martes, junio 19, 2007

Eloy Fernández Porta (vía Alvy Singer)

Uno de los motivos por los que (personalmente) soy defensor a ultranza de esto de los blogs es por el suministro voraz de información (hay que dosificar, claro) que conllevan y con ese suministro el aprendizaje, la formación, el deslumbramiento, la admiración y las pistas que uno puede seguir o no, pero que (seguramente) nunca habría encontrado vía los medios tradicionales. Eso es importante por las posibilidades que se abren ante uno.

Es pronto para un diagnóstico por mi parte, pero sí tengo que hacer hoy una pausa para decir que me ha bastado un sólo texto para saber que entre mis próximas lecturas tiene que incluirse obligatoriamente a Eloy Fernández Porta, sus libros de relatos Los minutos de la basura y Caras B, y, sobre todo, su reciente Afterpop. La literatura de la implosión mediática, que publica Berenice.

Y ha sido Alvy Singer el que tan sabiamente me ha señalado este camino, escribiendo que con Fernández Porta el mundo es menos miserable. Alvy, desde su extrema juventud, no sólo es muy talentoso y muy inteligente, es implacable y voraz, atentísimo a cualquier señal de modernidad (él diría postmodernidad) en la literatura, en la música, en las series, en las pelis y en los cómics. Brillantísimo Alvy, sólo puedo decir que es un gustazo leerlo y que es la admiración la que guía el ratón hacia su blog. Alvy ha puesto los dos textos de Fernández Porta que copio hoy aquí y les ha puesto una etiqueta exacta, hermosa si se para uno a pensarla: Terroinfo, que creo que es la sección de Quimera donde se publican los textos.

Guardad cinco minutos de hoy para leer estos textos. No os vais a arrepentir. Brillantísimos.

Niños, niñas, me llena de orgullo y satisfacción traer aquí, agradeciéndole al joven Alvy Singer su mediación, a Eloy Fernández Porta hablando de Literatura y mujeres maduras y haciendo un recorrido por una aventura del CSI en Puertollano o deVolver, esa peli de Pedro Almoneda, que en sus propias palabras "te gustará si te gusta el glamour del INSERSO, los anuncios de Fabadas Litoral, las letras de Michael Bolton, el popper"

UNO.- TOP 3: MARU'LIT

Es sabido que el personaje más recurrente en las obras galardonadas con grandes premios literarios es la mujer madurita que se busca a sí pispa en un camino de perfección interestual y sensitivo. Este tipo de novelas, que bien pudieran llamarse Maru'Lit, conforman un subgénero tan lucrativo como menospreciado por el establishment cultural. Pero, ¡cuidado!: también hay libros MUY BUENOS escritos por GRANDES AUTORES que tratan el mismo tema. ¿Cómo distinguir, entonces, las High-Marujas de Alta Literatura de las vulgares maris escritas dineribus? Lea estas tres sinopsis de OBRAS MAGNÍFICAS de nuestras letras y entenderá enseguida la diferencia:

María del Carmen Sotillo o la mujerona tardofranquista. Mujer de orden, pariente y sufrida, ella sólo pide "una poquita de Inquisición", obediencia a los mandos, boleta para los extranjeros y una bomba atómica perfeccionada que "matase sólo a los que no tienen principios". Suspira por un apuesto estraperlista de Falange y la trae a mal traer el cenizo del Mario de su santo, con esos libracos de pobres que me escribe y esas veleidades parademocráticas que contenta me tiene. Su devastador stream of conscioussness pucelano -trescientas páginas de bilis mercurial y amarguillo nocturno- ha sido usado como modelo por bandas de grinding hardcore como Napalm Death o Wolf Eyes. Cuando llegó la democracia el libro se siguió leyendo mucho, pero como entonces ya no quedaba bien que la tía fuera la mala, el autor se puso a decir que los dos personajes "son más complejos de lo que parecen". Un poco como Forges, que hace unos años le dijeron que ya no se valía hacer chistes sobre gordas que blanden un rodillo y se puso a dibujar mujeres Cosmo que leen novela en un sofá de diseño mientras el marido está viendo el fúrgol.

