viernes, junio 29, 2007

El gazpacho: una historia personal + Publicidad: visa y ayuda humanitaria

Del gazpacho

A través de los comentarios se ha suscitado un intenso debate sobre si el gazpacho debe llevar pepino o no. Como en esto soy partidario de la heterodoxia, creo que lo mejor es que cada uno haga lo que quiera y lo que crea oportuno, así que cederé y admitiré la receta que Miriam da a través del foro de Manzanas Azules (enlace) bajo el título de Gazpacho para gourmets.

Sin embargo, debo decir que el de mi madre (que es el que me gusta) lleva: 1 diente de ajo, 1 casco de cebolla, medio pimiento verde, miga de pan empapada en vinagre y agua, sal, un kilo y medio de tomates muy maduros (mejor tipo pera), medio vaso de aceite y medio pepino. Todo ello, claro está, picado, batido y pasado por el chino.

Por ahí he leído gazpachos de melón, de fresas, de sandía, incluso de mariscos. Perfecto. Sería como decir una paella de fresa, o un arroz al horno con melocotones, pero que cada uno haga lo que quiera, ¿no?

El gazpacho, sin entrar en honduras que no sé, proviene de una costumbre de los segadores que, en pleno verano, en el sur, cuando descansaban hacían una especie de sopa fría, añadiendo al agua lo que tenían a mano. Su objetivo, seguramente sin ellos saberlo, era reponer las sales minerales que habían perdido a través del sudor. Le pondrían lo que tuvieran a mano, nada más y nada menos.

Pero admito esa receta de Miriam por una sencilla razón: la tremenda variedad de gazpachos y por una historia personal que así me lo indica. En mi casa, cuando se comía en verano y había gazpacho (casi todos los días) se enfrentaban dos maneras radicalmente distintas de tomarlo: mi padre, como hacían en su familia (padre de La Alpujarra, madre de Huelva), tomaba el gazpacho de postre, después de haber comido; sin embargo mi madre, también como su familia (padre de la Vega de Granada, madre de Almería) lo tomaba como primer plato o como entrante. Los hijos, claro, teníamos que elegir el bando donde nos alineábamos. Mi opción era ir variando: unos días de postre y otros como entrada.

Publicidad: Visa

Vía El barón rojo (que ya está vacacionando; gracias) veo un anuncio que me ha hecho pensar. Creo (no sé cómo lo vereis vosotros) que el anuncio se vuelve en contra de la marca y que es justamente el personaje que va contracorriente el único capaz de detener ese ritmo que, de una forma u otra, todos llevamos metido en el cuerpo. Hay que detenerse, pararse, hacer una pausa.



Publicidad: ayuda humanitaria

Veo en Las insólitas aventuras del pez (gracias, compañero) una campaña para la fundación neerlandesa de ayuda humanitaria Cordaid. Siempre tengo especial cuidado con este tipo de campañas porque más allá de las causas, siempre justas, hay maneras más o menos dignas de presentar las cosas, algunas realidades.

Hace falta cierta sensibilidad en la forma de mirar para poder exponer una realidad espeluznante y hacerla llegar a los que no salimos en la foto pero sujetamos de idéntica manera esa cerveza, el after-shave, el bolso. Me han dejado boquiabierto estas fotos publicitarias y creo que son muy buenas, magníficas.






Niños, niñas: volvemos al viernes y al fin de semana, éste especial porque nos cargamos junio y medio año, cosa que no me agrada demasiado. Antes, recuerdo, quería que llegara el verano. Ahora quiero que todo se demore, que todo dure y, sin embargo, pasa el tiempo muy rápido, demasiado rápido. Lo dice todo el mundo: ayer estábamos celebrando nochevieja y ya estamos en julio. Lo único que se me ocurre es disfrutar: un gazpachito (no el de Miriam, eh) una paellita, una siesta, un paseo, una charla, una peli, un helado, un libro o, como pedía Parreño: una metáfora, un cuerpo, una pastilla. Las temperaturas van a seguir subiendo un poco y ya están ahí las noches de verano, ese lujo al alcance de todos. Poco más. Agradecido, os mando un abrazo fuerte :-) (cómo me gustan estos dibujillos)

Hace un año: Casa de citas: Voltaire, Cioran y Cortázar


Technorati Tags:


Blogalaxia Tags:

jueves, junio 28, 2007

Mis canciones (V): Gente abollada, de Surfin' Bichos y Somiatruites, de Albert Pla

Gente abollada, de Surfin' Bichos

Recuerdo, como si fuera hoy, la primera vez que escuché, vía Radio 3, el tema Gente abollada. Tuvo que ser en 1988, es decir, con 21 años. Me acuerdo de que me quedé prendado de esa historia directa y sin concesiones, de la música, también directa, seca, y que daba en el clavo de un estilo de rock que a mí siempre me ha enganchado.

Gente abollada está ya hoy entre las canciones fundamentales de la historia del rock de este país, según opinión general de la crítica. Fue la primera canción de Surfin' Bichos y quizá su momento más alto. Sé que hay una grabación, en formato single, en RTVE, que oí hace siglos pero que no tengo; pongo aquí la primera versión, la que se publicó en el disco Primera cebolla sónica, de 1988, predisco anterior al primer álbum oficial, La luz en tus entrañas, de 1989, de donde saco la segunda versión del tema. La tercera, que es en formato Maxi-single, no sé bien de donde sale.

Me resulta difícil quedarme con una de las tres versiones: de la primera me gustan sus defectos, la mala toma de voz, pero también la sencillez de su fuerza, lograda por la desnudez del tema; la segunda, la oficial, me abruma un poco por el arreglo de vientos, (pero con el tiempo he comprendido que quizás sean necesarios para alimentar la épica del tema desde dentro) y me encanta el fraseo del piano, como un riff rabioso que fuera subrayando con un fluorescente amarillo. Del maxi me quedo con los guitarrazos, gráficos y necesarios.

De la letra puedo decir poco, pero resulta prodigioso unir en una canción de tres minutos tres historias que al final del tema conocemos perfectamente, que se nos van a quedar ahí, prendidas en la memoria. Personalmente, llevo ya casi 20 años adorando ese momento en que dicen "Y qué desastre", como si fuera el narrador, el que canta, el que se mete en el tema y no le queda más remedio que exclamar eso, sin transición, sólo por unos segundos. Es un recurso en el que pienso, que estoy intentando utilizar en otros menesteres.

