lunes, mayo 19, 2008

Nocilla experience, de Agustín Fernández Mallo

Hace ya algunos días, le comentaba a María que Fernández Mallo es poseedor de una gran virtud: la capacidad para llegar al lector. Si redactara instrucciones para hacer funcionar un microondas, o prospectos de medicinas, o carteles, o anuncios por palabras, tendría media guerra ganada, si no entera. Tiene un talentazo natural para que lo que escribe llegue al lector, para interesarle, para conmoverle.

Sin embargo, también hay que decir que ese talento no garantiza buenos libros. Además, autores (pienso en Faulkner, en Benet) con muchas dificultades para llegar a los lectores, se terminaron imponiendo a base, claro, de buena literatura.

Pero es que Agustín Fernández Mallo (A Coruña, 1967), además, ha vuelto a entregar un librazo, una obra mayúscula e imprescindible, que hay que leer y comentar, de la que hay que disfrutar, recuperar, volver a leer... Nocilla Experience, segunda entrega de la trilogía Proyecto dream (de la que ya se ha publicado Nocilla dream -comentada aquí: enlace), y editada por Alfaguara.

La novela vuelve a ser un calidoscopio de historias, un trenzado maravilloso de estampas en las que deambulan personajes que saben poco de sí mismos, como nosotros: un cocinero que quiere cocinar el horizonte, un tal Julio que habla de una Rayuela B, un artista que dibuja el perfil de los chicles que hay en las aceras de Londres, un trabajador portuario que diseña una casa para suicidas, unos niños que cruzan países a través de oleoductos vacíos, un palacio en mitad de la nada dedicado al parchís, un percebeiro que mezcla discos duros y percebes, un edificio cuadrado donde habitan cerdos... Es decir, un universo, un mundo aterrador y maravilloso, una muestra de nuestros días, de lo que nos cruzamos y podríamos cruzarnos.

Apasionante la literatura de Agustín Fernández Mallo, muy necesaria, además, y portadora de un soplo de aire fresco que, claro, se agradece. Tengo entre manos su nuevo libro de poemas, Carne de Píxel, editado por DVD ediciones, y, además, tenemos la suerte de poder seguirlo en su blog: El hombre que salió de la tarta.

Me parece maravilloso y muy gráfico, portador de su poética e intención, el vídeo presentación de Nocilla experience, que dejo aquí. Niños, niñas, no dejen de leer este libro. Les va a gustar, estoy seguro. Dejo algunas reseñas, las tres muy buenas.




Reseña entrevista de Vicente Luis Mora (enlace)

Papel en blanco (enlace)

Afterpost (enlace)


Hace un año y dos días: Perros verdes, de Agustín Cerezales

Hace un año y un día: Los 40.000 blowjobs de Tania y otras promesas electorales + Canción para mi primavera.


Technorati Tags:


Blogalaxia Tags:

18 comentarios:

Miriam G. dijo...

Lo primero y más importante Enrique antes de que me vuelva loca dime de quien es la canción que suena al principio, llevo desde las 7:30 buscándola y tengo un estado de ansiedad que seguro que no me beneficia en mi estado.

Y sí tienes razón este chico debería dedicarse a la docencia, se le entiende todo, todo lo que explica, a mí la semana pasada con lo de Fourier y la poesía me dejó con las patas colgando que dicen por aquí(http://www.manzanasazules.com/blogm/?p=435)

Me lo tengo que comprar ya, ya, ya...

Un beso, Miriam G.

Miriam G. dijo...

Toma: "," la coma que va después de Y sí. Faltarán muchas más, pero es que sin esa no se entienda la frase.

Un beso, Miriam G.

Andrés dijo...

Yo tengo el libro a medias, porque lo tengo compitiendo espacio de mesilla con Los Detectives Salvajes, y, lo siento Enrique, me quedo con el segundo. Abrazos, Am

Enrique Ortiz dijo...

