viernes, febrero 15, 2008

Del amor y los inodoros + Ajenjo y Cigarro + Mi vida sin mí y otras cosas del meter

Amor y baños

El Barón Rojo escribió ayer, a propósito de San Valentín, un post que me tiene emocionado (enlace). Con símiles toreros y futbolísticos, analiza la experiencia, el amor...

Además, el Barón ha puesto un vídeo que me ha dejado a cuadros. Veánlo, que no tiene desperdicio.




Ajenjo y Cigarro

No veo mucho la tele, no por nada (los tiempos en que para parecer interesante había que decir que uno no tenía tele, o no la veía, ya están lejanos), sino por falta de programas que me gusten. Terminados Los Soprano, la verdad, espero el estreno de Mad Men, muy recomendada por gente de absoluta confianza. Eso sí, siempre que puedo (y que salen), veo a estos dos en El hormiguero. No sé por qué, pero me hacen mucha gracia. Son lo que en mis tiempos decíamos unos pasaos. La disección, además, es muy fina.



Mi vida sin mí

No es que sea uno de mucho odiar, no señores. Eso sí, hay dos cosas que detesto:

1.- La gente que dice que no tiene tiempo, que está muy liada, la que se escuda en la corriente feroz que marca la esfera de un reloj para excusar un comportamiento o una falta de comportamiento ("no te he llamado porque he estado liadísimo", "estoy ocupadísima, chica, qué estrés", "ufff, qué agenda"). Pienso que el día es largo, que da para mucho y que llamar a un amigo, mandarle una tía en pelota por e-mail, no sé, quedar un rato, son cosas imprescindibles. Quien dice amigo, dice un vecino que nos cae bien, la family, qué se yo.

2.-La falta de hospitalidad. No me gusta ir a casas donde me siento incómodo. No es que pretenda ser tratado como un rey, no señores, pero me gusta la gente que hace que te encuentres cómodo, relajado, que tiene alguna atención contigo, un detalle, un gesto.

Dicho lo anterior, caigo en mis dos odios. Ando algo más liado de lo que me gustaría y estoy descuidando algo que me importa mucho: tratar bien, como se merece, a quien pase por aquí y se tome la molestia -que es bastante, créanme- de escribir un comentario (más si hay días en que blogger lo convierte en proeza). Así que dicho esto, pido disculpas por la falta de respuesta a la mayoría de comentarios de esta semana, y por la falta de comentarios propios en los blogs amigos, que me chiflan. Ni que decir tiene que pienso corregir tan mal comportamiento (ya he dicho que lo odio, o lo detesto)

El fin de semana viene con buena pinta. Tenía pendiente algo de mi cumple, y va a ser que es este fin de semana (tres verbos, ummm). Me voy a media mañana aquí, a pasar el finde. Es la primera vez que Mus va a un hotel-casa rural-hospedaje, así que ya les contaré. Como en la 304 haya una perrita bonita, estamos listos. El tiempo no me importa demasiado. Si ven la web, descubrirán que sirven un brunch, que como palabra no me gusta, pero como idea me parece irresistible: un desayuno de 4 horas, con dulce y salado, oséase, el sueño de alguien que no suele desayunar porque siempre es demasiado temprano. Y da la casualidad, que el brunch (de los cojones) termina a una hora perfecta para dormir la siesta, así ya me contarán... (A todo esto, por muy inglesa que sea la palabra -por lo visto, se pronuncia branch- yo le digo brunche, porque me suena a alemán, a fontanero alemán -en concreto- que recién levantado come para todo el día.

Lo que espero es que el brunche no responda al mismo concepto que aquello tan setentero de nuestras madres: la merienda-cena, misteriosa comida típica de un día desordenado que consistía, básicamente, en que te robaban una comida y, además, ni merendabas lo que te gustaba, ni cenabas lo que deseabas. Benet, hablando del pan con chocolate, escribió que la desaparición de la merienda era un momento clave en el paso del niño al adulto, en la formación de su gusto culinario.

Niñas, niños, muchas gracias por estar ahí. Les mando un abrazo fuerte. Délen gas.


Hace un año: El juego de las versiones: Come rain or come shine (I) por Charles, Sinatra, B.B.King, Holiday y Fitzgerald

Technorati Tags:, ,


Blogalaxia Tags:

10 comentarios:

Andrés dijo...

Yo también odio a la gente que dice "que no tiene tiempo"; les argumento que... tienen el mismo tiempo que tenemos todos, 24h al día, otra cosa es que se las organicen mal.

A tí, E.O., te lo perdono, dado lo prolífico de tu casa, y las horas a las que la abres.