Os dejo la letra y la música, en las tres versiones:
Gente abollada
Pedro vive oscuro y solo en el fondo del bar
Un suspiro de alcohol se escapa de su sangre
Alguien le responde desde el water ¿quien será?
Es el Espíritu del Desagüe
Y esos recuerdos que aún le hacen daño
Como un papel de lija amargo
Y qué desastre
Gente abollada luces en la ciudad
"Yo seré tus ojos, nena, miraré por tí"
Le prometió el juanma a su chica
Ahora él tampoco para de soñar
Con gramos de polvo y chutas de insulina
Luego se despierta y piensa en ella ahí tirada
Medio muerta en una cama del hospital
Gente abollada luces en la ciudad
Esta mañana Paco el Loco se ha encontrao
Una pistola que su padre tenía
Un manojo de tendones y de huesos agarraos
Y en el extremo una cosa que brilla
Y se ha echao a la calle con la boca apretada
Con la mandíbula cuadrada
Y la mente vacía

Gente abollada, luces en la ciudad

Edito porque la primera versión no siempre se oye (con el resto no hay problemas). El sistema Divshare son temas que se pueden descargar: basta pulsar en la barra, donde pone divshare, y se abre una nueva ventana desde donde es posible descargarse la canción original.

Gente abollada (Primera cebolla sónica)



Gente abollada (La luz en tus entrañas)



Gente abollada (Maxi)





Somiatruites, de Albert Pla

Se dice que es Albert Pla el que está escribiendo, con la letra de sus canciones, la mejor poesía española contemporánea.

Yo me encontré con él a través de su disco "No sólo de rumba vive el hombre" , de 1992, que, claro, me deslumbró por sus historias (Joaquín el necio, la del bar de la esquina, la del que escribe una carta al rey y, sobre todo, la odisea del chatarrero) y por la versión descarnada, pero tierna, de la música, con recuperación de la tradición de la rumba catalana y un concepto maravilloso del estribillo con variaciones.

Sin embargo, fue el descubrimiento de esta canción, Somiatruites, a través de un recopilatorio de Rockdelux, el que me dejó boquiabierto. Pertenece a su disco de 2002, Anem al Llit, que es un disco entero de nanas y donde Pla se vuelca en el desarrollo de esa ternura que, a ráfagas, hay en otros discos suyos.

Somiatruites es un tema que me vuelve loco, que puedo oir una y otra vez, con en el que sonrío y suspiro y sería, definitivamente, la nana que cantaría a mis hijos. Las historias que cuenta son una maravilla. No dejéis de oirla, es una de las cosas más deliciosas que podéis echaros al oído. Dejo letra (adoro ese el o la seguido de un nombre que dicen en catalán, el Joan, la Lidia) y la canción, una canción que, a lo mejor, contiene el mundo, resume la vida, subraya la existencia. Por cierto, somiatruites es, literalmente, el que sueña con tortillas (o truchas) y es una expresión catalana para referirse al que sueña con cosas irrealizables.

Somiatruites

Hi ha un escola perduda al mig del Montseny
On només hi estudien els nens que somien en truites
És l’escola dels somiatruites
On només hi estudien els nens que somien en truites.
I el Joan que somiava que el seu llit tenia ales
I a mitjanit despegava i volava, volava i volava.
I la Lídia que somiava que el seu nóvio era un llop
I es passaven les nits senceres udolant sota la lluna plena
Au, au, au i auuuuuuuuuuuuuuuuuu
I la Fina que somiava que respirava sota de l’aigua
I mai s’ofegava i es feia unes arracades amb perles marines
Ah ¡ i a més i a més era íntima dels dofins i els taurons i
les gambes.
I la Marta que somiava que la terra era quadrada
I se n’anava a passar les vacances a una altra galàxia.
I el Fidel que somiava que li fotia una pedrada al rei
d’Espanya
I el Gerard que somiava que era un gat
Que somiava que era en Gerard que somiava
I la Joana somiava que el seu pare mai la pegava
I la Roser que somiava que la mare mai la renyava
I la Cristina que se n’anava xino-xano a la Xina
I
parlava xinès de la Xina :
Xino xao, xao xao ping, xano xino, xino xano
I l’Albert que somiava, somiava, somiava i somiava
I de tant que somiava mai no es despertava
I a l’escola és clar mai s’hi presentava
Però la senyoreta mai li posava una falta i sempre
l’aprovava
I és que l’Albert estudiar no estudiava
Però somniar carai si somiava
Carai quina senyoreta que simpàtica que era
I somiava que era una marreca que somiava
que cantava com una gitaneta a les nits de lluna :
ole, ole, ole....
Hi ha una escola perduda al mig del Montseny
On només hi estudien els nens que somien en truites
És l’escola dels somiatruites .
I el Ramon que somiava coses tan estranyes
Que és impossible explicar-les
I en fi sobre les coses que somiava la Laura
És millor no saber-les.
I és que hasta el conserge pintava escoles sense muralles,
ni classes,
Ni reixes, ni mestres, ni tonteries d’aquestes,
Amb finestres obertes per on feien carreres
els somnis dels nens i les nenes
I mentrestant la Fina nedava amb sirenes
Gluglgugluuuuu........





Hace un año: ¿Quién mereció ganar, España o Francia? + Ni te lo imaginas + Nuevo expediente Laura.



Technorati Tags:

Blogalaxia Tags:



miércoles, junio 27, 2007

Lonchas de vida cortadas y envueltas por el maltrecho, envejecido y cansado charcutero Enrique Ortiz en Granada, el 17 de Febrero de 1995 (I)


Una explicación: Traigo aquí, copiado directamente, un cuadernillo que se editó en esa fecha, con motivo de una lectura de poemas en una galería de arte de unos amigos, El buen gobierno. Creo que es el único intento público de poner por escrito mis impresiones acerca de la poesía, de la literatura. Me he tropezado con él y me he dicho, venga, al artefacto; más que nada porque el año ya va pesando y no tengo tanto yo que poner aquí. Espero sepan entenderlo. ( La afortunadísima expresión Lonchas de vida pertenece al dibujante francés Lauzier y a su serie de historias sobre la clase media francesa. Hoy, esa expresión, Traches de vie, hace referencia al cómic de trazos costumbristas)


Lonchas de vida cortadas y envueltas por el maltrecho, envejecido y cansado charcutero Enrique Ortiz en Granada, el 17 de febrero de 1995


I

"La resistencia se organiza en todas las mentes puras"

T.Tzara

Por error, omisión, falta de memoria del que escuchaba o transcribía, una cinta utilizada mil veces en una grabadora demasiado cascada -claro, fueron tantos los génesis- la biblia erró en su comienzo. No, al principio no era la Nada; todo lo contrario: al principio era Todo y ese Todo estaba ahí, horrible o hermoso, pero con esa línea plateada que dicen que tienen los comienzos, donde todo cabe, donde todo es posible, donde todo lleva, de forma inevitable, a esa mezcla de ingenuidad y nerviosismo de lo que va a terminar siendo superior a sí mismo, superior a nosotros mismos.

Me imagino que me refiero a esa manía que llaman Literatura, que intento trazar un símil para esa doble manía, enfermedad, tic, defecto o desahucio -de por vida, claro está- que llamo Poesía y que uno contrae como un accidente pequeño e íntimo, como cae un libro de una estantería, como se quema algo en el fuego azul de una hornilla, como se enreda una cinta en un casete, es decir, como suceden las cosas que para mí tienen algo de importancia: hermosas, sin explicación y, sobre todo, sin remedio conocido, inevitables.

