martes, noviembre 07, 2006

Un hombre sin patria, de Kurt Vonnegut

Fíjense ustedes por donde, el libro más fresco, estimulante, divertido y moderno que he leido últimamente es este, Un hombre sin patria, y lo firma Kurt Vonnegut, un americano que está a punto de cumplir 84 años.

Está compuesto por brevísimos textos (originalmente publicados en la revista In these times) de carácter variado en los que Vonnegut va haciendo un análisis fino, muy fino, de esto y de aquello, de todo lo que conforma el hoy por hoy, prestando especial atención a su país, EEUU, y a la política de Bush, además de a la literatura, la pintura, la ecología, la historia, etc... y lo que es más importante: a nosotros mismos. Muy bien editado, entre una sección y otra, se intercalan unas láminas inteligentes, lúcidas y divertidas.

Para hacerse una mejor idea del libro, y como Alvy Singer lo ha contado mejor de lo que podría hacerlo yo, aquí pueden leer su entrada, como siempre, brillantísima. También esta reseña de Rodrigo Fresán les puede abrir los ojos.

Por mi parte, haré de amanuense: les copio dos trocitos:


" Venga, vamos a animar el ambiente. Hablemos de sexo. Hablemos de mujeres. Freud dijo que no sabía lo que querían las mujeres. Yo sé lo que quieren: quieren tener mucha gente con la que hablar. ¿Y de qué quieren hablar? Quieren hablar de todo.
¿Qué quieren los hombres? Quieren tener muchos amigotes y quieren que la gente no se enfade tanto con ellos.
¿Por qué hay tantos divorcios hoy en día? Pues porque la mayoría de nosotros ya no tenemos clanes familiares. Antes, cuando un hombre y una mujer se casaban, la novia tenía mucha más gente con la que hablar de todo. El novio tenía muchos más amigotes a los que contar chistes idiotas.
Algunos estadounidenses, muy pocos, todavía tienen clanes familiares. Los navajos. Los Kennedy.
La mayoría de nosotros, sin embargo, cuando nos casamos sólo conseguimos ser una persona más para el otro. El novio gana un amigote más, pero es una mujer. La mujer gana una persona más con la que hablar de todo, pero es un hombre.
Cuando una pareja discute hoy en día, tal vez crea que es por dinero, o por poder, o por sexo, o por la educacion de los niños, o por lo que sea. Pero lo que en realidad se están diciendo el uno al otro, aunque no lo sepan, es esto: "¡No eres gente suficiente!"




"¿Qué quién es la persona más sabia que he conocido en toda mi vida?. Fue un hombre pero, por supuesto, podría no haberlo sido. Era el artista gráfico Saul Steinberg, que, como toda la gente que conozco, ahora está muerto. Podía preguntarle lo que fuera y, al cabo de seis segundos, me daba una respuesta perfecta en tono áspero, casi como un gruñido. Nació en Rumanía, en una casa donde, según decía, "las ocas miraban por la ventana".
- Saul, ¿qué debería pensar de Picasso? - le pregunté.
Pasaron seis segundos y luego me dijo:
- Dios lo envió a la Tierra para enseñarnos lo que significa ser realmente rico.
- Saul, soy novelista y muchos de mis amigos son novelistas, y buenos -le dije-. Pero cuando hablamos, siempre tengo la sensación de que nos dedicamos a dos cosas muy distintas. ¿Por qué será eso?
Pasaron seis segundos y luego me dijo:
- Es muy sencillo. Hay dos tipos de artistas. Ninguno de los dos es en absoluto superior al otro, pero uno es producto de la evolución de la historia del arte y el otro es producto de la vida en sí.
- Saul, ¿tienes un don? -le pregunté.
Pasaron seis segundos y luego gruñó:
- No toda obra de arte es producto de la lucha del artista contra sus propias limitaciones."

Y les copio esta perla:

"Un joven de Pittsburgh llamado Joe se me acercó con una petición: "Por favor, dígame que todo irá bien".
"Bienvenido a la Tierra, jovencito", le dije. "En verano hace calor y en invierno hace frío. Es redonda y está llena de agua y de gente. Como mucho, Joe, vas a estar aquí unos cien años. Que yo sepa, aquí sólo hay una norma: ¡Por Dios, Joe, tienes que ser amable!"


Technorati Tags:

8 comentarios:

Miriam G. dijo...

Gracias, tomo nota Enrique. Al ritmo que vamos tendré que dejar de dormir para poder leer todo lo que quiero.

Un beso, Miriam G.

Pussy Galore dijo...

lo tengo que pillar, Slaughterhouse 5 es uno de mis libros favoritos. Domestic Godesses me gustó bastante, este tiene buena pinta.

Enrique Ortiz dijo...

merece la pena el libro, miriam. Sra. Pussy, es el primer libro de Vonnegut que leo¡¡¡ y de hecho no lo conocía hasta hace unos días. Qué mal ejemplo. Cuente, cuente de esos libros, que ardo en ascuas.Gracias a las dos.

cutilla dijo...

Pues nada, otro mas a la larga lista. Yo no sé si soy la persona q mas pierde el tiempo o la que menos se organiza, pero no me da tiempo a escuchar todos los discos q pones, leer todos los libros de los q dejas buenas reseñas, ir al cine a ver todas las películas que me puedan interesar y alquilar aquellas q dejé sin ver....q estrés...Un beso grande a los tres. Tengo ganas de veros, muchas..

Enrique Ortiz dijo...

piensa que los discos los suelo ir en el coche; que los libros me da tiempo a leerlos porque ahora mismo tengo tiempo (mañana seguramente no). Y pelis no veo muchas, vamos, casi ninguna. De todas formas siempre he pensado que en un día hay tiempo para casi todo; 24 horas son muchas horas. Besos

Alvy Singer dijo...

¡Gracias por el enlace! Me alegro que haya disfrutado de la sabiduría y experiencia inigualable que ofrece Kurt Vonnegut.

Enrique Ortiz dijo...

gracias a ud, Sr. Singer. Un saludo.

Sora dijo...

Lo leí hace años. Ahora lo estoy buscando y no hay manera. Está descatalogado...

Una pena.

Saludos,

s.

Blogalaxia Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.