Me ha encantado lo de J.B.; creo que me voy a comer el bocadillo de nocilla con mis niños, a ver si me siento más joven de cara a la inminente cuarentena. ¡Que lo pases bien! Am

Enrique Ortiz dijo...

Andrés, ha sido oir bocadillo de nocilla y me ha saltado el ordenador al completo, por la alerta que le tengo metida a la palabra Nocilla, qué delicia (últimamente había cambiado a Nutella). Oye, Andrés, ¿cuándo era tu cumple, que no lo apunté?. Un abrazo muy fuerte.

Anónimo dijo...

No puedo ver los videos que has dejado hoy, en este despacho nuevo son bastante más serios y estoy controlada algo más, pero si que he visto vuestra escapada, no sabía nada, que me alegro del regalo de cumpleaños pendiente, disfrutad mucho, os va a encantar, seguro. A mi a veces me viene el sabor del pan de la calle jardines (los bollillos de viena) con chocolate y mantequilla de aquellos años, que añoranza.Un beso enorme. Cuti

Miriam G. dijo...

Yo que soy lo peor lo digo. No argumento eso de que no tengo tiempo, si no que soy un desastre y que tenía que haber llamado hace meses o hace días o hace años...

Por ejemplo esta semana que tengo a Candela pachucha y dormimos fatal, ando todo el día zombi y he dejado un montón de correos sin contestar, no he llamado ni una vez a mi madre, y he actualizado el blog hoy después de tres días… Pero no ha sido por falta de tiempo ha sido por qué soy lo peor.

Un beso, Miriam G.

Manuel Márquez dijo...

Compa Enrique, tienes toda la razón en eso del "no tengo tiempo", pero es que es un deporte tan español (y supongo que de más latitudes) ese del justificarse (ya se sabe, a los malos "follaores", hasta los pelos...). Que pases un fantástico fin de semana (tiene toda la pinta de que, brunch, branch o bronch más o menos, así será que va a ser -como me ha "molao" ese encadenado de tres verbos; me lo apunto, si no te importa, para otras historietas....-), que te lo mereces.

Un fuerte abrazo.

Marsu dijo...

Pues yo no sé si me organizo mal o es que soy mala persona, ¡¡¡pero estoy más liada que un porro!!! Y al que no le guste....¡que no mire! Es que a mi edad he dejado de andarme con pamplinas. Soy como soy, y punto pelota.
Ahora, en casa siempre hay una copa, una café (un té si es la pelirroja) o lo que necesite un amigo. Eso es ley.

Todo el mundo se va de casas rurales o de Spas o a Disney o a cosas así. Me voy a montar un finde guay en cualquier momento. Me huelo que va a ser en Cantabria. Ya daré envidia, ya, que la estoy pasando yo, y mucha.
Que lo paséis bien. Suerte a Mus con la novia de la 304.

Raquel dijo...

Qué lo paséis muy bien y no madrugues mañana.

Ains, esa nocilla en su vaso de duralex mitad blanca y negra :-D.

Besos,
Raquel

Marsu dijo...

Por cierto, me he acordado; el otro día fui a donar sangre y me regañaron por no haber merendado...

Y puestos a decir maldades, yo tengo mis rarezas, y siempre estoy liada, pero a la pelirroja le va Eurovisión. JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAAJAJA.

el loco oficial dijo...

Hola Enrique!,
al principio me estaba "mosqueando" porque yo soy de esos que no ven la tele....y que conste que lo hago porque no me gusta..(intersante ya soy jajaja) y con lo del tiempo...pues me siento muy identificado...yo por mi profesión tengo mucho tiempo...y por eso muy poco...porque siempre tengo un montón de cosas y hobbies entre manos...
pero te entiendo cuando hablas de comentarios y blogs...yo tenía el mío abandonado hace dos semanas..hoy he roto el hielo y encima nuestra amiga Miriam me recrimina que esperaba más..jajjaa
Espero que te lo pases muy bien. Un abrazo.

Jesús Alonso dijo...

¿Pero bueno y si uno no tiene tiempo qué? Lo peor no es no tener tiempo sino ponerse pesado y repetirlo. Aunque no tengo tiempo, cuando lo tengo vengo por aquí a recibir estímulos. Ahora mismo me voy a comer una barra de pan con chocolate. Creo que noy que crearse la obligación de hacer comentarios blogueros. Como decía Rafael el Guerra refiriéndose a su amistad con Juan Belmonte: "somos tan amigos que podemos estar seis horas seguidas sin decirnos ná".

Blogalaxia Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.