Y sí, en el principio está todo ahí, delante de uno, dispuesto y envuelto para la sorpresa, para que se intente -al menos- esa mezcla prodigiosa de la que hablaba, ingenuidad y nerviosismo, que debe terminar entregando una obra (poema, relato, lienzo, catedral, pero también una cama hecha o deshecha, un albornoz, un tejado, unas ojeras...) superior a uno mismo. Más tarde, uno regresa -como dicen que regresa el asesino al lugar de la tragedia- y descubre que empiezan a faltar cosas de ese todo primero, y que los paquetes carecen ya de lazos, que se puede adivinar lo que contienen, y que la geometría organizada y antigua tampoco es ya tan hermosa. Pero hay que seguir eligiendo -avanti siempre- y uno continúa y coge del todo mermado lo que se le antoja para seguir entregando algo que vuelva a ser superior a uno mismo. Y así sucesivamente, hasta hoy, donde todo ese Todo parece un escaparate desvencijado de un Todo-a-cien. Pero hay que entrar, y si es necesario, hasta coger un carrito, y dar una vuelta y volver a escoger entre lo que va quedando para entregar otra obra superior a uno. Y eso, creo, es la creación, la literatura, la vida al fin y al cabo.

Y si uno consigue mantener, ante tanta ruina y desmantelamiento y liquidación y saldo (de todo a la nada) la misma mezcla exacta de ingenuidad y nerviosismo, pues no está mal, que sigan la imaginación y la emoción trazando su laberinto intrincado de causas y efectos para que emerja el poema -como un bostezo, como un disparo despiadado y certero, como el silencio de un pájaro, como la pétrea solemnidad de un milenio, como quiera, como sea necesario- desde la intuición primera hasta la racionalidad última.

Olvidaba que de tanto entrar y asistir a esa tienda o mundo donde estaba todo, uno termina conociendo -sólo aproximadamente- el mejor horario, el idioma prieto de los estantes, el día en que entran las nuevas mercaderías, lo que merece la pena y lo que, en fin, es un timo. Uno aprende a sonreir a la cajera, al vigilante jurado, a comentar en voz alta para que otro comprador -que ha entrado más que tú y desde siglos antes- al que llamas mi mayor, te diga "uf, eso ya lo compré yo y no vale un duro". Me refiero a lo que también me importa: a la dignidad del oficio -como cualquier otro- y a la dignidad del idioma. La herencia de la tradición, partir desde ahí hasta donde sea.

(Continuará...)


Hace un año: Lo que un poeta puede hacer con las manos atadas a la espalda y otro poemas de Jorge Riechman


Technorati Tags:


Blogalaxia Tags:

martes, junio 26, 2007

Tres poemas chinos


Al tiempo que los voy poniendo aquí, me acerco a la poesía oriental, china y japonesa, un universo de sensaciones y sentimientos tan amplio que es casi imposible abarcarlo.

Utilizo hoy el libro de Kenneth Rexroth El amor y el tiempo y su mudanza (Gadir.2006) que son versiones de poemas chinos originales, pero que como primer peldaño hacia el encuentro con esta poesía, es recomendable.

Desde tiempos remotos

Desde tiempos remotos, el sol sale
Y se pone, majestuoso.
Pasa el tiempo y los hombres
No pueden detenerlo.
Las cuatro estaciones les sirven,
Pero no les pertenecen.
Los años corren como el agua. Todo
Se esfuma ante mis ojos.

Emperador Wu De Han (156-187)

---

Día de verano

Estoy leyendo al calor del
Mediodía, me entra sueño, apoyo
La cabeza en los brazos y
Me quedo dormido. Olvido cerrar la
Ventana, entra el aire cálido
Y me cubre el cuerpo de pétalos.

Yuan Mei (1716-1797)

---

Para una melodía antigua

Los hombres esperan vivir cien años.
Las flores duran tan sólo
Una primavera. Basta un simple día
De viento y lluvia y quedan
Esparcidas por la tierra. Si supieran
Lo que les sucede, se sentirían
Tan desgraciadas como los hombres.

Lu Kuei Meng (siglo IX)




Hace un año: Más efecto Axe o Lynx (ración doble)


Technorati Tags:

Blogalaxia Tags:

lunes, junio 25, 2007

Tres estampas de la actualidad: Curri Valenzuela, Iglesia y la Casa Real

Me ha llamado la atención esto:

1.- Curri Valenzuela, en su programa de debate en Telemadrid Alto y claro, se quejó de que en la última visita de Ibarretxe como Presidente del País Vasco a la Moncloa se pusiera la bandera vasca, "con ikurriña y todo", señaló. Además, se quejó de que cuando Rajoy había visitado la Moncloa no se hubiera puesto "la bandera del PP". Lo anterior es verdad, sí, es así, tal y como lo he escrito.

2.- La Iglesia continúa a lo suyo, en lo suyo, y por lo suyo, asumiendo un protagonismo que no termino de comprender. Ahora emprende cruzada contra la asignatura Educación para la ciudadanía en la que se va a explicar a los niños qué es la democracia, la ética, la libertad, los derechos, los deberes del ciudadano... Me pregunto por qué no quieren que se aprenda esto. Otro día hablamos de la financiación del Estado a la Iglesia.

3.- Llevo mucho tiempo guardando un post que me encantó de Las penas del Agente Smith que se tituló Baboseo real, en el que a propósito de esta viñeta de Idígoras y Pachi, escribió un reflexión furiosa y muy atinada (copio el post):

"Idígoras y Pachi a veces aciertan, a veces no tienen nada de gracia y otras veces, como hoy, se desmarcan con una de las viñetas más rastreras, babosas y lameculistas que he visto en mucho tiempo:

Que me den a mí una periodista divorciada, me pongan un piso decente y me hagan llegar el sustento de los vástagos vía impuestos, ya verán a quién le tienen que dar el premio a la natalidad. Y si además me ponen unos osos borrachos en el jardín para cazarlos ya me alegran el día."

Hace un año y dos días: 18 horas en la vida de un cantante de rock and roll


Technorati Tags:

Blogalaxia Tags:

viernes, junio 22, 2007

A propósito del verano, un chiste + Un hotel de categoría + Dios salve a The Clientele

A propósito del verano

No, nunca me han gustado las rimas con las que alguien contesta, rápido, a una determinada terminación: son famosas la del cinco, la del ocho y la de me la agarras con la mano.

Sin embargo, no sé por qué, siempre que alguien dice verano pienso (no lo digo, pese a las ganas) inmediatamente: "con el pepino en la mano". Me gusta, creo que define bien a esta estación que comenzó ayer, a las 8 de la tarde, buena hora para despertarse de una buena siesta.

