martes, noviembre 21, 2006

¿Quién soy yo?



He pasado el domingo ordenando armarios, bueno, "el armario", ese lugar donde (sin mirar) he ido metiendo extractos de bancos, carpetas, discos, cables, casetes, teléfonos y un tan largo etcétera que no acabaría nunca. Ultimamente, cuando lo abría empezaban a caer cosas, así que pensé que iba siendo hora de darle un repaso.

He encontrado mis carpetas de Lonchas de Vida, donde fui metiendo durante muchos años recortes de periódicos y revistas, fotos, viñetas como la de arriba -que adoro-, palabras, catálogos, invitaciones, entradas de conciertos y otro tan largo etcétera que seguiría sin acabar nunca. (Lonchas de vida es el título más emblemático del dibujante y guionista francés Lauzier, una especie de reivindicación de lo cotidiano frente a los tebeos de ciencia ficción que entonces estaban de moda).

Y frente a todos esos recortes, enfrente de las palabras, de las citas, mirando postales, fotografías, rostros, no he sabido qué pensar y, seguramente, qué sentir.

¿Qué nos une a ése que recortó ordenadamente tantas cosas y las guardó en una carpeta y a mí?. No lo sé, no sabría trazar la línea que va desde él a mí. El tiempo, los quiebros de la siempre errática biografía de uno, el olvido, son como sucesivos campos minados donde te vas dejando, inevitablemente, trozos.

Frente a estos recortes, hoy quisiera recordar quién fui hace quince, veinte, incluso veinticinco años.

Trazar esa línea.

Y así, tal vez, averigüar quién soy.





(Este último recorte debí enmarcarlo)



Technorati Tags: , ,

16 comentarios:

Miriam G. dijo...

¡Uy el otoño!

Un beso, Miriam G.

thirthe dijo...

ufff...mirar dentro de los armarios, qué manera de perderse, pero es inevitable no hacerlo:-)

por cierto, es Passolini el de la cita de la memoria de diez en diez años? casi te la pido prestada..

Enrique Ortiz dijo...

miriam, había una cita que me gustaba mucho, de William Morris (de hecho firmé algunos libros así, cuando iban a concurson con seudónimo): "A este otoño le falta una pistola".

thirthe, no estoy seguro de que sea de Pasolini. El texto con la fotito apareció en una revista muy muy buena que se llamaba Olvidos de Granada, y como sólo tengo esa parte final no sé y no recuerdo qué lo encabeza. A mí me suena de Pasolini, pero no puedo localiza el texto. La cita, por supuesto, es toda tuya.

Gracias a las dos y un saludo otoñal.

Miriam G. dijo...

Me la quedo, me ha encantado, muchísmas gracias. A cambio le recuerdo y un trocito de canción con Otoño:

Vi el otoño acercarse sigiloso
con su carga de lluvia y de dolor
Vi a la autoridad venir a por nosotros, mi amor
Cuando nos hicieron fotos supe que esto se acabó
supe que esto se acabó


(El principio del fin –J.I. LAPIDO)

Enrique Ortiz dijo...

qué bueno este Lapido, qué buenísimo.

cutilla dijo...

Me acuerdo que también tenías por ahi unas pegatinas o unas tiras (no sé de donde salieron) que venía un trozo de un poema de César Vallejo: "Me gusta la vida enormemente
pero, desde luego,
con mi muerte querida y mi café". Odio ordenar papeles y armarios, rebuscar en otros tiempos, siempre me pone triste...un beso enorme

Enrique Ortiz dijo...

eso era un lujazo: cinta de embalar, pero de embalar, en plan bestia, con poemas de Vallejo y de Miguel Hernández. Lo que no haya hecho el Ayto. de Granada. Todavía la tengo, la cinta de embalar, puesta con los libros de poesía. Qué cosas.

Pussy Galore dijo...

qué post más bonito, Enrique. Yo tambien tengo una de esas carpetas en casa, y cuando voy a casa la repaso una y otra vez. la frase de Coppola sobre California me encanta, se puede aplicar a tantas ciudades...
un beso!

Enrique Ortiz dijo...

gracias, Pussy, por tu comentario; sí, se puede aplicar a muchas ciudades (me gusta la comparación, sobre todo, porque da pie a muchas otras). Otro beso para usted.

Anónimo dijo...

Carmen dijo:a mí por el contrario me encanta ordenar papeles y carpetas viejas,siempre hay algo que ya tenías en el olvido.Pero Quique que no se te caiga el armario, hazlo con mas frecuencia y los que te seguimos disfrutamos leyendote.Un beso

Enrique Ortiz dijo...

je, carmen, a punto ha estado de caerse; lo único que me ha salvado es que es empotrado, que si no... Eso sí, las baldas están curvadas, peligrosamente curvadas. Muchos besos.

Aylandara dijo...

Recordar quienes fuímos...gran hazaña ésa...

A mí me da cierto temor mirar en los armarios, mejor dicho, en los armarios de los recuerdos...
Uno puede toparse con todos esos recortes, y gozar o "asustarse" de aquellas aficiones pero también puede encontrarse con sueños de niño incumplidos o promesas olvidadas...y éso, duele.

Elegiría estos versos antes de dormirme: "Cualquier instante de esta vida humana es un nuevo argumento que me advierte que el tiempo se desliza y no vuelve".

Saludos.

Alvy Singer dijo...

Buenisimo el último corte eh.

Enrique Ortiz dijo...

gracias, Aylandara; los sueños incumplidos, las promesas olvidadas son acusaciones directas, sí; qué terribles versos. Un saludo.
Sr. Singer, creo que ese corte es fundamental (al menos para mí). Saludos. Me alegra que le guste.

Olvido dijo...

Hola Enrique. Entrañable y melancólico post. Somos lo que recordamos y creo que también lo que olvidamos.
Buen día

Enrique Ortiz dijo...

sí, olvido, me acuerdo de aquello de Cernuda: "más allá de amor / quiero decírtelo con el olvido". Saludos.

Blogalaxia Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.