viernes, diciembre 01, 2006

Un día cualquiera: Pussy Galore + Los Planetas + Karmelo C. Iribarren

Los días laborables, que diría Gil de Biedma. Los de todos los días, los que importan, los que saben de nosotros.

La poética, casi siempre épica, de los días normales. Su color, sus sabores y su olor a casa, a comida haciéndose en la hornilla, a ese sol que se cuela por el salón e ilumina una planta que está encima de la mesa.

Esa épica de lo cotidiano siempre me ha interesado. En música, en literatura, claro, y en fotografía y pintura.

Ayer, un post magnífico de Pussy Galore me recordaba ese tipo de días, me acordaba de canciones, de poemas, que traigo aquí con la firme intención de poner más y añadir los que ustedes ofrezcan. Esta es la entrada de Pussy Galore, que copio:

Un día cualquiera como hoy

Cepillarme los dientes con el cepillo eléctrico. Lavarme el pelo con el champú protector para cabellos teñidos. Desayunar leche con avena y un café. Pillar el bus por los pelos. Leer el Guardian. Llegar tarde al trabajo. Catalogar libros de inglés para extranjeros. Descargar en el usb el Firefox portátil. Pasear por mis blogs de cabecera. Dar una vuelta por e-bay. Comprar un disco de Grauzone cuando quedaban 15 segundos para que finalizara la subasta. Revisar los nuevos lanzamientos de Piccadilly Records. Escribir dos e-mails. Reservar el libro Nightmare, USA: The Untold Story of the Exploitation Independents hasta que se edite en Enero. Acudir a un meeting. Comer sopa de apio y stilton. Leer Ripley's Game. Escuchar los nuevos cotilleos del trabajo. Sacar una foto. Comprar unos guantes de cuero blancos. Tomar un café. Leer el Wire. Ir al gimnasio. Hablar con mi madre. Abrir el correo. Colgar en el corcho la invitación del Sábado para Velvet. Descargar las fotos de la cámara. Retocarlas con el Photoshop. Exportar las mejores al Flickr. Bajarme las canciones posteadas en Dream Chimney. Pasar las que más me gustan al i-pod. Buscar información de esos grupos en discogs. Vaciar la Recycling Bin. Escuchar Slow Motion Disco. Pasar a mp3 tres de sus canciones. Cocinar un rissotto de setas. Regar las plantas. Pintarme las uñas de rojo. Ver un programa de Fidel Castro. Escribir este post".

Los Planetas, quizá en una de sus mejores canciones -"Un buen día"- también no contaron un día cualquiera. Esta es la letra y pongo el vídeo (que no me gusta) porque no encuentro el disco (grrr):

Un buen día

Me he despertado casi a las diez
y me he quedado en la cama
más de tres cuartos de hora
y ha merecido la pena
ha entrado el sol por la ventana
y han brillado en el aire
algunas motas de polvo
he salido a la ventana
y hacia una estupenda mañana.
He bajado al bar para desayunary he leido en el marca
que se ha lesionado el niñato
y no me he acordado de ti
hasta pasado un buen rato.
Luego han venido estos por aqui
y nos hemos bajado
a tomarnos unas cañas
y me he reido con ellos.
He estado durmiendo hasta las seis
y después he leido
unos tebeos de spiderman
que casi no recordaba
y he salido de la cama
he puesto la tele y habia un partido
y Mendieta ha marcado un gol
realmente increible
y me he puesto triste
el momento justo antes de irme.
Habia quedado de nuevo a las diez
y he bajado en la moto
hacia los bares de siempre
donde quedaba contigo
y no hacia nada de frio
he estado con Erik hasta las seis
y nos hemos metidocuatro millones de rayas
y no he vuelto a pensar en ti
hasta que he llegado a casa
y ya no he podido dormir
como siempre me pasa.




El poeta Karmelo C. Iribarren (San Sebastián.1959) también ha retratado estos días, quizá toda su poesía (Seguro que esta historia te suena. Poesía Completa (1985-2005)) no sea sino un intento por hacer un retrato, realista y descarnado, de esos días. Pongo dos poemas.

Carnaza

Lo primero que he hecho esta mañana
nada más levantarme del sofá,
ha sido beberme una cerveza fresca,
helada, y eructar como un bárbaro.
Luego, una vez comprobados los destrozos
-físicos, psíquicos, monetarios,
y de todo tipo- de la última escaramuza,
me he sentado a la máquina.
La muy puta estaba fría de cojones
y no había manera de ponerla a punto.
Al final, a fuerza de soltarle
obscenidades, se ha dejado tentar.
El resultado, como veis, es lamentable.
Pero los críticos también tienen que vivir.

De La Condición urbana. (Renacimiento. Sevilla.1995)


Sencillo

Verás,
es muy sencillo:

Los lunes
martes
miércoles
jueves
viernes,
son la vida.

Los sábados
no son más
que una efímera
ilusión.

Y los domingos
nos sirven
para encajar
bien
todo esto.

De Desde el fondo de la barra. (Línea de Fuego. Asturias. 1999)

Si puedo (el ordenador está loco) les pongo algo más tarde una canción; si no, pues buen fin de semana.


Technorati Tags: , , ,

16 comentarios:

cutilla dijo...