Eso me recuerda un chiste que me contó Martínez (lo tengo algo frito, así que graciasss) al que a su vez se lo había contado Almagro. Me parece uno de los mejores chistes que he oído nunca; no sé cómo quedará escrito (contado es muy bueno), pero ahí va, que para eso es viernes.

Uno que va a la iglesia a confesarse.

Se acerca al cura y le dice: "padre, vengo a confesarme"

El cura contesta: "bien, hijo, ¿qué pecados has cometido?"

El tío dice: "padre, me acuso de que soy poeta"

El cura responde: "¡pero hijo, eso no es un pecado, eso es un don divino!"

Y el tío contesta: "¡¡¡ pues agárrame los cojones !!!"

Un hotel

Vía ZiritionE (graciasssss) veo una publicidad estática que sigue el lema aquél de menos es más, eso sí, con una lectura muy peculiar.

Utilizada por un hotel de Amsterdam, Hans Brinker Hotel, se dedica a destacar las desventajas. El cartel de servicio internet vía wireless con la contraseña del vecino es, desde luego, muy muy bueno.






Dios salve a The Clientele

Con lo que viene, no es difícil imaginar una noche transparente, cálida, con esa brisa exacta y leve que sólo saben dar las noches de verano, con un olor lejano a jazmines florecidos hace ya tiempo y un grillo contando algo en algún sitio. Habría que añadirle una luz casi apagada (eaa, quien quiera velas, pues velas) y una copa de vino, o una caipirinha, o nada (ya, ya lo sé, es algo cursi) Si a esto alguien necesita añadirle una banda sonora, que no dude: God save The Clientele, el último trabajo de este grupo que ha publicado uno de los discos más disfrutables del año.

Abandonando discos anteriores algo reiterativos, a veces pesados, Louis Phillipe, ese genio francés, lo ha arreglado y producido (sí, el que puso las cuerdas a Soidemersol, de La buena vida) y el resultado es un discazo, del que dejo dos temas para disfrute del respetable: Here comes the phantom y The queen of Seville (un lujazo, perfecto para los menesteres antes descritos). Para el que no se conforme y quiera el disco entero, se puede oir aquí y bajarse aquí.






Niños, niñas, no puedo decir mucho más pues se me ha hecho tarde. Primer fin de semana de verano (con el pepino...). Buen tiempo, con calor ascendente (algo más el sábado y más el domingo), pero no hay que preocuparse porque el lunes vuelven a bajar un poco. ¿Qué más os puedo decir? Ahh, sí, que cuidado, que ya anda por ahí El Koala, ahora junto a Manolo Escobar, reinventando esa canción incomprensible que se llamó Mi carro (y que ahora es un coche tuneado, eso sí, siguen en Torremolinos) y que podeis ver aquí. La vida, efessstivamente, parece ser un bucle, un ciclo dañino, un loop horroroso. Me falta decir lo de siempre: gracias, muchas gracias y abrazos, muchos abrazos, con el pepino en la mano. Ea.


Technorati Tags:

Blogalaxia Tags:

jueves, junio 21, 2007

Publicidad: "Hazte así", una debilidad + El cigarrito de después

¿Qué son las debilidades? Se me ocurre que es aquello que nos gusta sabiendo que lo que nos da no se corresponde con el cariño/amor/devoción que le profesamos. Si estuviera a la altura de nuestra entrega, diríamos que es una pasión, una devoción. Pero, ¿por qué decimos de vez en cuando tengo debilidad por, qué se yo, el chocolate, la Beyoncé, las gambas, el cigarro marca ducados? También se suele decir Tengo debilidad por Roberto cuando a su hermano Alberto le tenemos menos cariño, y representa una injusticia (en el trato, for example) que queremos hacer justa. Se le puede dar mil vueltas a esa expresión, pero tiene algo de misterioso, mucho más que un simple me gusta y menos que un adoro, un me apasiona.

Aun siendo consciente de que pueden no gustar, no tengo más remedio que traer hoy estos dos anuncios, que me vuelven loco y por los que tengo debilidad. No me canso de verlos.

Piensen lo que quieran, pero hay que ser comprensivos con las debilidades ajenas, ¿o no?

El primero es de hace tiempo, pero la conversación me sigue gustando y figura entre mis preferidas. La transcribo:

- ¿Sabes a quién me recuerda tu padre ahora que se ha dejado bigote? A Bertoni.
- ¿Bertoni?
- El que robaba mecheros en el club y luego los vendía.
- Pues no, no me acuerdo.
- Hazte así.






El segundo, muy reciente (se puede ver todavía en la tele), ha suprimido el diálogo para incluir sólo la frase Hazte así.






Para el que piense que esta entrada, así, con sólo la serie del Hazte así es poca cosa, vía El barón rojo, (graciass, majo) encuentro otro anuncio de Renault que me gusta.




Hace un año: Querido silencio, de Luis Muñoz


Technorati Tags:


Blogalaxia Tags:

miércoles, junio 20, 2007

Páginas amarillas (II): Ascensorista y Camarero

Un Ascensorista cuenta una historia y el poema le oye.

Un Camarero, con el local ya cerrado, habla con alguien. El poema pretende ser como una grabadora que sólo hubiera registrado su voz en la conversación.


Ascensorista


Amortiguados, como el cable

silencioso de un nuevo ascensor,
sin hacer ruido
y sin que uno se dé cuenta

de a qué piso, lugar o corazón

conducen,

salvo que sea equivocado,

han pasado los años.


También han pasado las gentes

y todo lo que he aprendido
es que algunos saludan al entrar
y otros no, y que todos permanecen
en silecio mirando la rendija
de las puertas o los botones
iluminándose y acercándolos

a la salida

del pequeño anticipo de la muerte,
cajón previo, inerme
recordatorio
de la fragilidad ineludible

que somos.

Han pasado los años
pero no estoy en paz. No olvido
que no hice nada. No advertí,
maldita sea,
que la muchacha rubia
de la rebeca cuidadosamente

doblada sobre el brazo

subió para buscar su propia muerte

y la encontró

después de dejar la rebeca

sobre la barandilla
y después de pedirme

"por favor, al último piso"
sin que me diera cuenta
a pesar del saludo y la sonrisa
incrustada de lo último
mirándose los pies y las sandalias,
meciendo una melena despeinada,
triunfando sobre el anticipo

y los recordatorios,
gobernando.


Ahora, en su recuerdo, me abotono

celosamente la chaqueta.
Y me despeino en las esperas.

Y sonrío frente al botón

iluminado y fijo que me aguarda.


En su recuerdo, sí.
Pero no estoy en paz.


Camarero


Y si me miras desde el otro lado
de este aluminio anochecido

y te acercas y quieres conversar

quiero que sepas

que no soy un mal tipo.


No, no me quejo
y voy tirando como puedo y sé,
me imagino que como tú,
con el sol por delante a veces

y otras detrás.

