martes, diciembre 05, 2006

Burger King y la publicidad

En los últimos tiempos Burger King está desarrollando una publicidad muy agresiva, que roza lo admisible y casi lo esperpéntico.

Hace muy poco, para anunciar una hamburguesa grande, en las vallas publicitarias, decían: "Más grande que tu casa", coincidiendo con aquella época de crisis institucional por el lanzamiento de la idea de los mini-pisos desde el gobierno.

En la televisión pasan actualmente un anuncio en el que se ve al supuesto King en una zapatería. Al exhibir un pie enorme, una señora que está mirando se queda sorprendida; el King la mira y con las dos manos extendidas señala un tamaño con un gesto que es que el que todos utilizamos para señalar un pollón; la señora se sonroja.

Hace dos o tres semanas el mismísimo Ministerio de Sanidad pedía a Burger King que retirara la publicidad de la nueva hamburguesa XXL (de 971 calorías) que se refería, con mofa, a la opción de ser vegetariano.

Ahora, Burger King riza el rizo y lanza la Triple Whopper (aquí podeis ver una foto de este producto) y refuerza, si cabe, con una publicidad mucho más agresiva a la doble whopper con el lema "Yo soy un hombre" y con un despliegue publicitario que incluye un spot y una página web en forma de blog (admite comentarios) que se llama Manthem en cuya parte superior puede leerse: "Manthem es un himno a la libertad de expresión. Es un tributo a todas aquellas personas que disfrutan de su capacidad de elección en la vida.". El anuncio ya ha provocado al Ministerio de Sanidad, y a muchas asociaciones feministas. Este es el anuncio:




Un análisis inteligente y que va más allá de la posible censura o el rechazo que, lógicamente, podemos sentir ante esta publicidad, lo hizo el pasado jueves en El País Vicente Verdú en un artículo titulado El periodismo de marca que pueden leer aquí.

Entre otras cosas, dice: "La XXL de Burger King con 971 calorías, equivalentes a nueve platos de macarrones con tomate, provocó la orden del Ministerio de Sanidad para que su publicidad se retirara. Como consecuencia inmediata, aumentó la publicidad de Burger King. Si el hirsuto ministerio de la señora Salgado no prohíbe los miles de platos de macarrones con tomate que sirven en los colegios, ¿por qué la toma con Burger King? ¿Para aumentar su notabilidad? ¿Para castigar la arrogancia? El resultado, efectivamente, es que mitigado el primer efecto, Burger King haya recobrado protagonismo mediático lanzando ahora la "triple whopper", que no sólo rebasa las 900 calorías sino las 1.000."

"No hay interés por una marca si la marca no protagoniza un papel interesante en alguna historia real. Las peripecias de una compañía, sus conflictos, sus invenciones, sus intrigas, pasan a ser elementos de una posible narración, al modo de un telefilme, un reportaje de denuncia o el atrayente contenido de un blog, un flog o un webisode."

Sin embargo, más allá de la venta, de la utilización de una publicidad agresiva y efectiva, habría que apelar a la responsabilidad de la empresa, a la imagen de la compañía. En un mundo occidental en el que la obesidad es ya un problema, utilizar este tipo de publicidad es algo que, si bien actúa de modo implacable en un presente (ventas) está empapando el posible futuro de la compañía y del producto (ventas futuras) pues no hay una implicación en la educación nutricional de la población, sino todo lo contrario. Pero Burger King parece tener claro que no van por ahí los tiros de su desarrollo.

Y tú, ¿qué opinas?


Technorati Tags: , ,

12 comentarios:

eduardo dijo...

La verdad es que, al margen de lo mala que es la canción, al tío del anuncio hay que entenderlo. ¿habéis visto qué mierda le sirvieron en el centro de un plato enorme ? Y eso que no nos han dicho, pero nos podemos imaginar, lo que le iban a clavar por eso.
Y ya fuera de tonterías, lo del anuncio me parece una pasada, no hay quien se crea que puedes entrar en el Burger y salir en 5 segundos con un pedazo de hamburguesa en la mano sin esperar cola ni pagar. Claro que a lo mejor la cosa consiste en no echarle ni ketchup ni mostaza. Haremos la prueba

Miriam G. dijo...

A mi la publicidad me resbala, intento educar a mi hija para que a ella le resbale también. No veo que ninguna otra posibilidad a mi alcance.

Vamos que ni me he indignado, ni me he preocupado, ni nada de nada. Será que tengo horchata por la venas. O que me hija ha sacado el diente de sus padres. Y mientras la llevemos a los bares y al preguntarle que quiere de comer siga diciendo jamón este tipo de cosas no me va a quitar el sueño. (¡Por favor Dios mío que tarde en pedirme vino!)
Yo voy al parque con el bocadillo hecho de casa, no le compro un bollicao por el camino. Por eso mi hija prefiere el chorizo a la bollería industrial. Las cosas son así de fáciles.

No vuelvas a preguntarnos que opinamos Enrique, que me embalo. ;-)

Un beso, Miriam G.

Anónimo dijo...

el anuncio es tela de surrealista, tanto que me he partido de risa. A mi lo de la hamburguesa en si no me parece mal, lo de ofertar platos incommensurable de comidas es algo que se hace a menudo. Me estoy acordando de mi última visita a España, con dos bodas y un incremento de 4 kilos, aunque lo mejor fue un plato de migas que me tomé en Trevélez que incluía una trucha regorda, 2 chorizos, 2 morcillas, tocino y unas uvitas para darle un caracter "sano" al plato. Me lo comí entero, por supuesto. Lo que me jode es sobre todo las campañas que hacen para utilizar a los niños con payasos y regalos. Son listos los jodios.... saludos

funes dijo...

ah! que se me ha olvidado ponerlo en el comment anterior, soy Funes, saludos!!

Enrique Ortiz dijo...

eduardito, las colas hay que hacerlas y echarle mostaza al estilo pichanube, osease, tras cada bocado.
Funes, cabrón, qué boca tienes; eso sí, hoy por hoy, tras tu tesis, te lo mereces, amén de una buena barralibre.
Miriam, me alegra mucho lo que me cuentas y, créeme, coincido con tu hija. :))

cutilla dijo...

Como tu bien decías: "de la piel pa'dentro mando yo"..pero lo mejor, es q cuando te haces mayor aprendes a apreciar todo lo q te enseñaron tus padres, osease, los platos de Miriam o de funes, mientras, lo malo, es q han caído varias de esas, aunq un poco más pequeñas. Un beso

Pussy Galore dijo...

Lo peor es que el producto es enfocado a niños. Boicot al Burger!!

Enrique Ortiz dijo...

eso, biba el jamón y hang the dj of the burger

Anónimo dijo...

¿No os da un poquito de vergüenza a los hombres, ese anuncio?.Al menos un poquito

Enrique Ortiz dijo...

querido anónimo, no creo que se trate de eso; a quien debería darle verguenza es a la compañía Burger King; que se utilicen ciertos estereotipos masculinos en aras a no sé que tonturas no debe avergonzar a los hombre; es como cuando se utiliza a la mujer para anuncios vacíos. Es lo mismo y, claro, las mujeres no sienten verguenza porque no son así. Un saludo.

Francisco Ortiz dijo...

Que dan comida como quieren y parece mentira que seamos tan tontos que necesitemos que un ministerio nos diga qué hay que comer.

paola dijo...

no me parece que de un mal mensaje, hay que tomarlo con humor. a mi me gusta mucho Burger aunque haya mucho más mcdonalds en buenos aires por todos lados. esas comidas nos gustan a todos y también sabemos que no es sano y no es para comer a diario

Blogalaxia Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.