Palmira Gadea beyond the parterre. Una aristócrata andaluza se da un rulo dos metros más allá de la verja y descubre que existe gente no pija. Sobrecogida por su hallazgo, se embarca en una cruzada benéfica para llevar la pijedad a los no conversos que viven en el error. En la primera parte se hace de Cáritas Diocesana y revive a una niña moribunda dándole a oler un frasco de Carolina Herrera (Nuyórk). Hacia el final se enfrenta a las hordas caníbales del Frente Patriótico Ruandés, que huyen despavoridas: las horquillas de Llongueras son un arma letal. Reflexiva y autocrítica, Palmira ostenta el récord nacional de maru-aforismos cheesy en pista cubierta: "La sangre tutsi no huele distinto de ninguna otra"; "Ahora creía en el prodigio del ruiseñor y san Virila"; "Sintió de súbito miedo como quien despierta de un bello sueño y tropieza de manos a boca con una realidad aciaga".

Celia Cecilia Villalobo o la redención según Hermida. "¡Todo lo maruja que se quiera, pero dueña de mi destino y de mi vida!": tal es el grito de batalla de esta heroína de couché, secretaria -y acaso amor imposible- de un ilustre escritor difunto. Sus referentes culturales son el Diezmi [sic.] y el eslógan de colonia Brummel, pega cortes del estilo de "Puede que yo me ponga borde, pero tú es que te me has puesto Cortefiel, con ese bleiser verde musgo" y compara la Existencia con el programa de prelavado. La narración está enmarcada por sus dos intervenciones en el programa de Jesús Hermida, al que acude para darse pisto primero y para encontrar su verdadero yo interior después. Para que pareciera una parodia el autor intercaló algunas expresiones pseudofilosóficas como "la piedad clasificatoria y taxonómica", que también parecían sacadas del Diezmi, e incluso escribió un hilarante artículo titulado "¿Existen las marujas?", donde venía a decir que un respeto y que quien se descojonase o descojonare de su novela, sexista será.


DOS.- LA MAMA CADÁVER. DeVolver (Una aventura de CSI: Puertollano)

Director: Pedro Almoneda. Intérpretes: Penélope Cruise, Carmen Maula, el espíritu de Anna Mañana, unas paisanas de Puertollano y la chiquilla esta rizosa que no caigo ahora cómo se llama y que no abre boca en toda la peli, sí hombre, la que hace así con el pelo y qué aires se da la niña, se cree que tiene más clase que Chus Lampreave, ¿sabes cuál te digo? Sinopsis: Nuestro manchego más universal vuelve a deleitarnos con otra sublime lección de puro cine, sabia condensación de melodrama clásico, neorrealismo itálico, posfeminismo de rebequita, comadreo rijosillo y playback llorón. Una línea de diálogo: "Te has enterao qué escándalo (¡cuenta, cuenta!) y es que el marido de la Puri violaba a su hija el malandrín (¡ah!) y la pobre tuvo una hija a la que también estupraba su padre adoptivo (¡uh!), o bueno, en realidad no, porque ella lo mató antes (¡bravo!), y entonces la madre metió el cadáver en el frigo (¿con la merluza?) no, con los embutidos, pero cuando entierra al marido va su madre (la de ella) y vuelve de entre los muertos, y allavonses..." "¡No digas más! ¡Este es un caso para los chicos de CSI!" Por qué hay que verla: Por el inmenso talento del cineasta para la dirección de actrices coral, logrando que en una misma escena una se pede, otra se mee, otra moquee y otra reviente de puro vieja mientras la de más allá va repitiendo qué vista esta -doce veces, sin pisarse con las demás. Una escena para el recuerdo: Los detectives de CSI analizan las colillas del canuto de una paisana: "¡Oyes, nada mal esta maría! ¡Tráete otra muestra que compare!" Aluego examinan la orina de Pe: "¡Entonces era cierto! ¡No es Chanel: es colonia de Perfumerías Fernández! ¡Sigue fiel a sus raíces españolas!" Por fin, la comida típica que prepara Carmen Maula: pisto de potaje relleno de chistorra con molleja en sangrecilla en su punto de salazón. "¡Le falta ajo! ¡Nos vamos acercando a la Verdad, compañeros!" "¡Jefejefe, ¿puedo examinar lefas?" "Mejor examina las flatulencias de Maula. Aquí no hay lefas, becario: este pueblo pertenece a las mujeres poque ellas son la tierra nutricia, ellas son el pisto y el pan, y donde esté una madre que se quite tó y... y..." Te gustará si te gusta... el glamour del INSERSO, los anuncios de Fabadas Litoral, las letras de Michael Bolton, el popper. La mejor réplica: "¿Por qué llora, jefe? ¿Porque la mujer enferma de cáncer morirá sin saber qué fue de su madre?" "¿Porque la ancianita solitaria no tiene quien la cuide?" No, lloro de ver a Pe haciendo karioke en un restorán!" El punto débil: No salen toreras en coma ni monjas con sida. El happy end: "¿A ver esa lágrima... ¡pero jefe! ¡Los datos indican que su lágrima copntiene un treinta por ciento de novela rosa, otro treinta de bolerazos a lo Luis Miguel y varias partes de nostalgia de la Movida, efectismo de saldo y suspirillos lorquianos!" "¡Eh, colegas! ¡Caso resuelto! ¡El jefe es un modosito de aúpa!" La crítica norteamericana ha dicho: "Una vibrante alegoría de la democracia y del mus en un país de mierda con molinos pintorescos, dirigida por el hijo latino de Douglas Sirk".