Sí, yo también he visto
cómo se me ha quedado grande

la vida. No sé si he llegado

temprano o tarde,

pero todo ha ido pasando

como si lo mirara desde fuera

y ni siquiera fuera mío.

No, no ha cambiado nada
en estos veintitantos años,

sólo los envases y el sitio
de cada cosa. Envejecer
no cambia nada salvo nuestro envase

-sí, claro, el deterioro-
y el sitio de las cosas. Donde
antes ponías la pasión

ahora está la convivencia,

paciencia donde estaba el arrebato,
razón en las locuras
y así con todo y sin saber siquiera
si está bien o está mal
mientras ves que los pantalones
se van quedando chicos
y la vida grande, muy grande.


Sí, demasiado grande.

Sí, debería ser justo al contrario.



Hace un año: Nuevo número de la revista Litoral


Technorati Tags:

Blogalaxia Tags:

martes, junio 19, 2007

Eloy Fernández Porta (vía Alvy Singer)

Uno de los motivos por los que (personalmente) soy defensor a ultranza de esto de los blogs es por el suministro voraz de información (hay que dosificar, claro) que conllevan y con ese suministro el aprendizaje, la formación, el deslumbramiento, la admiración y las pistas que uno puede seguir o no, pero que (seguramente) nunca habría encontrado vía los medios tradicionales. Eso es importante por las posibilidades que se abren ante uno.

Es pronto para un diagnóstico por mi parte, pero sí tengo que hacer hoy una pausa para decir que me ha bastado un sólo texto para saber que entre mis próximas lecturas tiene que incluirse obligatoriamente a Eloy Fernández Porta, sus libros de relatos Los minutos de la basura y Caras B, y, sobre todo, su reciente Afterpop. La literatura de la implosión mediática, que publica Berenice.

Y ha sido Alvy Singer el que tan sabiamente me ha señalado este camino, escribiendo que con Fernández Porta el mundo es menos miserable. Alvy, desde su extrema juventud, no sólo es muy talentoso y muy inteligente, es implacable y voraz, atentísimo a cualquier señal de modernidad (él diría postmodernidad) en la literatura, en la música, en las series, en las pelis y en los cómics. Brillantísimo Alvy, sólo puedo decir que es un gustazo leerlo y que es la admiración la que guía el ratón hacia su blog. Alvy ha puesto los dos textos de Fernández Porta que copio hoy aquí y les ha puesto una etiqueta exacta, hermosa si se para uno a pensarla: Terroinfo, que creo que es la sección de Quimera donde se publican los textos.

Guardad cinco minutos de hoy para leer estos textos. No os vais a arrepentir. Brillantísimos.

Niños, niñas, me llena de orgullo y satisfacción traer aquí, agradeciéndole al joven Alvy Singer su mediación, a Eloy Fernández Porta hablando de Literatura y mujeres maduras y haciendo un recorrido por una aventura del CSI en Puertollano o deVolver, esa peli de Pedro Almoneda, que en sus propias palabras "te gustará si te gusta el glamour del INSERSO, los anuncios de Fabadas Litoral, las letras de Michael Bolton, el popper"

UNO.- TOP 3: MARU'LIT

Es sabido que el personaje más recurrente en las obras galardonadas con grandes premios literarios es la mujer madurita que se busca a sí pispa en un camino de perfección interestual y sensitivo. Este tipo de novelas, que bien pudieran llamarse Maru'Lit, conforman un subgénero tan lucrativo como menospreciado por el establishment cultural. Pero, ¡cuidado!: también hay libros MUY BUENOS escritos por GRANDES AUTORES que tratan el mismo tema. ¿Cómo distinguir, entonces, las High-Marujas de Alta Literatura de las vulgares maris escritas dineribus? Lea estas tres sinopsis de OBRAS MAGNÍFICAS de nuestras letras y entenderá enseguida la diferencia:

María del Carmen Sotillo o la mujerona tardofranquista. Mujer de orden, pariente y sufrida, ella sólo pide "una poquita de Inquisición", obediencia a los mandos, boleta para los extranjeros y una bomba atómica perfeccionada que "matase sólo a los que no tienen principios". Suspira por un apuesto estraperlista de Falange y la trae a mal traer el cenizo del Mario de su santo, con esos libracos de pobres que me escribe y esas veleidades parademocráticas que contenta me tiene. Su devastador stream of conscioussness pucelano -trescientas páginas de bilis mercurial y amarguillo nocturno- ha sido usado como modelo por bandas de grinding hardcore como Napalm Death o Wolf Eyes. Cuando llegó la democracia el libro se siguió leyendo mucho, pero como entonces ya no quedaba bien que la tía fuera la mala, el autor se puso a decir que los dos personajes "son más complejos de lo que parecen". Un poco como Forges, que hace unos años le dijeron que ya no se valía hacer chistes sobre gordas que blanden un rodillo y se puso a dibujar mujeres Cosmo que leen novela en un sofá de diseño mientras el marido está viendo el fúrgol.

Palmira Gadea beyond the parterre. Una aristócrata andaluza se da un rulo dos metros más allá de la verja y descubre que existe gente no pija. Sobrecogida por su hallazgo, se embarca en una cruzada benéfica para llevar la pijedad a los no conversos que viven en el error. En la primera parte se hace de Cáritas Diocesana y revive a una niña moribunda dándole a oler un frasco de Carolina Herrera (Nuyórk). Hacia el final se enfrenta a las hordas caníbales del Frente Patriótico Ruandés, que huyen despavoridas: las horquillas de Llongueras son un arma letal. Reflexiva y autocrítica, Palmira ostenta el récord nacional de maru-aforismos cheesy en pista cubierta: "La sangre tutsi no huele distinto de ninguna otra"; "Ahora creía en el prodigio del ruiseñor y san Virila"; "Sintió de súbito miedo como quien despierta de un bello sueño y tropieza de manos a boca con una realidad aciaga".

Celia Cecilia Villalobo o la redención según Hermida. "¡Todo lo maruja que se quiera, pero dueña de mi destino y de mi vida!": tal es el grito de batalla de esta heroína de couché, secretaria -y acaso amor imposible- de un ilustre escritor difunto. Sus referentes culturales son el Diezmi [sic.] y el eslógan de colonia Brummel, pega cortes del estilo de "Puede que yo me ponga borde, pero tú es que te me has puesto Cortefiel, con ese bleiser verde musgo" y compara la Existencia con el programa de prelavado. La narración está enmarcada por sus dos intervenciones en el programa de Jesús Hermida, al que acude para darse pisto primero y para encontrar su verdadero yo interior después. Para que pareciera una parodia el autor intercaló algunas expresiones pseudofilosóficas como "la piedad clasificatoria y taxonómica", que también parecían sacadas del Diezmi, e incluso escribió un hilarante artículo titulado "¿Existen las marujas?", donde venía a decir que un respeto y que quien se descojonase o descojonare de su novela, sexista será.


