lunes, septiembre 17, 2007

Cuerpos de rey, de Pierre Michon

Para mí, Vidas minúsculas, de Pierre Michon (editado por Anagrama) fue no sólo un descubrimiento, sino una especie de revelación. Mucho de lo que me interesa en literatura estaba contenido en ese libro, y no sólo eso: el estilo, la radicalidad de la intución desde las que se plantea la vida y la literatura, hacían de Michon alguien, desde entonces (hará cuatro o cinco veranos) absolutamente imprescindible.

Luego vino Señores y sirvientes, también en Anagrama, sin esa aureola de cumbre que tenía Vidas minúsculas, pero, sin duda, de lo mejor que un lector puede echarse en cara (Ahí había una semblanza deliciosa de Joseph Roulin, aquel cartero que pintara Van Gogh, Goya, Watteau, Piero della Francesca...)

Ahora cierro Cuerpos de rey (Anagrama. 2006) y sé que, antes que nada, Pierre Michon es un enfermo de la literatura. Hay autores-cumbre a los que uno lee y adora y no son enfermos de la literatura (no hace falta que lo sean); pero hay otros, como Michon (también como Vila-Matas, como Sebald, como Magris) que son enfermos de la literatura, adictos a la literatura, que en sus libros, ante todo, tratan de otros libros, de otros autores, de las lecturas.

Cuerpos de rey habla de Beckett, Flaubert, Víctor Hugo, Balzac y, en dos ocasiones, de Faulkner, al que Michon debe tanto (esto se veía en Vidas minúsculas) A un enfermo de la literatura como Michon le es difícil sustraerse del sustrato literario que ha nutrido su vida. Como a mí me gusta (e interesa), en él vida y literatura son la misma cosa, imposibles de separar.

De ahí que no nos enfrentemos a novelas strictu sensu, sino a un modelo de libro, radicalmente moderno, donde cabe más que en una novela. Había, hace ya unos años, un artículo muy revelador de Guelbenzu en Claves de la Razón práctica hablado de esto a propósito de Negra espalda sobre el tiempo, de Javier Marías, Sefarad, de Muñoz Molina y otro más que no recuerdo, y concluyendo la absoluta vigencia de este modelo narrativo cuyo más claro exponente es, en mi opinión, Sebald.

Hay que leer a Pierre Michon, releerlo, regalarlo, memorizarlo. La literatura es algo más que un arte, es una forma de estar en el mundo, una forma de mirarlo y de intentar comprenderlo. No en vano, fue él el que dijo:

"El mundo está borroso. Sólo lo veo cuando escribo"

En este enlace hay una reseña magnífica del libro por el blog Addenda et corrigenda. Aquí se pueden leer dos textos soberbios de Rafael Conte (enlace + enlace)

Hace un año: Revista de variedades: Letizia Ortiz, Isabel García Marcos y Lamchop

Technorati Tags:

Blogalaxia Tags:

11 comentarios:

C dijo...

El otro escritor del artículo de Guelbenzu era Vila-Matas. Ese artículo se encuentra ahora en el libro Vila-Matas portátil de la editorial Candaya.

http://www.candaya.com/vilamatasportatil.htm

Enrique Ortiz dijo...

Muchísimas gracias, C. No lo recordaba y no tenía tiempo de buscar en mis caóticos archivos. Gracias por el enlace, que es muy jugoso. Un saludo.

Miriam G. dijo...

Tomo nota de todo. ¡Hoy empezamos el cole! ¡Que nervios! Deséame suerte Enrique.

Un beso, Miriam G.

Enrique Ortiz dijo...

Mucha suerte, Miriam; la niña ya en el cole, uffff; a mí, qué quieres que te diga, me da penilla de estos que comienzan una vida que les va a durar ya unos cuantos años. Un beso, Miriam y cuida de la niña.

Anónimo dijo...

Hay más enfermos de literatura; los que arañan el poco tiempo que les queda en su trabajo "no-literario" y escriben, reflexionan y se pegan madrugones para comunicar a los demás lo que hacen o lo que han hecho otros enfermos. Gracias por tan magnífica reseña. Un beso. M.

Enrique Ortiz dijo...

Aysss, qué cosas dices, M. Gracias a ti por tu comentario tan generoso para con esta pobre reseñita. Un beso.

Marsu dijo...

Buena reseña, y me gusta esa frase. En mi caso, y frivolizando un rato, creo que el mundo está borroso hasta que me tomo el primer café ;)

Manuel Márquez dijo...

Otro más, compa Enrique, de los varios miles de creadores interesantísimos de los que apenas sí tenía un vano eco de su nombre (y poco más; o nada más...): nada leído, nada visto, ninguna referencia. Gracias por ponerme sobre su pista, y a ver si, entre tanta carencia, hay ocasión para cubrir el boquete...

Un abrazo.

el loco oficial dijo...

Hace usted una labor encomiable Enrique. Mañana me acerco a la librería y lo añado a mis pedidos semanales XD... Un saludo!

Pam dijo...

"El mundo está borroso. Sólo lo veo cuando escribo"
Brillante!!
Saludos, amigo

Olvido dijo...

Hola Quique,me ha gustado mucho lo que has escrito,sobre todo la pasión con que los has hecho. Ha sido un verdadero placer.
Un beso
Buenas noches

Blogalaxia Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.