lunes, junio 02, 2008

500, una reflexión (y II): notas del tiempo


Estoy pensando en esas notas que encontramos tiempo después, en una cita y un nombre que apenas podemos asociar con un rostro, en el título de un libro que jamás hemos comprado pero que bordeamos de urgencia en una agenda repleta ya de polvo.

Lo que viene del tiempo y es ya del tiempo, escribía en uno de mis últimos poemas, que siguen inéditos. En todo lo que fue nuestro: una película que ponían el 3 de septiembre a la una de la madrugada y que teníamos que grabar, en 1988, en una receta de pavo trufado que nunca llegamos a cocinar, en un disco que había que buscar por encima de todo...

Las anotaciones, las notas, los recordatorios, las citas, los nombres y las obras, las calles, un trayecto hacia algún lugar en el que no hemos estado nunca, una entrada a un concierto, un recorte extraño de prensa, el ticket de un aparcamiento.

Lo que fue nuestra vida, ni más ni menos, en un telegrama que alguien que no conocemos nos manda desde lejos y somos nosotros mismos, ese extraño que fuimos y que, a veces, casi no conocemos, el remitente y el destinatario.

Cuando pasen los años, y relea todos estas entradas, ¿qué sentiré?, ¿qué gestos -de extrañeza o complicidad- me mandará ese extraño que en 2008 escribía unas notas apresuradas en un blog al que le puso su nombre?. ¿Será alguien más feliz o más desdichado que yo? ¿Qué tendré de él, qué tiempo, qué vida me habrá transmitido como una transfusión sanguínea de un donante anónimo, del que nunca sabremos nada?


Hace un año y dos días: Las canciones de mi vida: (IV). New order + Saint Etienne + Billy Bragg y Kirsty MacColl

Hace un año y un día: Publicidad: el precio del hombre vs vibradores + el fin del romanticismo + votando a los verdes

Technorati tags:

Blogalaxia tags:

8 comentarios:

Olvido dijo...

Lo único que sabremos es que seremos más viejos;-)
pero seguiremos buscándonos. Me ha encantado tu reflexión Quique.
Un besazo y buen día de lluvia

volandovengo dijo...

Somos lo que somos, lo que hemos sido y lo que seremos, por mucho que nos lavemos la cara.

Anónimo dijo...

Yo tengo la costumbre (no sé si buena o mala) de destruir, cada cierto tiempo, todos los recordatorios de tiempos pasados: fotos, escritos, recortes, dibujos. Suelo hacerlo cuando acaba una etapa, o lo que yo considero una etapa, así que años después me encuentro haciendo esforzados ejercicios de memoria para recordar rostros, palabras o situaciones. Sólo dispongo de eso, de memoria, sin restos arqueológicos, sin pistas polvorientas. Hace varios años que no destruyo vestigios de mi pasado, que he dejado de celebrar mis fallas privadas, y la verdad es que al pensarlo, después de leer tu estupenda reflexión, siento un poco de vértigo por lo que me encontraré con los años. Un beso, M.

Camille Stein dijo...

sí, qué será de nuestras ruinas cuando el tiempo nos recuerde que bajo nuestros pies se esconden enteros yacimientos de lo que fuimos...

maravillosa tu reflexión

un placer conocerte

saludos

Marsu dijo...

A mí me da miedo extrañar demasiado a esa extraña, y querer volver a ser ella. Me da miedo pensar en lo que me convertiré, más que añorar lo que fui.

En fín... creo que me da miedo pensar, en general ;)

Anónimo dijo...

Suelo, como M, tirar cada cierto tiempo cosas que se que ya no me pertenecen, que ya no siento mías; se va algo de mi con ellas, lo se, aunque creo que es mejor así, renovarse y empezar de nuevo. Un beso. Cuti

Anónimo dijo...

Me ha hecho pensar mucho estas reflexiones tuyas. Yo no tiro nada,todo lo que guardo son recuerdos muy valiosos para mi y me gusta recrearme en los momentos en que fueron escritos,recortados,etc, aunque a veces sea dolorosos recordarlos. Un beso.Mam.

Anónimo dijo...

Saludos de Cosas Chupis y bonitas. Peliculas y cortos de Toni Nievas. Director underground sin pasta del inexistente cine balear
http://www.lacoctelera.com/toninievas
y DESHIELO, posiblemente la peor pelicula del cine español. En doce capitulos
http://es.youtube.com/user/toninievas
Tengo tiempo libre en el paro y hago estas cosas, lo siento.

Blogalaxia Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.