martes, noviembre 06, 2007

Afterpop, de Eloy Fernández Porta


No saben ustedes cómo agradezco a Alvy Singer que me pusiera sobre la pista de Eloy Fernández Porta. Aunque todavía no he podido leer sus dos libros de relatos (mi librero no los consigue, ignoro el motivo), me basta con este Afterpop para certificar aquí que nos encontramos ante un autor imprescindible (hay pocos, muy pocos) para comprender qué está pasando no sólo en el mundo de la literatura, sino en el de la cultura en general. (Ya puse por aquí un texto delicioso de este autor: enlace) Y por cierto: Alvy Singer acaba de participar en una mesa redonda sobre la llamada Generación Nocilla y tal como escribe Vicente Luis Mora, tenemos mucho Alvy o Pablo Muñoz por delante (enlace), cosa que está clara en cuanto se leen un par de posts de su blog.

Difícil, exigente, profundo, brillantísimo y divertido, muy divertido, son los adjetivos de este Afterpop, que lleva por subtítulo La literatura de la implosión mediática.

¿Qué nos ofrece Fernández Porta? Una tesis, difícil de simplificar, en la que analiza la introducción del elemento pop en la cultura actual, diferenciando un alto pop y un bajo pop o, mejor dicho, una Alta cultura pop y una Baja cultura pop. El análisis de esa introducción, con sus tensiones críticas y de recepción por parte del público, en el cine, en el cómic, en la literatura, son el corpus de este libro que es absolutamente imprescindible y explico por qué.

La crítica, académica y ortodoxa per se, no puede llegar a determinados libros, a algunas propuestas de nuestros escritores más jóvenes y ello, desde mi punto de vista, por un motivo simple: siendo el planteamiento inicial fallido, no puede (tampoco quiere) comprender y, por ende, es imposible que haga que el público se interese por esas propuestas, y ello si estimamos que la función del crítico, como creo, es, entre otras, la de servir de intermediario privilegiado entre el escritor (cineasta, etc) y el destinatario final o público. (Claro está que hay otras funciones del crítico, como la de Fernández Porta -también Vicente Luis Mora, Pablo Muñoz- que es la de saber interpretar qué coño está pasando, sólo eso). Ejemplo de esta ceguera crítica hay varios en este libro: por ejemplo, el binomio De Prada / Loriga, cuando este último fue rechazado desde algunos foros críticos por hablar de lo que realmente hablaba la gente de su edad: de rock, de cervezas y de motos (es simplón, sí, Loriga es más que eso, pero he intentado hacerlo gráfico), lo cual llevó a Loriga a decir algo, para mí muy importante, y que recoge Fernández Porta en el libro: "Aquí para escribir hay que ser de Cuenca, profesor de universidad y cejijunto".

Y digo que eso, que se dijo en una entrevista, es importante porque viene a subrayar el núcleo esencial de lo que se plantea en Afterpop: la idea de la literatura, la novela, como depositaria de unos valores eternos, supremos y elevados, que debe salvaguardar a toda costa; incluso, con el precio de alejarse radicalmente de lo que, de nuevo simplificando, llamo vida. Si Loriga se quejaba de que en España se escriba como si no existiera la televisión, Fernández Porta viene a analizar no sólo esto, sino también cómo la televisión (el pop) se ha introducido en las artes, cómo éstas han captado esa recepción y han hecho propias esas fuentes, para escándalo de algunos y disfrute de otros.

Que exista alguien como Eloy Fernández Porta, que llega a comprender, con mucha inteligencia, que está pasando, no sólo es admirable e impagable, sino apasionante para meterse de lleno en la literatura de hoy y poder hablar de los Simpsons, de Chiquito de la Calzada, de Padre de familia, sin ningún rubor. También de Marías, de Julián Ríos, de César Aira, de Vila-Matas, de Coover, de Solondz, etc, etc, etc y de una larga nómina de jóvenes autores de por aquí que tengo que empezar a leer, como Germán Sierra.

La única pega es que se habla poco de poetas y poesía, pero, bueno, es una desilusión personal, nada más porque no hay que objetar a este monumental libro que ha editado Berenice, que tiene en su catálogo al poeta Vicente Luis Mora, que cito porque ha escrito una reflexión soberbia y muy brillante, brillantísima, sobre Afterpop (enlace). También se pueden leer dos magníficas reflexiones en el blog No recomendable (enlace) y en el blog de Fran J. Ortiz, Abandonad toda esperanza (enlace).

En este otro enlace se puede leer un pequeño trocito del libro donde pueden hacerse una idea de por dónde va y del tremendo sentido del humor que posee, cosa que es muy difícil, casi imposible, encontrar en el panorama de las letras españolas de hoy.

Así que sí, hay consejo: no se pierdan a Eloy Fernández Porta y su Afterpop: no se van a arrepentir.

Niños, niñas: hay vida en la literatura española y en lo que se escribe sobre literatura española. No es poco, no señor.

Hace un año: Último baño de Carlos Barral en Calafell

Technorati Tags:

Blogalaxia Tags:

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Como conoces mis gustos, y mi alcance literario, me dices si lo puedo comprar. Te adelanto que ahora estoy en vena y me ha dado por leer a todas las horas que puedo. Un beso. Mam

Miriam G. dijo...

Confiesa bellaco, confiesa, lo que quieres es matarnos… Esta bien, lo he anotado.

Un beso, Miriam G.

Pussy Galore dijo...

Justo el tipo de lectura que necesito en estos momentos, voy a ver si alguien me la manda.

Enrique Ortiz dijo...

Mam, la verdad es que no sé si te gustará, pero ya te comento y, en todo caso, échale un vistazo al enlace que he dejado. Un beso.

Miriam, lo del bellaco me ha encantado, mucho, de verdad. Qué risa. Un beso, Miriam.

Pues ya sabe, querida Pussy, no tiene más que pedirlo que se lo enchufo a donde haga falta. Gran libro, no se lo pierda. Un beso, Pussy.

Marsu dijo...

Juer, yo ni siquiera he podido leer la entrada :(

No quiero darle a la razón a Miriam (cuestión de principios), pero es verdad, ¡eres un bellaco!

Anónimo dijo...

Cada vez es mas grande el cabreo que cojo cuando anoto otro libro en la lista de pendientes, y veo que esa lista no disminuye desde que empezó este blog, por lo tanto mi enfado es directamente proporcional al número de entradas de "otros libros", "poesía", "novela" y demás. Peaso bellaco (gracias Miriam). Un beso. Cuti

am dijo...

Enrique,

lo que escribes aquí me trae a la cabeza lo que hace ya tiempo escribía Umberto Eco en "Apocalípticos e integrados"; te recomiendo su lectura, es muy interesante. Saludos cordiales desde Barcelona, A

Nosotras mismas dijo...

Hola,

Hoy solo traigo tiempo para saludar.

Alvy Singer dijo...

Gracias por sus palabras, como siempre bellas, y yo no lo suficientemente sincero. Afterpop es una bomba, lo dije en su día pero lo que todavía no he comentado es que no causa demasiado ruido, al menos de momento. Afterpop prefiere quedarse ahí y cambiarte para siempre, poner a los estandartes en su sitio, y yo me alegro muchísimo.

Blogalaxia Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.