Fernández Porta (vía Alvy Singer)

Technorati tags:

Blogalaxia tags:

11 comentarios:

Manuel Márquez dijo...

¿Vuelves a la frecuencia diaria, compa Enrique, o es algo circunstancial? Tanto en un caso como en otro, sigues manteniendo el excelente nivel del material: vaya pedazo de clip...

Un fuerte abrazo.

Enrique Ortiz dijo...

Gracias, compa Manuel. No, no es frecuencia diaria; he llegado a pactar conmigo mismo que cuando encarte pongo algo y, si no, pues nada. Ha dado la casualidad de que estos últimos días he tenido ratillos para subir algo, pero prefiero darme el margen suficiente para no andar apresurado. Cómo me gusta que te haya gustado ese clip, compa. Un abrazo fuerte también para ti.

Olvido dijo...

Quique me ha gustado mucho mucho.
De quien son las palabras que preceden al video?

Enrique Ortiz dijo...

Gracias, Olvido :) No sé a qué palabras te refieres, pero si es a lo que hablan en el vídeo, no lo sé; si es a lo que hay escrito en el blog, pertenecen a un servidor, impresiones a vuelapluma mientras escuchaba este tema que no oía hace años. Un beso, Olvido :)

Gerardo Venteo dijo...

Que poema más estupendo. En la du
En esa certeza, en esa duda de ser o no capaz de escribir un poema que cuente lo que sucede, el poeta se desnuda sin artificio con una verdad dificil y sin embargo aún preguntándose quiero vivirlo, escribirlo y a pesar de todo que bien que estamos vivos.
de nuevo,gracias Quique. Nos gusta. tenemos más referencias de este poeta?
Gerardo

Anónimo dijo...

El aroma a flores enfermas en la habitación de un hospital, la noche de tierra y niebla tóxica en la víspera insomne de una operación, la aguja de un reloj roto atravesando las vértebras, la letanía del suero, el dolor, la certeza de que lo que pertenece a lo que hubiera podido pertenecernos ya sólo es un globo roto después de la fiesta.
No es el texto que buscas, es el que buscaba yo, aunque sea un petardo prosaico con palabras robadas. Me refiero a que necesitaba imágenes como esas para rellenar algunos huecos y tu texto me las ha proporcionado. Gracias.
Aunque, personalmente, prefiero el aroma olvidado de las flores :)

Olvido dijo...

Pues enohorabuena señor, sus palabras me han encantado y conmovido realmente.
Un beso

Enrique Ortiz dijo...

Gracias, Gerardo. Como le decía a Olvido, son sólo unas impresiones a vuelapluma, que necesitarían un buen recorte, una buena revisión, si no su directa supresión. Pero me alegro de que te haya gustado :) Un abrazo, Gerardo.

Qué gracia, sabía que en la última frase había algo que me resultaba familiar y no me había acordado de Faulkner, de ese "el aroma olvidado de las flores", que funciona como una apisonadora a 200 kilómetros hora. Qué maravilla y qué gracia el texto que has compuesto. Un beso :))

Olvido, gracias; sabes que ese sentimiento es recíproco, cuando frecuento tu sitio :))) Un beso :)

Marsu dijo...

Desasosegante, ¿no? Pero me ha gustado.

Francisco Cenamor dijo...

Hola, hemos encontrado este blog muy interesante, por lo que hemos hecho un breve comentario para recomendarlo en el Blog literario Asamblea de palabras.
Un saludo.

http://franciscocenamor.blogspot.com/2008/02/repaso-semanal-los-blogs-y-webs-ms_22.html

Telémaco dijo...

Enrique, la canción además es maravillosa y la introducción que has hecho es preciosa. ¡Cómo me gusta leerte!.Saludos.

Blogalaxia Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.