Otro par de textos de Eloy Fernández Porta se pueden leer aquí y aquí.


Hace un año: Un final: Cinema Paradiso

Technorati Tags:

Blogalaxia Tags:

12 comentarios:

Miriam G. dijo...

Lo leeré de nuevo más despacio, pero no termino yo de cogerle el puntito a este señor. QUe tengas un buen día Enrique.

Un beso, Miriam G.

Cayetana Altovoltaje dijo...

Desde ya me declaro fan fatale de este crack. Yo también devolví con Devolver, y eso que me encanta el glamour del IMSERSO.
(PD: gracias por tu comentario, los deshabilité por pudorcito)

Marsu dijo...

No puedo, es demasiado, yo necesito más de cinco minutos y no los tengo seguidos. Pero queda para tiempos más tranquilos. Graciassss por tu "suministro voraz de información".

Enrique Ortiz dijo...

Gracias, Miriam; piensa que tiene mucho punto, inteligencia y astucias, además de mucha rapidez mental. De todas formas, es posible que no guste, eh. Un beso, Miriam.

Jejeje, gracias, Caye, sabía que te iba a gustar, desde luego que es un crack. Ya te diré cuando me enchufe el libro Afterpop. Tu texto me pareció magnífico, me encanta, estoy como loco. Un beso, Caye.

Gracias, Marsu, pero no te lo pierdas cuando tengas un hueco: merece la pena. Este blog no suministra demasiado, desgraciadamente, a ver si puedo mejorarlo un poco, pero en ello estoy. Gracias y un beso.

Miriam G. dijo...

Ahora entiendo yo porque después de tirarme 20 minutos redactando mi comentario, de repente Caye, ya no podía dejarlo, ¿pero que le has dicho a la chiquilla Enrique?

Un beso, Miriam G.

Anónimo dijo...

Muy gracioso, acertado, irónico...vista asi la pelúcula del manchego tiene mucho más punto...un beso. Cuti

Enrique Ortiz dijo...

A mí no me escribes comentarios de 20 minutos, Miriam, sniffff. No le he dicho nada, salvo que me ha encantado. Un beso, :)

Gracias, Cuti, la verdad es que tiene una visión acertada y distorsionada, perfecta, inteligente. Un beso.

Pussy Galore dijo...

muy bueno, esta en mi lista de compras para mis ya cercanas vacaciones.
Por cierto, que se ha muerto el Fari, Enrique! RIP :(

Enrique Ortiz dijo...

Ayyy, Pussy, ya he visto lo del Fari :(. No somos nada. Me alegro de que vacacione pronto, aunque la echaré de menos, y me alegro de que le interese ese libro. Un beso, Pussy.

Miriam G. dijo...

¡Que no te escribo comentarios de 20 minutos! ¡Que no te los escribo! ¡Pero que poquísima vergüenza!

Un beso, Miriam G.

Alvy Singer dijo...

Oiga uste que estoy de exámenes y no se dan LAS GRACIAS COMO SE MERECEN. De veras, esto es BELLÍSIMO. El problema es que no se estar a la altura de estas cosas tan bonitas. De verdad se lo digo.

Ayer Fernandez Porta charlo en el Silenci de la televisión catalana y dio mas pistas sobre su teoría del afterpop. Dijo, vaya sintetizó, que un ejemplo muy claro de ello es la subasta del lote 49. Y si hay algun héroe en la sala es EFP. No lo duden.

Enrique Ortiz dijo...

Jejeje, Miriam, esa expresión me encanta: Pero qué poquísima verguenza. Un beso, gritona.

Alvy, ud. siempre estará a la altura y las gracias para ud, por descubrirnos autores como EFP. Así que no se preocupe y a ver si termina los exámenes pronto y con buenas notas :). Un abrazo, Alvy.

Blogalaxia Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.