Bueno, pues la verdad q cuesta encontrar la èpica de los días cotidianos (al menos a mi), aunq se haga un esfuerzo por verlos únicos. Precioso el poema "sencillo". La canción de Los Planetas es estupenda, desde mi punto de vista de una de las mejores épocas de Los Planetas Buen fin de semana a los tres. Un beso

Pussy Galore dijo...

uy, cuando he visto el título del post he pensado que se refereriría a Pussy Galore el grupo. Me he sonrojado un poco, porque dudé mucho sobre colgar ese post.
Un beso y buen fin de semana!

Enrique Ortiz dijo...

Cuti, lo de la épica es justo por eso. Sra. Galore, no le he perdido permiso, pero no se sonroje, es uno de los mejores post que he leído. Es una maravilla. Gracias y buen finde.

Ana Pérez Cañamares dijo...

Quizás un poco traídas por los pelos, en este caso, pero la verdad es que me gusta el tema, y me apetece aportar dos visiones, aunque sean tangenciales...:

I
Este día de hoy
como a una manzana quiero morderlo
con un bocado amoroso y firme
que haga justicia
a la promesa de su cielo
a los sonidos del otoño
que voy a cruzar, una vez más,
joven.

II
Todo eso que te abre el pecho
y te pasa de página
como un golpe de azar inmerecido

el olor del jazmín o de la leña
al doblar la esquina

la risa de tu hija
cerrando las heridas abiertas
por la duda

el mar al final de un largo viaje
por carretera
desde mesetas de polvo y rutina

una nube henchida de promesas
de olor a lluvia futura

todo lo inesperado
lo que por sí solo no sería nada
pero de repente confluye con alguna capa de tu ánimo
-no necesariamente la más visible-
traduciéndolo
y añadiendo algún adjetivo preciso

un niño que cae y se levanta
te mira con un color de ojos
para el que no encuentras nombre

una mujer guapa que te mira desde un escaparate
y eres tú -¡eres tú!-

esa borrachera a deshoras
que te coloca en el centro del universo

todo lo inesperado
lo que introduce un giro argumental
contra tus expectativas
tus prejuicios
vida en la muerte de los pensamientos

lo que te hace pensar
qué sabes tú de la vida
nada
nada sabes entonces de la muerte

Y en la muerte quizás te espera
la mayor sorpresa de tu vida

Un saludo, y enhorabuena por el blog.

Ana

Alvy Singer dijo...

Easotnellisiano de lo de Pussy.

Enrique Ortiz dijo...

Maravilloso poema, Ana, del que creo que debes ser la autora. Me gusta muchísimo y, desde luego, enhorabuena a ti por tu blog, del que paso a ser asiduo. Un saludo.

Sr. Alvy, está usted magnífico últimamente. Un saludo.

Athos dijo...

Me adhiero a enrique ortiz.
Felicitaciones por el blog.

Aylandara dijo...

Varias cosas:

Ha despertado la curiosité con esa entrada de pussy galore. Naturalidad mezclada con una brevedad descriptiva que llega.
Genial post señorita. Otra ventanita por la que asomarse..

Los planetas, guauuuuuu!!
Me has traído recuerdos de una etapa ya algo olvidada, la canción "cada vez" del album medusa, me devuelve tantas cosas....

El poema "sencillo", pistonudo.
Una forma muy breve, real y sensata de ponerle etiqueta a los días. Cada cual luego, afortunadamente, adereza esa rutina con su esencia.

Enrique, Enrique..que esos "marditos roedores" no nos dejen sin las consiguientes alegrías para nuestros globitos oculares ;)

Un saludito.

Ana,impactante poema y fantástico blog, una de las frases del perfil dan sentido a todo lo que encontramos después.
Mis aplausos.

Ana Pérez Cañamares dijo...

Bueno, gracias a todos por los piropos al poema... Después de un día de los malos, un final de los buenos... La cuenta me sale a favor.
Un abrazo,

Ana

Enrique Ortiz dijo...

gracias athos (ya he visto tu perro mundo), aylandara y ana; geniales todos los comentarios y yo más contento que unas pascuas (bien pensado este dicho está algo antiguo, no?). Un abrazo fuerte a los tres.

Anónimo dijo...

Me ha hecho gracia esta entrada sobre anotar las acciones cotidianas, pues justamente ayer me levanté con la decisión de crear un blog en el que volcar todos los sueños que fuera teniendo. Y eso hice.

Igual no le encontrais relación, pero yo sí. Vosotros habeis "desnudado" ante el mundo vuestros días y yo mis noches (bueno, de momento sólo una, acabo de empezar).

Un saludo.

Enrique Ortiz dijo...

En todo caso, Phantomas, habrá que leerlo; je, el primer blog de sueños, suena bien. Un saludo.

Francisco Ortiz dijo...

Captar la profundidad de lo cotidiano es labor de gente con muchísimo talento. Los admiro.

Miriam G. dijo...

Los días cualquieras pueden ser los días en los que las cosas cambien. O al menos eso entendí que decía una canción que se titulaba así: "Un día cualquiera"

Un beso, Miriam G.

iamsogreat dijo...

Tienes un blog interesante, y ademas Un buen dia es una de mis canciones favoritas asi que solo por eso me pasare algun otro dia...

Saludos.

Enrique Ortiz dijo...

gracias, iamsogreat; serás siempre bienvenido. Un saludo.

Blogalaxia Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.