martes, mayo 08, 2007

Un poema de Extraño abordaje ( y XI )



Termino aquí la entrega de poemas del libro Extraño abordaje. Hay más, pero el tiempo no les ha sentado bien y les ha dejado una mueca algo ridícula.

El libro termina con el único poema con título, que funciona como un apéndice (no sigue ni temática ni estilísticamente al resto de poemas) que pretendí que fuera como un adelanto o una declaración de intenciones de lo que a partir de entonces iba a centrar mi trabajo. Por eso se titula Tema de trabajo, un título poco afortunado, mezcla de trabajo escolar y de reunión de ejecutivos venidos a menos. Más importantes son las dos citas que cierran el libro, también declaración de intenciones.

Tema de trabajo

Canto o Silencio,
pero alrededor de la hoguera
de siempre
donde cada uno diga, mire,
pronuncie
los recodos de su dolor,
el sosegado júbilo
de su camino,
uno tan sólo para todos
cuando un hombre no sea
un abrigo vuelto hacia dentro
que no nombra, que no contempla.

Tan sólo en torno al fuego
milenario
que arderá para todos
y en todas las aldeas,
que hable o calle cada uno
pero que nazcan las historias
como antes,
sencillamente,
para que un hombre crezca
y regrese a la tierra
y ardan sus ojos
en los ojos de los demás,
para luego el camino
fragante y doloroso
de un hombre único
que contemple y hable y avance,
que no termine nunca
su abordaje extrañísimo, su vida.

---
Intentaremos levantar sobre la arena
el peligroso palacio de nuestros sueños
y aprenderemos esta humilde lección
a lo largo del cansancio,
pues sólo así somos libres para combatir
por la victoria última sobre el espanto.

Salvador Espriu


Ahora y siempre y es digno.

Siempre y siempre y ahora y ahora cantan las aves
es digno el precio.

Odysseus Elytis


Hace un año: Me acuerdo


Technorati Tags:

Blogalaxia Tags:


13 comentarios:

Anónimo dijo...

"Tan sólo en torno al fuego
milenario
que arderá para todos
y en todas las aldeas,
que hable o calle cada uno
pero que nazcan las historias
como antes,
sencillamente..". Preciosa declaración de intenciones. Una ayuda estupenda para este martes que amanece ya movidito. Un beso. Cuti

Olvido dijo...

Quique en tu poema veo las ganas de volver a una comunidad primigenia, los cuentos orales, a que el individuo regrese a una colectividad y comparta? Que no deje de extrañarse, de preguntar, que comunique…que se haga palabra.?
Buen día

Enrique Ortiz dijo...

Pues buen movimiento, Cuti, que hace un día muy bonito. Un beso.

Gracias, Olvido; sí, es lo que dices, justo eso, la vuelta a las historias, a cierta oralidad, al canto o poesía. Un beso y buen día también para ti.

Pussy Galore dijo...

la ultima entrega? Una lástima, querido, son estupendos.

Enrique Ortiz dijo...

Gracias, Pussy, pero voy a poner más y mejores, de otros claro, jejeje. No , en serio, voy a poner entero un libro inédito, Páginas Amarillas (no la guía), en exclusiva para alimentar el artefacto. A ver qué le parecen. Un beso.

Miriam G. dijo...

¡¡¡¡Bieeeeeeeennnnnnnnn!!!! Entraba yo a bronquear, que es lo mío, y a decirle al señor Ortiz que eso de la mala vejez no colaba. Y me encuentro con esta maravillosa sorpresa. Gracias por este poema y por todos los que nos esperan, o mejor, que esperamos ansiosas... ¿Te acuerdas que hace un año llegué yo aquí diciendo que a mi la poesía plin? Y ya me ves, has creado un monstruo.

(Hoy he puesto una especie de crónica-reflexión breve y mal redactada de CIMA…)

Un beso, Miriam G.

Marsu dijo...

Hoy has estado sembrado, Enrique. He copiado tu poema en mi librillo de tapas duras y pensamientos importantes; me ha encantado como reflexión.

Desde luego, viendo tu comportamiento y actitud, sé quien no es "un abrigo vuelto hacia dentro
que no nombra, que no contempla"; está claro que tu papel es el de "un hombre único que contemple y hable y avance".

Muchas, muchas gracias.

Miriam G. dijo...

Marsu ¿Tienes mi librillo de tapas duras y pensamientos importantes? ¡Que envidia!

Por otro lado no puedo estar más de acuerdo con lo que dices.

Un beso, Miriam G.

Enrique Ortiz dijo...

Gracias, Miriam, pero a ver si os gustan esos poemas. Son muy distintos, muy realistas. No sé. Eso sí, lo que me alegra que te esté gustando la poesía ni te lo cuento. Lo de las manzanas me ha encantado, es una maravilla. Un beso.

Gracias, Marsu; fíjate (entre tú y yo) que siempre había dudado del poema y más en ese libro, porque rompía al final un tono bastante unitario. Con el tiempo le he cogido aprecio, eso sí, sabiendo que el hijo muy bueno muy bueno no es. Un beso y gracias, Marsu. A ver si nos pones por aquí algo de ese cuaderno. :))

Anónimo dijo...

Me ha gustado refrescar la memoria en ese poema releído tantas veces, no me importa nada que pongas de vez en cuando, por no decir a diario uno de los tuyos, parece como si los leyera o comprendiera mejor en el ordenador. Un beso Mam.

Aylandara dijo...

Voy a ser malvada ante unos versos que han despertado toda mi atención...

"Intentaremos levantar sobre la arena el (¿peligroso?) palacio de nuestros sueños y aprenderemos esta (¿humilde?) lección
a lo largo del cansancio,
pues sólo así somos (¿libres?) para combatir por la (¿victoria?) última sobre el espanto".

Un abrazo, de esos en los que no caben ninguna ¿? ;-)

Enrique Ortiz dijo...

Mam, el poema impreso es siempre más claro, aunque oído también es importante. Un beso, guapa.

Ayladara, jejeje, te cargas e interrogas con todos los adjetivos y para mí ha sido muy interesante porque fíjate que me he dado cuenta de que Espriu funciona a través de ellos. Un beso muy fuerte.

He tenido un hueco y voy completando comentarios sin contestar; disculpad el retraso.

Francisco Ortiz dijo...

Buen poema y magnífica sinceridad y autocrítica la tuya. Un abrazo.

Blogalaxia Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.