jueves, noviembre 30, 2006

Profesiones desconocidas: Fluffers

Hace un tiempo le dije a María que yo quería trabajar conduciendo el coche que va detrás de los enormes camiones que llevan encima piezas descomunales para las obras y que no van más allá de los 10 a 20 kilómetros por hora. Siempre he pensado que debe ser una maravilla de trabajo; esos conductores van con la ventanilla bajada, con un brazo fuera y fumando, ajenos por completo al estrés de nuestras carreteras.

Una de las mellizas de una prima mía dice que cuando mayor quiere ser "la que paga en el supermercado" y aunque lo que dice la niña se interpreta como "la que cobra", es decir, cajera, yo estoy seguro de que ella quiere ser la que paga, es decir, estar de compras todo el día, pagando incansablemente.

En fin, que hay profesiones para todos los gustos. Hace un tiempo, a través de un blog interesantísimo, Balada del elefante azul, descubrí que había una profesión que se llamaba "fluffer" (en castellano, estimulador) y que es una persona habitual en los rodajes de las pelis pornos y que se encarga de mantener "en forma" al actor porno, sea una peli hetero u homosexual.

Una completa definición de Fluffer la pueden encontrar aquí (con un montón de acepciones, al estilo del DRAE) y una guía completa de término en este enlace de la wikipedia.


Además, Fluffer es una película de 2001, cuyo argumento lo copio directamente de la primera reseña que me he encontrado: "Sean McGinnis (Michael Cunio) es un ingenuo recién licenciado de la escuela de cine, que viaja a Los Ángeles para conseguir introducirse en el mundo del celuloide. Un día, mientras buscaba en un video-club la película 'Ciudadano Kane' (Citizen Kane), por error acaba por llevarse 'Citizen Come' (algo así como 'Ciudadano Corrida'), protagonizada por el actor estrella del porno Johnny Rebel (Scott Gurney, actor que en la realidad también ha hecho sus pinitos en el cine X). Hipnotizado por Johnny, Sean conseguirá ver todas las películas de su ídolo, e intentará acercársele por todos los medios. Tras investigar sobre la productora de las películas de Rebel, Sean consigue un puesto como cámara en los filmes de Johnny. Pero en ese momento llega la decepción: a pesar de que Johnny Rebel triunfa como actor de porno gay, él se declara completamente heterosexual. Pero para poder dar la talla en todas sus actuaciones, Johnny necesita estimulación y entonces le pide a Sean que sea su 'fluffer', es decir, la persona encargada de que cuando llegue el momento de rodar una tórrida escena, el actor porno esté 'a tono' ".

Para ilustrar mejor los avatares masculinos (que el fluffer lleve vendada la muñeca demuestra que esta profesión, como todas, debe tener un reglamento rígido de seguridad e higiniene en el trabajo) de esta (al menos algo peculiar) profesión, les pongo este vídeo de homenaje a un fluffer veterano (que esté en inglés no es ningún problema):



Desde el punto de vista femenino, tenemos este corte de la serie "Who makes movies?" que parodia una serie de spots en contra de la piratería.



Hay otro más, que pueden verlo en este enlace.

Como ven, no deja uno de llevarse sorpresas, y más si se entera que esta profesión (como la de maestro guitarrero) está actualmente en declive por el empuje imbatible de la viagra. Como dice la veterana actriz Brittany Andrews: "...es cosa del pasado, de los 70 y 80; hoy sólo se utilizan los fluffers en las escenas de gang bang".

De lo que no me he enterado es si es necesaria una carrera al uso, un máster, osease, cómo se accede a esta profesión, peculiar y desconocida. Lo digo por si le interesa a alguien.


Technorati Tags:

8 comentarios:

Pussy Galore dijo...

pues ya está decidido, yo de mayor no quiero ser carterista, quiero ser fluffer :)

Enrique Ortiz dijo...

je, a mí también me ha gustado; creo que vamos a ser muchos muchas.

Aylandara dijo...

jajaja pillines!!!

Ya sé que decirles a esos alumnos cuyo "futuro laboral" está algo confuso, dadas las notas, el escaso interés por seguir estudiando o la falta de motivación por las carreras ya existentes.

Recibiré a los padres y les diré: yo es que le veo madera de "fluffer", podría ser una opción a tener en cuenta..

¿Qué cree usted Don Enrique, me arriesgo? ;-)

Un saludito.

Pussy Galore dijo...

Se me ha ocurrido que los fluffers son los mamporreros del género humano.

Enrique Ortiz dijo...

querida aylandara, por supuesto que debes arriesgarte, eso sí, debe proyectarles el vídeo del señor negro para que no se llamen a engaños, que debe ser muy duro tener vendadas las muñecas.

Sra. Pussy, me encantaaaa eso de mamporreros del género humano; es eso, justo eso. :)

cutilla dijo...

Este verano, un día q bajé a la playa, vi a un camioncito que iba despacio con un hombre sentado en la parte de atrás, en la carga, que iba abierta, se le veía muy relajado, se le veía feliz mientras colocaba los conos para separar los carriles de subida y bajada...en ese momento pensé q quería ser colocaconos...me pensaré si pasarme a esta nueva hoy descubierta, q debe ser bastante más divertida. Un beso

Francisco Ortiz dijo...

Y dicen que no quedan profesiones por conocerse...

Aylandara dijo...

jajajaja, tomo buena nota de su consejo ;)

Blogalaxia Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.