DOS.- LA MAMA CADÁVER. DeVolver (Una aventura de CSI: Puertollano)

Director: Pedro Almoneda. Intérpretes: Penélope Cruise, Carmen Maula, el espíritu de Anna Mañana, unas paisanas de Puertollano y la chiquilla esta rizosa que no caigo ahora cómo se llama y que no abre boca en toda la peli, sí hombre, la que hace así con el pelo y qué aires se da la niña, se cree que tiene más clase que Chus Lampreave, ¿sabes cuál te digo? Sinopsis: Nuestro manchego más universal vuelve a deleitarnos con otra sublime lección de puro cine, sabia condensación de melodrama clásico, neorrealismo itálico, posfeminismo de rebequita, comadreo rijosillo y playback llorón. Una línea de diálogo: "Te has enterao qué escándalo (¡cuenta, cuenta!) y es que el marido de la Puri violaba a su hija el malandrín (¡ah!) y la pobre tuvo una hija a la que también estupraba su padre adoptivo (¡uh!), o bueno, en realidad no, porque ella lo mató antes (¡bravo!), y entonces la madre metió el cadáver en el frigo (¿con la merluza?) no, con los embutidos, pero cuando entierra al marido va su madre (la de ella) y vuelve de entre los muertos, y allavonses..." "¡No digas más! ¡Este es un caso para los chicos de CSI!" Por qué hay que verla: Por el inmenso talento del cineasta para la dirección de actrices coral, logrando que en una misma escena una se pede, otra se mee, otra moquee y otra reviente de puro vieja mientras la de más allá va repitiendo qué vista esta -doce veces, sin pisarse con las demás. Una escena para el recuerdo: Los detectives de CSI analizan las colillas del canuto de una paisana: "¡Oyes, nada mal esta maría! ¡Tráete otra muestra que compare!" Aluego examinan la orina de Pe: "¡Entonces era cierto! ¡No es Chanel: es colonia de Perfumerías Fernández! ¡Sigue fiel a sus raíces españolas!" Por fin, la comida típica que prepara Carmen Maula: pisto de potaje relleno de chistorra con molleja en sangrecilla en su punto de salazón. "¡Le falta ajo! ¡Nos vamos acercando a la Verdad, compañeros!" "¡Jefejefe, ¿puedo examinar lefas?" "Mejor examina las flatulencias de Maula. Aquí no hay lefas, becario: este pueblo pertenece a las mujeres poque ellas son la tierra nutricia, ellas son el pisto y el pan, y donde esté una madre que se quite tó y... y..." Te gustará si te gusta... el glamour del INSERSO, los anuncios de Fabadas Litoral, las letras de Michael Bolton, el popper. La mejor réplica: "¿Por qué llora, jefe? ¿Porque la mujer enferma de cáncer morirá sin saber qué fue de su madre?" "¿Porque la ancianita solitaria no tiene quien la cuide?" No, lloro de ver a Pe haciendo karioke en un restorán!" El punto débil: No salen toreras en coma ni monjas con sida. El happy end: "¿A ver esa lágrima... ¡pero jefe! ¡Los datos indican que su lágrima copntiene un treinta por ciento de novela rosa, otro treinta de bolerazos a lo Luis Miguel y varias partes de nostalgia de la Movida, efectismo de saldo y suspirillos lorquianos!" "¡Eh, colegas! ¡Caso resuelto! ¡El jefe es un modosito de aúpa!" La crítica norteamericana ha dicho: "Una vibrante alegoría de la democracia y del mus en un país de mierda con molinos pintorescos, dirigida por el hijo latino de Douglas Sirk".

Otro par de textos de Eloy Fernández Porta se pueden leer aquí y aquí.


Hace un año: Un final: Cinema Paradiso

Technorati Tags:

Blogalaxia Tags:

lunes, junio 18, 2007

Dos poemas de Juan Carlos Friebe. Las briznas ( III )



Presagio de mudanza

Se olvidará de mí la luz un día,
se olvidará la luz de despertarme,
y el tornasol del Sol vendrá a velarme
con Luna de mortaja compañía.

Estoy ahí, ahí, la voz vacía,
rogando ay y aliento para alzarme
en la garganta un garfio al que aferrarme
y el grito preso en la mordaza estría.

Heme ahí sola carne desahuciada.
Un cuerpo inerme, lívido e ingrato,
recién ceniza de lo que fuera llama.

Heme aquí: esto. El alma descarnada.
Como aguardando de otra voz mandato
que le ordene: Levántate y ama.


Glosas Intimas (I)

Has venido a mí, y te sabía. Eras la miel, ahora el daño, encadenado como la espina a la rosa, como el dolor a la herida, como la sed al agua. Has venido a mí y te sabía tacto de pluma y zarza, fragilidad de la luz, consistencia de la sombra.

Tocas lo más dulce de mí y lo más amargo.

Soledad, en cada rincón de mí te encuentro agazapada, los colmillos tules, como el tierno cachorro al que mimé y ha venido a devorarme.



Hace un año y un día: Lo malo y lo bueno de lo malo, una película y dos canciones


Technorati Tags:

Blogalaxia Tags:

viernes, junio 15, 2007

De miedo y de risa, por Antonio Martínez + Publicidad: Renault + De cómo las empresas le toman el pelo al gobierno y terminan jodiéndonos + 1977 dixit

De miedo y de risa, por Antonio Martínez

Me gusta cuando me sorprenden a través de la inteligencia, fíjate, son cosas que uno va valorando con los años. Si, además, alguien mezcla inteligencia y humor, uffff, ya que es me vuelvo loco; pero cuando ya no me resisto es cuando aparece la santísima trinidad: inteligencia, humor y sensibilidad.

Bueno, a lo que iba, que se me va de las manos: que el pasado domingo, en El País, Antonio Martínez escribió una columna que tenía ganas de traer por aquí. Pongo el principio de De miedo y de risa:

"Había una vez, hace mucho mucho tiempo, una aldea cuyos habitantes vivían atemorizados por un ogro que cada cierto tiempo exigía que le fueran entregadas tres vírgenes, dos machotes, seis lápices de colores de madera buena, un jamón de jabugo y cuatro temporadas de House en Dvd. Cuando al ogro se le hacía saber que House va sólo por la tercera temporada... ¡Huy, madre mía, cómo se ponía el ogro!. Que si no puede ser, que qué clase de democracia es ésta, que si esto es fascismo puro... El tío bajaba al pueblo, entraba a la cantina dando patadas a los taburetes, y al primero que pillaba se lo comía sin decir ni Blas. "Tú, por fascista, pues ahora te como". Después se subía a una silla y gritaba a la concurrencia: "Suerte tenéis de que yo os defiendo a todos, que si no..." Era un ogro surrealista: primero se comía a alguien, advertía que se podía comer a cualquiera, y luego decía que les defendía de un fascista que les oprimía y que no era él."