Pues no sé de quién es la canción; anoche, cuando preparaba el post, me quedé con la intriga, pero, claro, ante la perspectiva de no cenar y buscarla, opté por ese dicho que dicen que le den... Me pongo a la búsqueda, pues es una joyita. En cuanto a lo que comentas, la semana pasada leí con fruición tu post sobre lo de Fourier y la poesía. Me quedé encantado, claro. No comenté nada por falta obvia de tiempo, pero qué lujazoooooo. Un beso, Miriam. A ver si hay suerte con lo de la canción. Premio para el que la encuentre primero :))

Miriam G. dijo...

Andrés nos estamos leyendo el mismo libro.

Un beso, Miriam G.

Miriam G. dijo...

Enrique no me hagas eso, que la competición, me pierde, es mi enfermedad... je, je, je...

Un beso, Miriam G.

Enrique Ortiz dijo...

Ayyyyy, Andrés, Andrés. Es que tú... Los detectives salvajes es un librazo tal que dentro de 100 años, jovencitos como nosotros estarán por aquí hablando de él, ya verás. Pero, Andrés, Nocilla experience es un gran libro, muy grande. Un abrazo muy fuerte, gracias por tus comentarios habituales (no siempre puedo mandarte un abrazo) y a ver si me pongo al día con tu artefacto, :))

Enrique Ortiz dijo...

Jejeejeje, yo no soy nada competitivo, pero nada. Pero, ayyyyy, si me tocas la música o la poesía, ayyyy. A ver... :))

Miriam G. dijo...

En un rato te pones al día con el blog de Andrés, esta un poco tacaño con las entradas... Una a la semana y eso la semana que tenemos suerte.

Un beso, Miriam G.

Enrique Ortiz dijo...

Lo siento, Miriam: Falsos mitos sobre la piel y el cabello, de La Costa Brava, de su disco de 2004 Llamadas perdidas, que, por cierto, tengo, he oído y no me acordaba. Eso sí, ha sido fácil: es uno de los grupos preferidos de Fernández Mallo. Junto con Sr. Chinarro tocaron en la presentación de la novela. Un beso y jejejejek, te he ganadooooooooooo

Andrés dijo...

Mg: Escaso, pero intenso ;) Abrazos a los 2. Am

Miriam G. dijo...

Me alegro Enrique de verdad, me iba a volver loca me has quitado un gran peso de encima, yo estaba convencida de que era Sergio Algora el que cantaba, pero es que como nadie hace ni una sola referencia a que la canción estuviese presente, nisiquiera en el blog de francisco nixon, cuando habla de Agustín del concierto de presentación del libro y todo el rollo: http://francisconixon.blogspot.com/2008/05/entrevista-agustn-fernndez-mallo.html#links

El asunto es que yo también conocía la canción de ahí mi intranquilidad...

Y gracias otra vez...

Andrés, por eso me quejo, porque quiero más...

Un beso, Miriam G.

volandovengo dijo...

Si me entusiasma este segundo libro como el primero, lo guardaré en el mismo estante de los libros para releer.

Anónimo dijo...

Joe, para un día que contestas a los comentarios....en fin, que te comento pero sin leer la entrada y sin ver el video, a ver mañana que tal se da el dia y hago deberes atrasados. Un beso de Mam y mío, mañana te la facturo, disfrutad junticos. Cuti

Andrés dijo...

Enrique,

me ha encantado eso que has dicho, pero me he echado a reír con eso de "unos jovencitos como nosotros" ;D

Jose M. dijo...

el proyecto-chorrada es "nocilla", no "dream", pero, bueno.

Raúl dijo...

Jo, no sé, me he quedado un poco así con los "argumentos" encontrados a favor de la serie Nocilla.

¿Algo más terrícola, por favor?

Más que nada porque he oido opiniones para todos los gustos al respecto. Gracias.

Un saludo!!

Marchelo dijo...

Muy buena reseña! me he leído Nocilla Dream, toda una rareza, y ahora voy a empezar con Experience... ¿cual te ha gustado más?

Blogalaxia Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.