Creo que acierta de pleno; si pudiéramos dejar a un margen la tragedia (tremenda) que supone una acción de ETA, descubriríamos debajo un tremendo sinsentido, como el ogro del cuento, algo tan ridículo y vacío que puede producir hasta risa, pero no de la buena.

Publicidad: Renault

Vía Ziritione (graciasss) encuentro el anuncio que más me ha gustado esta semana, por el rescate que hace de la tradición de canciones infantiles y por la ejecución tan inteligente.







Tomaduras de pelo al Gobierno

Lo había escuchado pero no lo había experimentado y ahora lo sé: en este país las empresas se descojonan del gobierno, vamos, se mueren de risa ante medidas que quieren proteger al consumidor, osease, a ti, que lees esto y a mí, que estoy escribiendo. Me explico.

El gobierno, decidido a poner fin a un abuso de años (esto tiene narices, por decirlo finamente), prohíbe el redondeo en el cobro de ciertas tarifas que se aplican en función del tiempo de utilización de un determinado servicio: móviles, parkings, etc. Perfecto, la cosa más lógica del mundo: si aparco una hora y once minutos, por qué coño tengo que pagar una hora y media, por qué tengo que regalar a una empresa o a un empresario diecinueve minutos (con su correspondencia en dinerito) de mi tiempo y de mi dinero.

Hasta aquí bien; se aprueba una ley que dice que usted va a cobrar lo efectivamente utilizado del servicio. Perfecto. Pero, ¿qué hacen las empresas?. Dicen, muy bien, Señor Gobierno, qué sabio y bueno es usted, pero como a mí su medida me supone perder tropecientos mil euros, pues se me ocurre que voy a subir los precios x euros de tal manera que no sólo no pierda, sino que, además, su justa y sabia medida me va a proporcionar un dinerillo extra, anda, por meterse donde no le llaman.

Así, las operadoras de los móviles suben un feroz tanto por cierto que tú y que yo, que utilizamos móviles, como todo el mundo, tenemos que pagar, estamos obligados a pagar por cojones y resulta que nos gastamos más dinero de nuestros escasos sueldos por esa justa y feliz ocurrencia del gobierno. Lo mismo pasa con los parkings, como he comprobado esta semana. No suelo calcular las cosas que me cobran, ni guardo exacto recuerdo de lo que me cobraban, pero sé, vamos, estoy seguro, de que utilizar ahora un parking en Madrid es muchísimo más caro que cuando no estaba prohibido el redondeo.

Todo lo anterior es de público dominio, incluso ha habido protestas con esos días de móviles caídos, etc. ¿Pero qué ha sucedido?. Nada, absolutamente nada. El gobierno debe saber lo que ha pasado y no ha hecho nada por controlar a estos empresarios y empresas que han aprovechado la medida para hacer su agosto, osease, su caja.

Tremendo. Me parece tremendo. Hubiera bastado (con algo de inteligencia) que la ley que prohíbe el redondeo hubiese sido acompañada de una simple medida que evitara subidas de tarifas radicalmente, o por encima de un tanto por ciento que se aproximara al IPC. Como los parkings son de competencia municipal, bastaba un mandato a los municipios para hacerla efectiva. Tan simple como eso.Pero aquí, niños y niñas, se aplica esa máxima de todo para el consumidor, sin el consumidor, y jodiendo al consumidor.

Bueno, bueno, espero sepais disculpad la diatriba anterior, pero es que...es que...

1977 dixit

En fin, viernes otra vez, y pese a ser cuarenta y cinco de mayo hace fresco (casi frío) y llueve (anoche vi hasta caracoles). Muy gráficamente ayer, 1977 escribía en el twitter que estaba algo harto de lluvia y que como volviera oir a alguien decir que la lluvia hacía falta le meaba en la boca. La camiseta de abajo es de su blog y acompaña a un post titulado Se acabó lo que se daba, en el que afirma "que se te case un colega es como si se fuese a dar un curso de buceo al Triángulo de las Bermudas". Esto, la foto y la meada en la boca me tienen muy divertido estas últimas horas.

El tiempo va a seguir malo, salvo en mi sur (ayyy), con lo cual lo que se me ocurre es terminar la temporada de lo que se llaman "platos fuertes", antes de que el gazpacho (ohhhh) se apodere de todas las comidas. Abrigaos (anoche, dando un paseo con Mus, me quedé literalmente helado), disfrutad y no vayais a los parkings, que hacen pupa. Gracias, muchas gracias, y abrazos, muchos abrazos.





Technorati Tags:

Blogalaxia Tags:

jueves, junio 14, 2007

Bob Dylan

No me gusta la actualidad, pero que ayer le otorgaran a Bob Dylan el Premio Príncipe de Asturias de las Artes es pasado, presente y futuro.

Escribe Ray Loriga en el libro que comentaba el otro día que cuando su hijo le pregunte a qué venimos al mundo le contestará que a oir los discos de Bob Dylan.

Me limito a poner las canciones que prefiero de Dylan (para Series of dreams, me enlazo yo mismo: aquí) diciendo solamente que Is your love in vain? es de esas canciones que pueden hacerme llorar (no hay muchas, y siempre son las mismas), que la llevo escuchando toda la vida, que seguiré oyéndola, que me seguirá matando; que I want you es un monumento radical y hermoso, que Changing of the guard, en su aparente monotonía, guarda los secretos de la épica y la narrativa y que la versión que Dylan hace del tema que cantó Elvis Presley, Can't help falling in love viene a demostrar que más allá de las músicas, de las canciones, cuando alguien está tocado por el genio todo lo que toca lo convierte en obra de arte.

Is your love in vain?



I want you






Changing of the guard



Can't help falling in love




Technorati Tags:

Blogalaxia Tags:

miércoles, junio 13, 2007

Cuatro días de alquiler, de Angel Petisme

Sebastián Salgado


Cuatro días de alquiler

Salud, navegantes de la telaraña, nadadores de invierno,
escribidores de bitácoras, náufragos en general.
Salud a los psicópatas virtuales, verdugos del silicio y solitarios de la Red.

Después de unos meses de travesía, embarcado de grumete,
haciendo los trabajos sucios de la tripulación,
infectado de Badtrans y Kournikovas, lleno de cicatrices,
esparciendo mi agenda en el viento,
atracando en los cielos e infiernos de Internet,
mareándome en las procesolas páginas de la CIA y el FBI
que rastrea en nuestros correos
cualquier atisbo con el nombre Osama,
leyendo a poetastros sin Active X,
eyaculando sobre el ano de diosas que follaban con sus mastines
que deglutían a tres impúberes
que retrataban siete pedófilos a su vez...,
he fletado mi cascarón de nuez
con un rollo de papel higiénico por bandera.

Nada de lo que aprendimos en el colegio sirve.
El Ebro nace en Reinosa mas puede que desemboque en El Ejido
y riegue complejos hoteleros, parques temáticos
y campos de golf que ya parcelan.
El tiempo es un continuo y no entiende de lunes ni diciembres.
El dinero cambia de nombre pero no de bolsillos.
Y la mierda, aunque apagues la tele, el móvil, los satélites,
y canceles tu puerta con siete candados, salpica a diestro y siniestro.

Hay nuevas disciplinas y asignaturas que aprender:
"Silencio", "Temblor", "Memoria"...
La humanidad no tiene remedio. Sólo algunos seres justifican el mundo
y te ayudan a vivir, como dijo Camus.
Ellos se salvan de la quema.
¿Pero quién distingue a los buenos de los malos?
¿Dónde se compra el auténtico, el milagroso detector de verdades?
¿Quién alimenta con potitos y sangre al Hitlerito que llevamos dentro?
Cuatro días de alquiler en un planeta que no es nuestro.
Carpe diem.

Algunos hemos encontrado
en eso que antiguamente se llamaba el "arte"
la energía de nuestras vidas.
Y eso nos hace generosos, distintos y millonarios.
Somos nubes que pasan entre la iglesia
de nuestro bautizo y la de nuestro funeral.
Cuando los gusanos me la chupen entenderán la cita de mi epitafio:
"Yo declaro a este hombre libre".


Angel Petisme
(Calatayud, Zaragoza. 1961) ha publicado, entre otros, Cosmética y terror (1984) Constelaciones al abrir la nevera (2000), ¿Sueña Dios con buñeles eléctricos? (2000), Buenos días, colesterol (2000), El cielo de Bagdad (2004) e Insomnio de Ramalah (2005). El poema pertenece al libro del mismo nombre, Cuatro días de alquiler (Libros de Berna, Zaragoza. 2003). En 2006 vio la luz el libro Teoría del color. Antología 1977-2006 (Sial). Angel Petisme es, además, músico. En este enlace más información.


Hace un año: Audi 100, de Manuel Vilas + What kind of blogger are you?


Technorati Tags:

Blogalaxia Tags:

martes, junio 12, 2007

Robert Frank y Ray Loriga

Estoy estos días con Ray Loriga, con su libro Días aún más extraños (El Aleph.2007), recopilación de artículos que, aunque los conocía por la prensa, leídos así, seguidos, como una novela, adquieren una significación nueva: lo que antes era una instantánea arroja ahora una historia, el mapa exacto de un aquí y ahora no siempre fáciles de reconocer (mucho menos de perfilar) , aunque sean los nuestros. Magnífico libro, de un magnífico escritor.

El artículo Robert Frank contra Robert Frank de Ray Loriga está dedicado a la serie The americans, resultado de un viaje de Frank por Estados Unidos en 1955 (en este enlace se puede conocer algo más)

Dejo aquí un tres retazos del texto de Loriga y algunas de las fotos de Robert Frank.

" Robert Frank será siempre y para siempre un paradigma de las tirantes relaciones que un artista está obligado a mantener con su entorno, con su tiempo, con la historia del arte y por descontado consigo mismo"

"... Frank derribó finalmente el momento fotográfico, para dibujar el tiempo"

"Si en Evans el tiempo se marchita gloriosamente, en Frank uno percibe la importancia de un segundo en el orden infinito de todos los segundos de la historia. Evans se merece el paraíso por regalarnos lo que se ha perdido, Robert Frank no merece menos por darnos lo que aún no ha sido"









Hace un año: Lunes, Magia y Daniel Chesterfield


Technorati Tags:

Blogalaxia Tags:

lunes, junio 11, 2007

Un poema de Seamus Heaney



Cavar

Entre el índice y el pulgar

descansa la pluma gruesa, grata como un revólver.


Bajo mi ventana, el claro raspar

de la pala que se hunde en tierra arenisca:

mi padre, que cava. Observo desde arriba
el esfuerzo de su trasero entre las plantas;

se dobla y se yergue veinte años antes,

agachándose rítmicamente entre hileras de patatas
donde cavaba.


La bota gruesa descansaba en la pala, era palanca

el mango apoyado con firmeza en la rodilla.

Arrancaba brotes fuertes, hincaba la hoja brillante,

esparcía patatas nuevas que nosotros recogíamos,

gozando de su dureza fría en nuestras manos.

¡ Señor, cómo manejaba la pala el viejo!
Igual que su padre.


Mi abuelo cortaba más turba en un día

que nadie en turbera de Toner.

Una vez le llevé leche en una botella

con un torpe tapón de papel. Se enderezó

para beberla, y volvió enseguida a la tarea
de cortar y cercenar con primor, arrojando terrones

por encima del hombro, ahondando más y mejor

a la busca de la turba buena. Cavando.


Se despierta en mí el olor frío a mantillo,

el chapoteo de carbón empapado, los bruscos cortes
de la hoja que atraviesa raíces vivas.

Pero yo no tengo una pala con la que seguir

a hombres como ellos.


Entre el índice y el pulgar

descansa la gruesa pluma:
cavaré con ella.

Digging

Between my finger and my thumb
The squat pen rests; snug as a gun.


Under my window, a clean rasping sound

When the spade sinks into gravelly ground:

My father, digging, I look down


Till his straining rump among the flowerbeds

Bends low, comes up twenty years away
Stooping in rhythm through potato drills

Where he was digging.


The coarse boot nestled on the lug, the shaft

Against the inside knee was levered firmly.

He rooted out tall tops, buried the bright edge deep

To scatter new potatoes that we picked

Loving their cool hardness in our hands.


By God, the old man could handle a spade.

Just like his old man.


My grandfather cut more turf in a day

Than any other man on Toner's bog.

Once I carried him milk in a bottle
Corked sloppily with paper. He straightened up

To drink it, then fell to right away

Nicking and slicing neatly, heaving sods

Over his shoulder, going down and down

For the good turf. Digging.


The cold smell of potato mould, the squelch and slap

Of soggy peat, the curt cuts of an edge
Through living roots awaken in my head.

But I've no spade to follow men like them.


Between my finger and my thumb

The squat pen rests. I'll dig with it.


Traducción de Brian Hughes y Esteban Pujals

Seamus Heaney
(Derry. Irlanda del Norte.1939). El poema Digging pertenece a su primer libro, Death of a naturalist, que se publicó en 1966. Otros libros suyos que se pueden encontrar en castellano son Norte (North), La linterna del espino (The Haw Lantern), Trabajo de campo (Field work), Viendo cosas (Seeing things) y Luz eléctrica (Electric light). En 1995 recibió el Premio Nobel de Literatura. En este enlace se puede leer y escuchar el discurso que dio Heaney en la recepción del premio.


Hace un año y dos días: Van Morrison y John Lee Hooker

Hace un año y un día: Astral weeks, de Van Morrison


Technorati Tags:

Blogalaxia Tags:
Blogalaxia Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.